LA IDOLATRÍA DESPUÉS DE LA APOSTASÍA

Por, Serafino  Lanzetta-Correspondencia Romana 

¿Cómo puede suceder que, sin demasiados remordimientos, más bien con altiva arrogancia, la idolatría haya entrado al templo de Dios? Las estatuillas, finalmente identificadas de modo oficial como ídolos de Pachamama, no solo estuvieron en el centro de un evento mediático retumbante debido al hecho de que fueran con razón arrojadas al Tíber, sino que sobre todo fueron el símbolo y la verdadera figura del Sínodo del Amazonas recién concluido. Un Sínodo que ha llegado a un acuerdo con la idolatría. Las premisas ya habían sido puestas por el documento Instrumentum laboris. Desde el principio estaba claro que el Sínodo del Amazonas presentaba una nueva religión ecológica vinculada a la tierra -la «madre tierra»- un símbolo de la feminidad más exitosa, fuente de inspiración y de profecía para nuestro tiempo y esto con el fin de asignar a la Iglesia su verdadero rostro. Se encontró un rostro en las estatuillas fetichistas de la fertilidad. El tira y afloja de los medios vaticanos y para-vaticanos para disuadir al público de la idea de que la religión de Pachamama estaba siendo patrocinada en Roma no logró extinguir la ira y la indignación de aquellos católicos que tuvieron el coraje de hablar. Pocos, como siempre. Y después el hecho de que una revista liberal inglesa como The Tablet se preocupase de disuadir del peligro idólatra proporcionando una hermenéutica cristiana de las estatuillas dice mucho. La idolatría de estos días es el fruto de un proceso más largo, pero que inevitablemente llevaría a substituir a Dios por las cosas hechas por las manos del hombre. El caso de la Pachamama es una radiografía precisa de la Iglesia en su interior en este dramático momento.

La idolatría no ocurre repentinamente como un relámpago; se prepara mediante un proceso más largo que comienza con la pérdida de la fe, con un ateísmo silencioso y pragmático que, como una larva, crece, toma forma, la forma de una apostasía bastante generalizada. Se han convertido en ateos sin saberlo; en realidad creyendo de hecho que están sirviendo los intereses del Evangelio en un mundo que cambia continuamente. Asumiendo el cambio como el lugar teológico del anuncio (incluso antes de que se llegara al territorio), el devenir, el proceso, reemplazó el Mensaje que queríamos transmitir. Así, el ateísmo progresivo llevó a una apostasía generalizada. Ello queda evidente en la incapacidad actual de reaccionar al continuo martilleo anticristiano y anti-eclesial. La incapacidad es en realidad más profunda: es el ni siquiera darse cuenta de la gravedad de la situación y de la necesidad de intervenir. ¿Cómo se puede calificar esta anomalía generalizada sino como apostasía? Una apostasía, sin embargo, también atípica. No es solo el abandono de la fe sino también su transformación interna en otro credo, en otra religión. No solo la traición a los Mandamientos de la Ley de Dios -muy a menudo alimentada por una conducta moral inadecuada- sino sobre todo el uso instrumental de categorías teológicas, de doctrinas cristianas, para hacer otra cosa, para decir otra cosa. Un uso nominalista de la fe ha hecho que la fe, de hecho repudiada, sea otra cosa: el culto a los ídolos o al menos su justificación. Si Dios no existe porque no sabemos si existe y porque la fe que ha revelado no es suficiente para apagar esa sed insatisfecha de conocimiento y de cambio, entonces cualquier cosa lo puede representar, cualquier ídolo puede ser la expresión de aquello que es importante para el hombre.

La idolatría en la Biblia normalmente ocurre como consecuencia de un pecado de adulterio espiritual, de prostitución con los ídolos de los gentiles. Prostitución que es sinónimo de la negación de la fidelidad esponsal al único Dios, de la apostasía de Israel. La historia personal del profeta Oseas es emblemática de esto, quien tomando como esposa una prostituta debía manifestar, en los niños generados por esta unión, la degradación del pueblo. Esto fue saludable para llamar al pueblo de Dios a su fidelidad. Israel, después de haber sido conducido al desierto, regresaría, como una esposa fiel, al amor de su Dios (Cfr. Os. 1-2). ¿Cuántos desiertos se necesitan aún hoy para que el Señor le hable al corazón de su Amada? Si, pues, el adulterio se está justificando pragmáticamente con la misericordia y el discernimiento, como parece ocurrir con Amoris laetitia ¿no causa esto un adulterio más grave de naturaleza espiritual con respecto a la fe de la Iglesia. ¿Y no es esta una premisa de la apostasía y, por lo tanto, de la idolatría?

Además, aquellos israelitas que, al ver a Moisés demorarse en descender del Sinaí le pidieron a Aarón que hiciera un becerro de oro ante el cual postrarse y ofrecerle sacrificios, constituían un pueblo de «dura cerviz» (Ex. 32.9). Ya muchas veces se habían quejado del Señor, incluso habían puesto en duda la mano de Dios en la portentosa salida de Egipto. Era un pueblo que al malestar de verse vagando en el desierto habría preferido de buen grado la antigua esclavitud, a la libertad de ser el pueblo de Dios, la certeza de un pan para comer. La idolatría es el resultado de una protesta contra Dios. Comienza con la desconfianza hacia él; desconfianza que lleva a alejarse de él y, por lo tanto, a buscar a otro. La idolatría es el fruto de la negación de la verdadera fe. ¿Pero por qué los ídolos son convincentes? ¿Por qué la «religión» de los ídolos fascina, seduce y toma el lugar de la verdadera fe? Porque los ídolos son una obra de las manos del hombre, son el retrato de lo que el hombre quiere ser, de aquello en lo que realmente piensa y ama. Adorar a un ídolo es adorarse a sí mismo en lugar adorar a Dios. O más bien, es adorar al anti-dios que seduce y e separa de Dios, el diablo, como se ve claramente en las palabras de Jesús al tentador diablo en el desierto (Cfr. Mt. 4 , 8-10). El hombre no puede no adorar, pero debe elegir a quién. Al tolerar la presencia de ídolos, la Pachamamas en nuestro contexto actual, junto con la fe, expresa que en el fondo la religión es aquello que satisface los deseos del hombre.

Desafortunadamente, sin embargo, divagar en los razonamientos de uno mismo obscurece la mente obtusa, lo que lleva a desconocer las perfecciones de Dios para dar gloria al hombre corruptible, a las aves, los cuadrúpedos y los reptiles (Cfr. Rm. 1, 22-23). Los ídolos siempre son convincentes porque aman lo que quieren y, sobre todo, no se tienen demasiados dolores de cabeza morales. De hecho, son en su mayoría la sublimación de todos los instintos humanos. Sin embargo, el verdadero dolor de cabeza se tiene cuando la corrupción moral se extiende e infesta a la Iglesia. ¿Un «abandono de Dios» a la impureza por haberse prostituido ante otros dioses, por haber cambiado la verdad de Dios por mentiras adorando y sirviendo a las criaturas en lugar del Creador (Cfr. Rom. 1, 24-25)? Parece precisamente que San Pablo nos habla a los hombres de hoy. El colapso dogmático y moral es la raíz de esta triste parábola.

PS: Permítanme remitir a mi Editorial sobre Fides Catholica (1-2019) para profundizar el tema del colapso teológico-moral en la raíz de la crisis en la Iglesia.

MENSAJE A LA RESISTENCIA CUBANA

SE IMPONE QUITAR LA INICIATIVA A LOS PUSILÁNIMES

LLEGÓ LA HORA DE LA UNIDAD

LA UNIDAD SE OBTIENE POR LA ACCIÓN

COMENCEMOS A ACTUAR YA:

PINTAR LAS PAREDES DE NOCHE PONIENDO LAS PALABRAS CAMBIO- ABAJO LA TIRANÍA- DEMOCRACIA YA,  EN TODA CUBA.  TIRAR PIEDRAS, ROMPER BOTELLAS DE CRISTAL, REGAR TACHUELAS Y GRAMPAS EN LAS CALLES Y CARRETERAS EN TODA CUBA. SE PARALIZARÁ EL TRÁFICO.

EN LOS CENTROS DE  TRABAJOS  DESPERDICIAR MATERIALES, DESAPARECER  MERCANCÍAS EN LOS ALMACENES DEL GOBIERNO. NO COOPERAR.

Hacer llegar estas consignas por todos los medios disponibles a la mayor cantidad posible de cubanos. “CON ESPERAR ALLÁ EN LO HONDO DEL ALMA, NO SE FUNDAN PUEBLOS”  ” LA LIBERTAD CUESTA MUY CARA, Y ES NECESARIO O DECIDIRSE A COMPRARLA POR SU PRECIO, O RESIGNARSE A VIVIR SIN ELLA”-José Martí.

LA PREGUNTA TONTA DE HOY

¿POR QUÉ CUANDO LOS CUBANOS EXILIADOS PROTESTAMOS POR LA PRESENCIA DE UNO DE NUESTROS VERDUGOS O DE SUS CORIFEOS Y PROPAGANDISTAS ENTRE NOSOTROS, SE NOS TILDA DE INTRANSIGENTES Y ANTIDEMOCRÁTICOS, PERO CUANDO LO HACE OTRA COMUNIDAD COMO LA JUDÍA O LA AFROAMERICANA, CONTRA LOS QUE CONSIDEREN SUS ENEMIGOS,  SON ACEPTADAS Y HASTA ELOGIADAS POR LA GRAN PRENSA? (En la foto, Haila Mompié)

LECTURA PARA GENTE GRANDE: HABLEMOS DE LUCHA DE CLASES- 1-B

Por, Adriano Erriguel –El Manifiesto

La alfombra que tapa la miseria

“La guerra de clases existe, y nosotros la estamos ganando”, decía en 2006 el financiero Warren E. Buffet en una entrevista en el New York Times. Los datos empíricos apuntan en ese sentido. La brecha entre los más ricos y los pobres –amortiguada por los “Estados de bienestar” de la Europa de posguerra­­– se intensifica a partir de los años 80 (revolución “conservadora” de Thatcher y Reagan) y se acelera en el siglo XXI con la financiarización de la economía:  aumento exponencial del número de multimillonarios tras la crisis de 2008, desmoronamiento progresivo de las “clases medias”, rápida expansión del universo social del “precariado”.  El economista Thomas Piketty –en su best seller El Capital del siglo XXI– simplificó esta evolución general en una célebre fórmula según la cual el rendimiento del capital financiero es siempre superior al crecimiento real de la economía (r > g, siendo “r” la tasa de retornos del capital y “g” el incremento de la renta, es decir, la producción y los ingresos). Un diagnóstico que parece confirmar las aserciones de Marx sobre el proceso de concentración del capital, así como la definición del capitalismo como “el sistema que produce dinero a partir del dinero”.  El capital se reproduce a sí mismo y lo hace cada vez más en menos manos.

Es en este contexto de desigualdad creciente cuando, de forma nada casual, la maquinaria universitaria se pone a vomitar titulad@s en estudios de género y demás “estudios culturales” al gusto californiano. No faltan aquellos que, empeñados en mantener un mínimo de seriedad, no cesan de advertir sobre el carácter acientífico e inútil de tales disciplinas. Pero esto nos hurta lo esencial. Lo esencial es que esos saberes posmodernos son instrumentales para sepultar el enfoque de clases bajo un piélago de luchas minoritarias. Tiene todo el sentido que, de forma sincronizada y obsesiva, la agenda político-mediática se centre en las revoluciones “arcoíris”: la revolución feminista, vegana, animalista, ecologista, los nacionalismos periféricos, las políticas de género, la visión beatífica del migrante como un gran “Otro” portador de redención. Pero este desparrame arcoíris tiene un trasfondo: la idea implícita de que todos somos, en el fondo de nuestra conciencia, partidarios del capitalismo liberal. Este consenso se apuntala con la noción “posthistórica” de que todo se reduce al individuo y sus deseos –al sujeto y a su relación consigo mismo–; una idea en la estela de Foucault y su énfasis en la autonomía personal y el “cuidado de sí” como ejes de cualquier acción política. Pero ¿quién satisface mejor los deseos del individuo/consumidor, sino el capitalismo?

Con la izquierda foucaultiana la lucha de clases queda consignada al basurero de la historia. Como señalan los sociólogos Mitchell Dean y Daniel Zamora, “si en la lucha de clases lo que contaba era el campo donde uno se situaba, en la era del fin de la historia lo que cuenta es saber quién es uno (…) Más que intentar cambiar el mundo, el “último hombre” y la “última mujer” de la posthistoria intentan cambiarse ellos mismos, reemplazando la devoción a una causa por el compromiso con nuevas prácticas del sujeto (sexuales, espirituales, estéticas…)”.[6] En la era del precariado y de la pauperización de las clases medias, la “diversidad” es la alfombra multicolor que tapa la miseria.

De los estudios de Piketty se desprende otra conclusión. Las desigualdades económicas dentro de los países son más fuertes y peligrosas que las que existen entre los países. Lo cual contrasta con esa visión globalista que pone el acento en la desigualdad Norte/Sur y culpabiliza a los países del norte, según la retórica “descolonizadora” de los estudios culturales. Pero un auténtico enfoque de clase poco tiene que ver con el discurso de sacristía laica propio de la UNESCO y las ONGs. Todo lo contrario, un enfoque político –que no caritativo ni moralista– nos lleva a concluir que, para luchar contra la desigualdad, es preciso empezar por las desigualdades próximas antes de por las lejanas. Es en ese contexto –el de los equilibrios de poder dentro de los Estados nacionales– donde el enfoque de clase se revela auténticamente operativo. Para empezar, es preciso dilucidar la gran cuestión: ¿cómo se configuran hoy las clases sociales?

Neoliberalismo samaritano

El discurso de la “globalización feliz” reposa sobre un mito: el de una clase media mayoritaria que transita hacia las normas económicas y culturales de la sociedad mundializada. Todos estamos convocados a una prosperidad sin límites, sólo hace falta modernizarse, adaptarse, reinventarse; el que no lo consiga podrá contar con unas ayudas que palían los efectos (pero no operan sobre las causas). Este “gran relato” optimista está inspirado por esa “metafísica del progreso y del movimiento” (Jean-Claude Michéa) que es regularmente exaltada en los best-sellers semicultos (Steven Pinker, Yuval Noah Harari) y cuyo gran agente histórico es el capitalismo.

En los márgenes de esa clase media se encuentran los parados, las víctimas de la desindustrialización, las minorías sexuales y “racializadas”, etcétera, que son la excepción que confirma la regla. Su mera existencia–los célebres “excluidos” – viene a reforzar, a contrario, el éxito del modelo imperante. La buena conciencia del sistema se refuerza con la invocación de unas “políticas inclusivas” que, cuando se lleven a término (en un “mañana” siempre pospuesto), redundarán en un modelo necesariamente integrador. De esta forma, la muy publicitada “lucha contra la exclusión” alimenta una retórica socialdemócrata de vocación asistencial, así como toda una serie de “revoluciones” de pacotilla. Si revolución ha de haber, que lo sea contra el hetero-patriarcado (y no contra las políticas neoliberales).

Es el neoliberalismo en versión samaritana. Su encarnación jupiterina es Enmanuel Macron (Foto grande que preside este artículo). Macronia es el gran punto de encuentro de las burguesías de izquierda y de derecha, el condensado residual de los lugares comunes del sistema. “No todo el mundo tendrá éxito de la misma manera, esa promesa es insostenible”, nos dice Macron. De lo que se trata por tanto es de “ayudar a los que tienen éxito, al tiempo que se protege a los que fracasan para que no caigan en la desesperación” (la gente sin nada que perder es peligrosa para el orden social).[7] La obsesión con “las reformas” (orgasmo neoliberal por excelencia) pone el énfasis en el éxito individual, mientras el aspecto asistencial se desarrolla en conceptos como el de “flexi-seguridad”: la mayor facilidad de despedir compensada con indemnizaciones generosas. El Credo de Macronia tiene un sólo mandamiento: no caerás en el inmovilismo y asegurarás la movilidad de las personas. ¡La República en Marcha!, marchar y marchar siempre, aunque no se sepa dónde. La flexibilidad, la adaptabilidad, la rapidez y la rentabilidad (las “reformas”) son los imperativos de la globalización, las vías reales para la emancipación individual. Mitología progresista para clases medias.

¿Capitalismo postburgués y postproletario?

Señalábamos arriba que, según el gran relato de la globalización feliz, el modo de producción capitalista no tiene su fundamento en la división entre burgueses y proletarios, sino en la formación de una clase media global de consumidores.

Decía Constanzo Preve que mientras el capitalismo repose sobre la división en dos clases, será siempre frágil y vulnerable. Por eso su lógica tiende a la superación de ese antagonismo. La forma más acabada y verdadera del capitalismo es, por lo tanto, la de un “capitalismo sin clases”. Pero ese “proceso grandioso” –el paso de un capitalismo clasista a uno sin clases–  no significa, de ningún modo, que las diferencias colectivas de riqueza, de saber, de educación y de poder vayan a disminuir. Todo lo contrario, las diferencias tienden a aumentar. Para entender esta contradicción aparente hay que aclarar qué entendemos aquí por “clase social”.

¿Qué define a una clase social: los recursos materiales o la “conciencia de clase”? Para Constanzo Prevé, las diferencias puramente cuantificables (la propiedad de los medios de producción, la riqueza, etcétera) no son suficientes, por sí solas, para conformar una clase social. Este concepto se remite a todo un tejido de “realidades históricas ordenadas según parámetros económicos, políticos, culturales, ideológicos, literarios, musicales, sexuales, etc.”. En resumen: a parámetros no sólo económicos sino también culturales. Algo que es evidente si observamos a la “burguesía” y al “proletariado” tradicionales. Pero esa burguesía y proletariado tradicionales tienden a desaparecer, o ya han desaparecido del todo. Se supone que han sido subsumidos en esa global middle class de cultura masificada y vulgar. ¿Vivimos entonces en un capitalismo postburgués y postproletario?

Las “guerras culturales” de la izquierda posmoderna tienen una importancia capital en la conformación de esa clase media global. Con su peculiar sarcasmo, escribía Constanzo Preve que hoy vivimos en una nueva sociedad capitalista sin clases, gestionada por un “Partido Único Políticamente Correcto” que abarca la izquierda, el centro y la derecha. Este partido único está sostenido por un “clero secular” (los medios de comunicación que sermonean y predican) y por un “clero regular” (los aparatos universitarios, académicos y editoriales) subordinado al primero. Su función es consolidar las condiciones culturales de esa “sociedad sin clases” o “clase media global”. ¿Cuáles son las señas de identidad de esa clase media?  Preve enumera algunas: “facilidad para viajar, inglés turístico, uso moderado de las drogas, control de natalidad, estética andrógina transexual, humanismo tercermundista, multiculturalismo sin verdadera curiosidad cultural y una relación general con la filosofía como terapia psicológica de grupo, gimnasia de relativismo comunicativo y charlatanería semiculta”.[8] No cabe mejor descripción de los “bobós” (“burgueses-bohemios”) a los que Christophe Guilluy se refiere en sus trabajos: la clase acomodada, gentrificada y progresista que se beneficia de la globalización, pero que rehúsa reconocerse como “burguesía”.[9]

El geógrafo francés Christophe Guilluy le ha dado, durante los últimos años, un meneo radical al debate sobre las clases sociales. Desde sus trabajos de campo sobre la realidad francesa, Guilluy llega a conclusiones teóricas diferentes a las de Constanzo Preve. Para Guilluy es evidente que existe una estructura clasista cada vez más marcada, e incluso recupera la palabra “burguesía” (otra expresión que había sido proscrita por los posmodernos) y “proletariado”. Según Guilluy la “clase media” es un concepto que se mantiene de forma interesada, porque su vaguedad “hace posible una oportuna confusión de clase entre los perdedores y los beneficiados del modelo económico, entre los proletas y los burgueses-bohemios que, en su mayoría, aún creen formar parte de la clase media”. Si el mito de la clase media aún perdura –precisa Guilluy– es porque “permite a la nueva burguesía-bohemia –empezando por los universitarios– no distinguirse del pueblo”.[10] Y ello –añadimos nosotros– no porque a los gafapastas les guste el “pueblo”, sino porque nunca admitirán pertenecer a la burguesía.(Continuará)

LA INCREÍBLE REPETICIÓN DE LA HISTORIA

Por Aldo Rosado-Tuero

Estoy viviendo un doble déjà vu. La historia se repite ineludiblemente en este y muchos otros casos.

Siendo muy joven, casi un niño, me opuse al golpe de estado de Batista al gobierno constitucional de Carlos Prio—aunque yo personalmente, al revés de mi padre, que era amigo del presidente auténtico, no simpatizaba con Prío—y fui uno de los 8 fundadores de Las Brigadas Juveniles del M-26-7 en mi pueblo, Caibarién.

Muy temprano, ya en marzo del 1959, comencé a protestar por la evidente influencia comunista en el gobierno establecido por los revolucionarios y a los pocos meses estaba conspirando en su contra…Y muchísimos que hasta el 31 de diciembre del 1958, habían sido batistianos o no habían hecho nada contra el régimen de Batista, comenzaron a acusarme de “esbirro batistiano” y “agente de la CIA”.

Luego en el exilio, cuando ganó la presidencia de EE.UU. Ronald Reagan, muchos—como ahora con Donald Trump—comenzaron una campaña mediática garantizando el fin de la tiranía castrista. Yo, como ahora, fui realista y desde mi columna periodística en el “20 de Mayo” de Los Angeles en California, afirmé que “yo estimaba que Reagan sería un excelente presidente para los USA, pero que no era real, vaticinar que acabaría con el castrismo.”

Eso me costó la enemistad de Armando Pérez Roura, que desde Miami ripostó a mi columna acusándome de derrotista y favorecer a la tiranía con mis comentarios, pues como es natural, le contesté y sin saber hasta ese momento que muchos le llamaban “Seso Hueco”, afirmé que era un gran error querer convertir a un excelente locutor en analista político, ya que “era un hecho científicamente comprobado que las cuerdas vocales no tenían nada que ver con el cerebro”.

Como comentario anecdótico al margen diré que la ojeriza del locutor, todavía dura, a pesar de que la atenuó cuando mi casi hermano Roberto Cruzamora (QEPD) era la mano derecha de Amancio Suárez, el dueño de Radio Mambí.

El tiempo y los hechos me dieron la razón en mis afirmaciones y otra vez las esperanzas de redención quedaron frustradas. Para mi molestia, tuve razón, cuando en mi interior estaba rogando fervientemente, estar equivocado, pues mi errar de cálculo y análisis hubiera resultado en la libertad de mi pueblo.

Pues bien, ahora me vuelve a ocurrir lo mismo. Los fanáticos que siguen caudillos, que no pierden un instante en analizar los hechos y las acciones y que no tienen ni la más remota idea de las poderosas fuerzas que mueven al mundo, cuando, a pesar de que he apoyado y sigo apoyando Donald Trump, y que soy un radical opositor al socialismo y al marxismo que ha impregnado al Partido Demócrata; y que estimo que Trump está haciendo mucho bien a este país y que es posiblemente el único valladar que existe en estos momentos para evitar la hecatombe que significaría una victoria de los demócratas, por el simple hecho de que digo que en el caso Cuba, la actual Administración—que ha hecho mucho más que ninguna anterior—no está totalmente decidida a barrer con el castrismo, sino que da pasos equilibrados para tratar de conseguir un “arreglo” con la tiranía, me atacan, y me acusan de pro demócrata y de favorecer al castrismo con mis comentarios, que solo buscan despertar conciencias para tratar de conseguir que se modifiquen las metas y el “arreglo buscado” se cambie por la eliminación y barrida total del marxismo y el castrismo en mi patria.

Tenemos que dejar de tratar de engañar a los crédulos fanáticos con “medidas” que son más propagandísticas que efectivas. Por Dios, no repitan más que se ha eliminado el “intercambio cultural” y que se acaban los viajes a Cuba.

Se han prohibido los vuelos a los aeropuertos internacionales Ignacio Agramonte, en Camagüey; Jardines del Rey, en Cayo Coco; Vilo Acuña, en Cayo Largo; Jaime González, en Cienfuegos; Frank País, en Holguín; Sierra Maestra, en Manzanillo; Juan Gualberto Gómez, en Matanzas; Abel Santamaría, en Santa Clara, y Antonio Maceo, en Santiago de Cuba, pero siguen los vuelos a La Habana, y siguen los vuelos Chapters, que generan más dinero al régimen y el hecho de que la mayoría de los visitantes tengan que ir por La Habana, también le da más fondos al castrismo, cuando los visitantes tendrán que alquilar carros y pagar viajes terrestres a sus pueblos.

Pero lo más criticable es que todas las “medidas coercitivas” que se están implementando lo son con la clara intención de llevar al régimen de la Habana a la mesa de negociaciones para que retiren su apoyo al régimen de Maduro.

Y yo me pregunto: ¿Qué pasaría si aprietan tanto a favor de Venezuela y a cambio le ofrecen—como lo han propuesto—un “mejor trato a la tiranía raulista?¿Tengo razón o no al exteriorizar mi temor a que, una vez más seamos los cubanos los perdedores en el “arreglo” que se busca?

LA IZQUIERDA CANICHE DE LA PLUTOCRACIA

Por Juan Manuel de Prada

 Ya hemos explicado en diversas ocasiones que los negociados de derechas e izquierdas se han repartido los papeles, en su apoyo conjunto a la revolución del capitalismo global que destruye a los pueblos. Mientras la derecha apoya orgullosa esta destrucción (metiendo miedo a sus adeptos), la izquierda apacienta a los trabajadores hacia el redil de la rendición, convertida en el perro caniche de la plutocracia. Y es que, como nos enseña Pier Paolo Pasolini (a quien ya hemos citado en alguna ocasión anterior), «el neocapitalismo se presenta taimadamente en compañía de las fuerzas del mundo que van hacia la izquierda».

Para desactivar la protesta de los trabajadores, la izquierda traidora se sirve de los mismos métodos que el Estado empleaba en Un mundo feliz, la distopía de Aldous Huxley: la libertad sexual y el reparto de ‘soma’ (droga). «En la medida en que la libertad política y económica disminuyen –escribe Huxley–, la libertad sexual tiende a aumentar». Así se explica que la izquierda traidora ponga tanto empeño en las ‘políticas de identidad’ financiadas por la plutocracia, que desactivan por completo la vieja ‘lucha de clases’, atomizándola en un enjambre de egoístas luchas sectoriales que dejan al trabajador más solo y desvinculado que nunca, absorto en  el desciframiento de su sexualidad polimorfa.

Pero la izquierda traidora no se conforma con desactivar la protesta de los trabajadores; necesita también asegurarse de que no se reactive. Y así se declara también partidaria del reparto de ‘soma’; o sea, de la legalización de las drogas.

Resulta, en verdad, lastimoso que la izquierda, que empezó denunciando la ‘alienación’ del trabajador en la sociedad capitalista, haya acabado reivindicando «el consumo de marihuana con fines recreativos». Resulta, en verdad, patético que una ideología que execró la religión, tildándola de ‘opio del pueblo’, postule ahora que el pueblo se drogue, para habitar pasajeramente realidades menos crudas.

Pero ¿no era la religión una salida mágica que impedía al trabajador tomar conciencia de su situación oprobiosa? ¿Es que fumar porros, en cambio, lo ayuda a recuperar esa conciencia? Que la izquierda, después de haber combatido la religión, promueva la legalización de la marihuana tiene muchísima miga. En primer lugar, nos vuelve a confirmar que cuando alguien deja de creer en Dios puede empezar a creer en cualquier paparrucha. Pero también nos muestra que la droga ejerce de modo indubitable los efectos adormecedores que la izquierda atribuía falsamente a la religión. En la novela de Huxley, de hecho, se presenta el ‘soma’ con el que el Estado embrutece a los trabajadores como una sustancia que «tiene todas las ventajas de la religión, sin ninguno de sus efectos secundarios»; de ahí que, para controlar las emociones de los trabajadores alienados y mantenerlos contentos, el Estado se encargue directamente de su reparto.

Esto mismo pretende hacer la izquierda traidora con la marihuana. Para defender su legalización, utiliza las consignas más burdamente mercantilistas, asegurando que así se proporcionarán «ingentes beneficios» al Estado. Naturalmente, todas estas pamplinas delicuescentes no hacen sino ocultar la connivencia de la izquierda con la plutocracia, que necesita trabajadores dóciles y manipulables que, a la vez que se empobrecen y aceptan condiciones de trabajo cada vez más oprobiosas, encuentren consuelos vicarios y paraísos artificiales. Así se explica, por ejemplo, que el plutócrata y especulador globalista George Soros esté impulsando la legalización de la marihuana, con la disculpa propagandista de acabar con las mafias del narcotráfico (que tal vez encubra su propósito de sustituirlas en posición monopolística).

Pero este plutócrata protervo, como otros de su cuerda, anhela crear sociedades pasivas y devastadas por el hedonismo que acepten lo mismo la destrucción de su identidad que los más clamorosos abusos laborales; pues su fin último no es otro sino asegurar el acopio de mano de obra barata y mansurrona. Y para lograr culminar sus desmanes, necesita tanto las avalanchas migratorias como la legalización de la marihuana. En lo que demuestra actuar con irreprochable (aunque maligna) lógica.

La estrategia de la plutocracia, en su desactivación de la resistencia de los pueblos, es cristalina: primero les ofrece un supermercado de identidades de bragueta, para que abandonen la lucha por la dignidad de su trabajo; luego los adormece y convierte en guiñapos con el reparto de ‘soma’. Mucho más turbia y abyecta es la posición de cierta izquierda, convertida en un perro caniche de la plutocracia.

POR LOS FRENTES DE IBEROAMÉRICA: BOLIVIA-SOMOS LOS PACIFISTAS DEL PATRIA O MUERTE

Por, Roberto Méndez- Periodista y docente

El Estado es definido como la sociedad política y jurídicamente organizada, que tiene como fines, LA PAZ SOCIAL, al ser un contrato de convivencia normativa y racional. Pero, qué sucede cuando es el mismo Estado, por medio del gobierno de turno, el que mete miedo y atenta contra la misma población. Eso es lo que ocurre en Bolivia y ese tipo de conducta típica, antijurídica y culpable, no está contemplada en el Código Penal* en actual vigencia.

Alineados con el tema, me han llamado la atención cuatro declaraciones de autoridades del gobierno de Evo Morales: La primera es la del ministro de la presidencia, Juan Ramón Quintana, quien vaticinó que “Bolivia se va a convertir en un gran campo de batalla o en un Vietnam moderno”.

Se refiere al conflicto que enfrentó a las dos partes en que se dividía el Estado de Vietnam, después de emanciparse de Francia, el Norte apoyado por los Socialistas y el Sur por los Capitalistas, entre 1959 y 1975 y que dejó como saldo casi 6 millones de muertos.

La segunda es la del senador del MAS, Omar Aguilar, quien aseveró que “existen ciudadanos oriundos del occidente del país que están clamando el despliegue de la Policía y las Fuerzas Armadas a Santa Cruz, para protegerlos en medio del conflicto poselectoral, que tiene que ver con la promoción de las diferencias entre los cruceños y los “del occidente”.

La tercera es la declaración del asambleísta del MAS, por La Paz, Gustavo Torrico, quien aseguró que el partido del actual Gobierno se defenderá contra quién sea. Por ello, preguntó a las madres bolivianas, de los jóvenes que van a las protestas convocadas por los cívicos opositores, si están dispuestas a sacrificar a sus hijos hasta la muerte. Por eso fue comparado por el diputado opositor, Rafael Quispe, con el exministro de Gobierno, Luis Arce Gómez, de la dictadura de Luis García Meza, cuando señaló que “los bolivianos deberíamos andar con el testamento bajo el brazo”.

“No sé cuántas madres están dispuestas a sacrificar a sus hijos, llevarse ese dolor tan criminal que es el sentir la muerte de tu hijo,”, manifestó el asambleísta.

La cuarta, y que en realidad es una contradicción semántica, la dijo el presidente Evo Morales, este martes 5 de noviembre, en una concentración realizada en La Paz, al señalar que “no podemos meternos bala entre bolivianos”, pero terminó su discurso con la frase “Patria o Muerte”. Fue después que el presidente del Comité Cívico, Luis Fernando Camacho, fuera retenido por segunda vez, por una turba de militantes del Movimiento al Socialismo, en el aeropuerto de El Alto e impedido a llegar hasta La Paz, para entregarle una carta pidiéndole su renuncia.

Y somos un país pacifista. El artículo 10 de la Constitución Política del Estado (CPE) señala que “Bolivia es un Estado pacifista, que promueve la cultura de paz y el derecho a la paz, así como la cooperación entre los pueblos de la región y del mundo.

En conclusión: vivimos en una especie de GUERRA CON MUERTES ANUNCIADAS, como la de los dos cívicos que cayeron en Montero. Y en la incertidumbre salen a luz el llamado Caso Terrorismo, que a decir del mismo fiscal Marcelo Soza, que lo encabezó y que hoy está refugiado en el Brasil, se trató de un montaje del gobierno de Evo Morales para meter presos y amedrentar a los dirigentes cívicos de Santa Cruz. Por eso fingieron poner una bomba en la casa de un Concejal del MAS, luego en la del Cardenal Terrazas, para finalmente irrumpir en el hotel Las Américas y matar a tres extranjeros que se habían inflitrado en la élite cruceña, el 16 de abril del 2019.

O la “Masacre de Porvenir”, el 11 de septiembre del 2011, en Pando, en un enfrentamiento fabricado por el gobierno de Evo Morales, a decir del exgobernador de Pando, Leopoldo Fernández, en el que murieron 11 campesinos y 2 funcionarios prefecturales.

Por eso, incluir el TERRORISMO DE ESTADO EN EL CÓDIGO PENAL, DEBE SER UNA PRIORIDAD para los nuevos legisladores.

EL SÍNODO AMAZÓNICO, EL ESPÍRITU DE LA PACHAMAMA Y EL ESPÍRITU DE ELÍAS

Por, Roberto de Mattei-Correspondencia Romana

¿En qué ha consistido, y a dónde nos llevará, el Sínodo de la Amazonia? Para responder a esta pregunta no podemos limitarnos a hacer un análisis del documento final  votado el pasado 26 de octubre. El sínodo panamazónico forma parte de un proceso que es preciso considerar en la gradualidad  de sus etapa sy en su contexto, incluido el mediático, para entender su objetivo   último: la redefinición de los sacramentos y del sacerdocio jerárquico; la posibilidad de ordenar sacerdotes a hombres casados y mujeres diaconisas; y sobre todo la promoción de una nueva cosmología eco-indigenista y cultos idolátricos en el seno de la Iglesia Católica.

Por lo que se refiere a los documentos redactados en los últimos meses, las fases concatenadas entre sí de este proceso, en el que cada etapa esclarece la anterior y anuncia una nueva, son: el documento preparatorio del 8 de junio de 2018, el Instrumentum laboris del pasado 17 de junio, el documento sinodal de este 26 de octubre de 2019 y, por último, la exhortación postsinodal cuya publicación ha anunciado Francisco para antes de fin de año, mucho antes de lo previsto.  Igual importancia reviste el contexto en el que se ha llevado a cabo el Sínodo. El propio documento final, en su primer punto, pone de relieve la importancia de este aspecto y recuerda que «fuera del aula sinodal hubo una presencia notable de personas venidas del mundo amazónico que organizaron actos de apoyo en diferentes actividades, procesiones, como la de apertura con cantos y danzas acompañando al Santo Padre, desde la tumba de Pedro al aula sinodal. Impactó el vía crucis de los mártires de la Amazonía, además de una masiva presencia de los medios de comunicación internacional».

Se puede hablar, por tanto, de un espíritu del Sínodo que se ha cernido sobre éste, del mismo modo que se habla de un espíritu del Concilio Vaticano II, que está asociado asus documentos y constituye la clave para interpretarlo. El símbolo de ese espíritu amazónico ha sido la imagen de la Pachamama, diosa pagana de la Tierra y la fertilidad, que el propio papa Francisco ha querido defender contra unas supuestas ofensas. Según el documento sinodal, «la sabiduría de los pueblos ancestrales afirma que la Madre Tierra tiene rostro femenino» (nº 101) y la Iglesia de rostro amazónico se construye mediante el diálogo con las religiones indígenas y las afrodescencientes, que «merecen ser conocidas, entendidas en sus propias expresiones y en su relación con el bosque y la Madre Tierra» (nº 25).

La imagen de Pachamama, la Madre Tierra de las poblaciones amerindias, apareció el pasado 4 de octubre en los jardines vaticanos, en la víspera de la inauguración del Sínodo, durante una ceremonia que tuvo lugar en presencia del papa Francisco y de cardenales y obispos que es posible ver íntegramente en video. El pasado día 7, el ídolo entró en procesión en la basílica de San Pedro, donde fue objeto de un nuevo homenaje por parte del Papa y los padres sinodales. Uno de los principales artífices del Sínodo, el teólogo germano-brasileño Paulo Suess, ha declarado que «aunque fuera un rito pagano, lo que se ha realizado es un culto de adoración. Un rito siempre tiene que ver con la adoración, y no poder cerrar los ojos a la realidad» (https://www.vaticannews.va/de/vatikan/news/2019-10/amazonien-synode-paolo-suess-indigenen-ritus-wert-zeit-kinder.html). Las estatuillas de la Pachamama fueron posteriormente instaladas en la Iglesia de Santa Maria in Transpontina, donde cada día se celebraban ritos mágicos a los que llamaron Momentos de espiritualidad amazónica. El día 19 la Pachamama volvió aparecer en el blasfemo Vía Crucis amazónico, que tuvo lugar,  entre otros, en presencia del cardenal Pedro Barreto, vicepresidente de la Red Eclesial Panamazónica, organizadora de todos estos maléficos actos.

Finalmente, el día 21, unos valerosos católicos entraron en la iglesia profanada, se apoderaron de las estatuillas paganas de la Pachamama y las arrojaron al Tiber. «El gran error ha sido meter ídolos en la Iglesia –ha afirmado el cardenal Gerhard Müller– y no sacarlos, porque según la ley de Dios –el Primer Mandamiento-, la idolatría es un pecado grave y no hay que mezclarlos con la liturgia cristiana. Sacarlos, arrojarlos, puede ser contrario a la ley humana, pero meter ídolos en la iglesia ha sido un pecado grave, una infracción de la ley divina» https://infovaticana.com/2019/10/28/muller-el-gran-error-ha-sido-meter-idolos-en-la-iglesia/. Pero este 25 de octubre, hablando en el aula del Sínodo casi en respuesta a Müller, el papa Francisco manifestó que se había sentido ofendido, pero no por la profanación, sino por quienes trataron de interrumpir dicha profanación: «Buenas tardes. Me gustaría decir unas palabras sobre las estatuas de la Pachamama que fueron retiradas de la iglesia de la Transpontina, que estaban allí sin intenciones idolátricas y fueron arrojadas al Tíber. Primero que nada, esto sucedió en Roma, y como obispo de la diócesis pido perdón a las personas que se hayan sentido ofendidas por este gesto».

Uno de los pocos obispos que tienen hoy en día valor para decir la verdad, monseñor Athanasius Schneider, ha declarado por el contrario que «la reacción   onesta   y cristiana al baile alrededor de la Pachamama, el nuevo Becerro de Oro, en el Vaticano debería consistir en una protesta digna, una corrección de este error y, sobre todo, en actos de reparación. Con lágrimas en los ojos y una tristeza sincera en el corazón, se deben ofrecer a Dios oraciones de intercesión y reparación por la salvación eterna del alma del papa Francisco, el Vicario de Cristo en la Tierra, y la salvación de esos sacerdotes y fieles católicos que perpetraren tales actos de adoración, que están prohibidos por la Revelación Divina».

El culto a la Pachamama oscurece o más bien arroja una luz siniestra sobre las propuestas que se han expresado en el Sínodo: la de «ordenar sacerdotes a hombres idóneos y reconocidos de la comunidad, que tengan un diaconado permanente fecundo y reciban una formación adecuada para el presbiterado, pudiendo tener familia legítimamente constituida» (nº 111); la de instituir un nuevo ministerio de «la mujer dirigente de comunidad», y de revisar el motu proprio de Paulo VI Ministeria quedam para que las mujeres puedan acceder a ministerios femeninos, hasta el punto de que «en un alto número» de las consultas sinodales «se solicitó el diaconado permanente para la mujer» (nº 103). Sobre este punto, el papa Francisco dijo en el discurso de clausura que tiene la intención de recoger el guante lanzado por los padres para reabrir el debate en torno al diaconado femenino después de que la comisión que instituyó en 2016, después de dos años de trabajo, no ha llegado a ninguna conclusión.

Entre las propuestas de los obispos que el papa Francisco ha pedido que se traduzcan en disposiciones oficiales está la «elaboración de un rito amazónico» (nº119) y la definición de un nuevo pecado, el ecológico, junto con la creación de un observatorio pastoral socio-ambiental y un organismo a tal efecto. El Sínodo Amazónico se ha celebrado en Roma y no en la Amazonía a fin de conferir un valor universal a sus propuestas, solicitudes y decisiones. El papa Francisco dejará en manos de las diversas conferencias episcopales la aplicación concreta de las innovaciones, y los obispos alemanes trazarán el camino para la creación de la nueva Iglesia de rostro amazónico, que no será otra cosa que la Iglesia de la Pachamama. Mejor dicho, la iglesia idolátrica de la Pachamama instaurada en la única Iglesia de Cristo. Todo ha salido a la luz. Ha llegado el momento de que el espíritu del santo profeta Elías se enfrente al de la Pachamama.

LECTURA PARA GENTE GRANDE: HABLEMOS DE LUCHA DE CLASES- 1-A

Por, Adriano Erriguel –El Manifiesto

La lucha de clases ni se crea ni se destruye, tan sólo se transforma. El primer principio de la termodinámica nos sirve para ilustrar un fenómeno tan reciente como chocante: la lucha de clases es un concepto de izquierdas que se ha desplazado a la derecha. La lucha de clases es un “significante flotante” que ha cambiado de signo y se expresa hoy en la revuelta de los marginados por la globalización –los “deplorables”–, frente a una izquierda de diseño instalada en el neoliberalismo y sus bondades diversitarias.

Llegó el momento de una transvaloración radical de conceptos. El tablero salta por los aires y se impone una redistribución completa de la baraja. De lo que se trata ahora es de pensar lo que hasta ayer era impensable, de cabalgar el tigre de las nuevas realidades. Es la hora de romper inercias mentales y de revisitar, de forma desprejuiciada y desenvuelta, algunas de las ideas de Marx. Por ejemplo, la lucha de clases.

La comuna

Hay un episodio histórico que sigue simbolizando, mejor que cualquier otro, la idea de lucha de clases: la Comuna de París. En enero de 1871 el ejército prusiano entraba victorioso en París, para retirarse a continuación tras recibir la rendición de las autoridades francesas. Pero las autoridades no habían contado con un actor principal de este drama: el pueblo. El pueblo de París rechazaba rendirse y, tras la huida de las autoridades a Versalles, se organizó en una Guardia Nacional nutrida básicamente de obreros. Los prusianos no tuvieron que intervenir porque las propias autoridades francesas –el gobierno burgués del Presidente Thiers– se encargaron del trabajo sucio. Cerca de 30 000 comuneros fueron fusilados in situ y otras decenas de miles padecieron una represión que se prolongó durante años.  La Comuna adquirió así un aura simbólica: el de la rebelión popular por excelencia. En la pluma de Marx, la Comuna se elevó a paradigma de la lucha del proletariado. Pero visto retrospectivamente, cabe destacar lo mucho que esta feroz represión tuvo de catarsis: la del odio de clase, el odio implacable y atávico que las clases altas y la gran burguesía francesa profesaban hacia los estratos más bajos de la sociedad, hacia ese “populacho” que no se resignaba a su papel subalterno.

Pero ese mismo populacho –conviene retener este dato– era el mismo que había defendido París frente a los prusianos, y era el que por sentido del honor había rechazado rendirse mientras que las clases altas –encabezadas por los diputados monárquicos huidos a Versalles– pactaban con el enemigo y aceptaban las humillaciones infligidas. Las analogías con el 2 de mayo español parecen claras. La Comuna fue una insurrección proletaria, sí, pero fue también una insurrección patriótica, la expresión rabiosa y desesperada de un patriotismo de izquierdas.

Muchas cosas han cambiado desde entonces. La izquierda es hoy alérgica al patriotismo y las clases altas no se dedican a reprimir al populacho con cañones y fusiles. Pero lo que menos ha cambiado es, seguramente, el odio. Un odio que hoy se camufla como esa displicencia cultural que las clases acomodadas –los beneficiarios de la “sociedad abierta” y del capitalismo no borders– no cesan de manifestar hacia las clases populares que se empeñan en fastidiarles la fiesta. La demonización, la relegación cultural y la inmigración de sustitución han remplazado a los pelotones de fusilamiento. Pero el objetivo es más o menos el mismo: la neutralización del factor “pueblo” dentro de la ecuación política.[1]

¿El fin de las clases sociales?

Hablar de clases sociales era, hasta hace prácticamente dos días, algo pasado de moda. El concepto de “clase social” yacía arrumbado en los cajones de la sociología polvorienta, y únicamente era paseado, de tarde en tarde, como muestra fósil de análisis periclitado. Para el “pensamiento débil” posmoderno las clases sociales son un mito, una ilusión de homogeneidad social que ha sido sobrepasada por los “tiempos líquidos” en los que vivimos. Lo cual explica que la noción de “clase social” haya prácticamente desaparecido del vocabulario científico. La sociología de corte liberal (tipo Sir Ralf Dahrendorf et alii) ya había hecho un trabajo de zapa al desacreditar la noción de “clase obrera” para sustituirla por un conjunto heteróclito de “clases trabajadoras” (es decir, de aglomeraciones de individuos con multitudes de experiencias). Se evacuaba así cualquier perspectiva histórica sobre la clase obrera (enviando a la basura aportaciones como la de E. P. Thompson en La formación de la clase obrera en Inglaterra) para mejor diluir el concepto. Para la nueva izquierda, hablar de “clase obrera” pasó a ser un síntoma de “esencialismo”, acusación que los posmodernistas utilizan para descalificar todo lo que no les gusta. En lógica consecuencia, la idea de “lucha de clases” se estigmatizó como algo anacrónico y ridículo, como un mantra maniaco-obsesivo de puritanos vetero-marxistas y adoradores de la momia de Lenin.

Desaparecidas las clases sociales, ¿qué tenemos en su lugar? En primer lugar, una única e hipertrofiada “clase media” como atrápalo-todo sociológico. En segundo lugar, el mito de la “sociedad civil”: un constructo neoliberal que implícitamente se presenta como “espacio liso y homogéneo, fundado sobre el intercambio mercantil y sin ser atravesado por contradicciones sociales”.[2] Este mito nos viene a decir que la sociedad es sólo la suma de los comportamientos individuales, y que si hay problemas sólo serán problemas educativos, de forma que cuando todos estemos bien educados seremos buenos y felices. Una forma como otra cualquiera de disimular que hay problemas de fondo, estructurales y socioeconómicos, que no se solucionarán creando nuevas asignaturas.

Este eclipse programado de la idea de clases sociales responde al enfoque consensual del “fin de la historia”. Como es bien sabido, esta configuración ideológica –también conocida como neoliberalismo– no reconoce a otro actor social que el individuo autónomo y soberano, al cual se atribuye una (teórica) facultad de organizar su proyecto vital por encima de cualquier horizonte de sentido colectivo. No en vano las “clases sociales” –al igual que la nación, la familia, el sexo, la raza y cualquier otra forma de identificación que no responda a la libre elección personal– representan obstáculos ante ese designio global que se basa en la movilidad absoluta y la competición entre los trabajadores de todo el mundo. La disponibilidad individual a cualquier requerimiento del mercado ha de prevalecer sobre cualquier forma de solidaridad de clase, y en ese sentido la cultura del capitalismo es interclasista y homogeneizadora. La estructura de producción del capitalismo –señala el filósofo italiano Constanzo Preve– “no reside esencialmente en la división entre la clase burguesa y la proletaria (si bien en una etapa histórica inicial ese fue el aspecto predominante), sino en la generalización “no clasista” y globalizada de la Forma-Mercancía”.[3] Una clase media globalizada de consumidores (global middle class), ésta es la representación ideal que el capitalismo propone de sí mismo.

Pero esta visión homogénea necesita acompañarse de un pluralismo de fachada. El mito de la “diversidad” cumple esa función. Es la visión arcoíris del multiculturalismo y las minorías con identidades alternativas. De esta forma, la vieja dialéctica explotadores/explotados (de carácter necesariamente revolucionario) se ve sustituida por la dialéctica inclusión/exclusión, de carácter mucho más consensual y a la medida del individualismo neoliberal. La omnipresencia de esas identidades minoritarias – éstas sí “esencializadas” sin ningún problema–  compone un “gran relato” balsámico-progresista para consumo de la clase media global. ¿Fin de la historia?

La era del capitalismo absoluto

Frente a esta visión hegemónica del capitalismo interclasista sería ridículo oponer una concepción tradicional de la lucha de clases (con sus estampitas de proletarios explotados y capitalistas de puro y chistera). Pero que este viejo modelo no sea operativo no quiere decir que la lucha de clases ya no exista. Lo que ocurre es que se ha generalizado de tal forma que es más difícil reconocerla.[4]

Vivimos en la era del capitalismo absoluto, el capitalismo sin contrapesos ni alternativas. En cierto sentido podemos decir que todo lo anterior a 1989 ­ –el fin de la guerra fría–  no era sino un precapitalismo que se había visto obligado a convivir con los lastres del viejo mundo.[5] El capitalismo absoluto es mucho más que un modelo económico (la sociedad de mercado, la desregulación, la precarización, etcétera); se trata de una mutación cultural y antropológica en toda regla. Pero pasadas ya varias décadas, apagada la euforia del “fin de la historia” y desmentidas las bienaventuranzas de la “globalización feliz”, la alienación, la explotación y la lucha de clases muestran sus nuevos rostros. Por eso Marx –que no el “marxismo”– está de retorno. Para encarar las contradicciones de la hora presente es inevitable contar con Marx, el pensador por excelencia del capitalismo puro. Obviamente, interpretar nuestra época sólo a través de Marx sería absurdo, pero hacerlo prescindiendo completamente de él sería imposible. La idea de la “alienación” por él desarrollada es, a todos los efectos, tan relevante para comprender nuestra época como la idea de “nihilismo” suscitada por Nietzsche.  Por eso es urgente superar los estereotipos que aún rodean al autor de El Capital, rescatarlo del corpus pseudorreligioso del “marxismo” y reintegrarlo al árbol genealógico del pensamiento crítico.

¿Marx de retorno? Sin duda, pero no como les gustaría a algunos. No existe más grotesca apropiación de la figura de Marx que la perpetrada por la izquierda moralizante, los “estudios culturales” y todo ese baratillo histérico-universitario que algunos identifican (erróneamente, como veremos) con el “marxismo cultural”. Cualquier reactivación seria de un enfoque de clase debe pasar necesariamente por encima del cadáver intelectual de estos y parecidos engendros. (Continuará)

EL NEUROCIRUJANO Y YO

Por Esteban Fernández

Soy de las personas que admite fácilmente estar equivocado. A veces, como todo el mundo,  puedo estar errado. No soy un experto en muchas materias y eso trae como consecuencia que los que saben me hagan cambiar de idea sin dificultad alguna. Creo firmemente que no soy infalible.

Yo sólo sé de Cuba, de lo que se refiere a Cuba, de la causa cubana, de la historia contemporánea cubana, de esa que ha durado 60 años, de eso si sé. En todo lo relacionado con mi Isla no me equivoco jamás. Sé lo que pasó, lo que pasa y lo que va a pasar. Solo me falta saber el día exacto en que aquello se cae. Por lo demás no hay ni ha habido fallo alguno de mi parte.

Es más, sabía cuándo nada sabía, cuando nada yo debía saber. ¿Qué podía saber, ni adivinar, un muchachito alejado de la vorágine nacional en un pueblo del interior de la república, en 1959?

Pero sabía, intuía, veía, observaba, y llegaba a la conclusión acertada de que nos venía encima la debacle, mientras personalidades, expertos políticos, intelectuales, se estaban tragando el millo de considerar a los Castro y sus facinerosos héroes nacionales.

Y, acto seguido, he dedicado 60 (casi 61) años a estudiar, escudriñar -y participar en- todo lo concerniente a la política y a “la cosa”cubana.

Y mientras un cirujano del cerebro no puede equivocarse, ni se equivoca, porque ha dedicado muchísimos años perfeccionándose en su profesión, yo he dedicado CINCO VECES MAS TIEMPO que el neurocirujano en la mía. En Cuba, en todo lo relacionado con Cuba y con los cubanos, no debo, ni puedo, equivocarme. Y no me equivoco.

Yo puedo sentarme a hablar, discutir, con un antiguo miembro del Ejército Rebelde (y hasta lo he hecho con comandantes como José Duarte Oropesa y con Huber Matos) sobre la lucha armada contra Batista. En la loma y en el llano.

Puedo hablar de tú a tú con cualquier recién llegado sobre la situación actual de Cuba. Sé del ataque al Moncada tanto como cualquier participante -de ambos lados- de esa batalla campal. Muchas horas y días aprendiendo de Tony de la Cova.

Soy un experto en el desembarco de Playa Girón y en la guerra de guerrillas en el Escambray. Ninguna organización ni gestión anticastrista me es ajena.

De lo demás solo sé que no sé nada. Mario Byrne decía: “El triunfo como escritor de mi amigo Esteban es que nunca se mete en camisa de once varas y solo opina de lo que él sabe y en lo que él sabe nadie sabe más que él”.

Y de ahí nace el que no polemizo con nadie sobre nuestro archipiélago, porque todo lo que yo digo está abalado por 60 años de dedicación y de haber sido pasado por un tamiz muy fino.

Cualquiera pudo haberse metido en un quirófano a quitarle el bisturí y a discutirle al doctor Ben Carson la mejor forma de llevar a cabo una operación del cerebro, más fácil que cambiarme mi rumbo, o mi modo de enfocar la temática cubana.

MI “ENCUENTRO” CON SOSA FORTUNY EN LA ISLA

En la foto de arriba, el tristemente recién fallecido en una cárcel castrista, Armando Sosa Fortuny

Por, Dr. Santiago Cárdenas-Especial y en primicia para Nuevo Acción

Estaba bajo intenso interrogatorio en el Castillito de Quinta Avenida, en Miramar. Era octubre 14 ó 15 de 1994. Las preguntas comenzaron a las siete de la mañana, sin intervalos, hasta las 2 pm aproximadamente.

¿Quién es Armando ? ¿Quién es Armando Sosa? ¿Quién es Armando Sosa Fortuny ? ¿Qué relaciones tuviste con él en Miami ?… Suma y sigue.

Ése era el ritornello de la investigación…Pero, en realidad: Yo no sabía quién era. Nunca supe de ese nombre.

Había llegado legalmente por avión a Cuba, cuatro o cinco días antes. No era un viaje familiar, ni de negocios, ni de turismo. El propósito  del mismo era claro y sencillo y había sido anunciado por Radio Martí en sus noticieros en  mi propia voz: entrevistarme con Oswaldo Payá y otros opositores en relación con un entendimiento estratégico entre el exilio y los isleños de la oposición.

En realidad era un reto, un fuerte reto al gobierno cubano que en la voz de su canciller Roberto Robaina había autorizado—después del maleconazo—una  “amnistía” para todo cubano, cualquier cubano, que quisiera viajar a la isla con el único requisito de que hubiera salido legalmente. Así de sencillo y de complejo. Ése era precisamente mi caso, pues arribé  a EEUU. cómo refugiado político en 1992.

Les tomé la palabra, luego de consultar con una decena de prominentes cubanos del exilio. Hubo una opinión en contra, la de Monseñor Agustín Román: “No lo hagas, hijo mío”; me dijo. Los comunistas te van a enredar. Pero si insistes,  lo que puedo hacer es hablar extraoficialmente con Cesar Gaviria, entonces en la OEA, para que  monitoree y evalúe los resultados  de tu aventura”. Así lo hizo.

Armando Sosa Fortuny entró clandestinamente en esos días en Cuba  con las armas en la mano a muchos kilómetros de donde yo me encontraba. Puras coincidencias. Los resultados de su misión son bien conocidos  y no vale la pena repetirlos.

La intención de los interrogadores en el Castillito era buscar una relación entre mi acción pacífica en la Habana y la del comando militar en Las Villas. La cosa se puso fea cuando me acusaron – sin fundamento alguno- de ser el  autor intelectual, de sincronizar las fechas y de ser yo el jefe político, ya en territorio cubano, para  asumir  el mando una vez  que triunfara la contrarevolución.

Me defendí apelando a la ilógica de las acusaciones; la falta de evidencia y el permiso legal de entrada que me había dado el mismo gobierno diez días antes. Dios puso en mi boca los  argumentos y  mucha serenidad.

Al final, me dejaron  a solas  con un alto oficial, recién llegado, o tal vez que permaneció escondido, tras los cristales y las escuchas secretas hasta ese momento. Los interrogadores lo trataron con gran respeto y salieron de  la oficina con prontitud.  Llegó vestido de civil,  voz queda, con un tabaco en la boca, apacible  y en  total dominio de la situación.

“Mire Dr. Cárdenas: Ud es un contrarevolucionario violento y destacado.  Ahora con una  fachada de pacifismo cristiano; pero Ud. está fichado en nuestros archivos, como Tony, desde hace muchos años. Desde el MRP y el Escambray. No obstante, lo voy a dejar regresar a Miami. Sepa que para nosotros  lo mismo da que se  muestren como  pacíficos o que actúen violentamente. El fin es el mismo; doctor: Ud lo sabe  muy bien. Destruir  nuestra revolución y eso jamás lo van a lograr. Somos invencibles. Dígale a todos  los que allá promueven  estos  viajecitos y las agresiones, que aquí nosotros nos cagamos en Robaina y hacemos los que nos da la gana en el marco de la defensa de la  Patria agredida. Por culpa suya y la de ese hijo’e puta que nos invadió ha caído muerto un combatiente nuestro. Su sangre es la de otro  mártir que clama justicia  revolucionaria.

De todas  maneras  Ud. se va ahora para el aeropuerto. Somos generosos. Le advierto que no  vuelva a entrar a nuestro país, ni aun legalmente. Ese otro cabecilla la va a pagar y bien caro. Se enfrentará a la justicia revolucionaria”. Y así

DOS SISTEMAS BRUTALES… Y NOSOTROS EN EL MEDIO

Por Horacio Minguillón Alonso 

Todo está infiltrado de ratas rojas y de cobardes traidores al Cristianismo. El Capitalismo unido al Marxismo Leninismo,  trabajan siniestramente para crear un solo Orden Mundial bajo un solo Gobierno Mundial.

Un sistema llamado democrático que permiten a pedófilos como Biden y delincuentes como  Sanders y Clinton ser candidatos a la presidencia de los Estados Unidos.

Un Presidente honesto de ideología Nacionalista Donald Trump calumniado constantemente por una prensa controlada y financiada por el Globalismo Marxista Capitalista Internacional.

Hasta mi Santa Iglesia Católica está llena de ratas rojas. Al término de la Segunda Guerra Mundial la Santa Iglesia Católica fue infiltrada por falsos sacerdotes. La prensa mundial controlada por las ratas rojas. Los colegios llenos de ratas rojas lavándoles el cerebro a nuestros hijos. Organismos auto-titulados defensores de los derechos humanos, controlados por los que pisotean los derechos humanos. Multimillonarios financiando políticos y militantes comunistas.

Los cubanos llevamos 60 años y 10 meses advirtiendo lo que es el Socialismo o Comunismo y nadie nos escucha al contrario se ríen de nuestra desgracia.

Cubanos que sufrieron la horrible dictadura militar castrista, venden su pluma para escribir a favor del marxismo globalista. Cubanos millonarios que sufrieron la dictadura narco militar Castrista prefieren apoyar a los candidatos comunistas en las elecciones Norteamericanas. Y nosotros defendiendo el sistema capitalista y los millones de estos usureros.

¿Qué podemos hacer? ¿Desatar una guerra sin cuartel contra el enemigo cruel? A los que pudimos hacerlo no nos escucharon ni nos ayudaron.

Sería lo ideal, ¿pero con qué? Los nacionalistas cubanos teníamos la razón y nos viraron la espalda. Éramos muy peligrosos y muy radicales según ellos.

A cada rato me viene a la mente un sacerdote canadiense que se encontraba preso con nosotros en la galera # 20 del Castillo del Príncipe. Todas las noches rezábamos el rosario y él nos pedía que rezáramos porque los comunistas se volvieran buenas personas.

Este sacerdote canadiense era una persona muy valiente. El asesino Escalona jefe del Castillo del Príncipe vino un día a nuestra celda y quiso poner en libertad al sacerdote canadiense; La respuesta del sacerdote fue: “YO NO SALGO LIBRE HASTA QUE NO SALGA EL ÚLTIMO PRESO.”

Yo pude salir junto a otros presos. El sacerdote quedó preso junto a Temístocles Fuentes líder estudiantil de Santiago de Cuba y compañero de Frank País junto a otros más. Jamás supe de Temístocles ni del sacerdote canadiense.

Han pasado muchos años y aunque no me arrepiento de lo que he hecho contra el marxismo internacional y sus cipayos castristas, a cada rato me pongo a pensar si este valiente sacerdote canadiense tendría la razón. El poder de la oración es superior al poder de los seres humanos.

Solo nos queda esperar por nuestro señor Jesucristo que regrese a la tierra y saque a latigazos a los mercaderes del templo incluyendo al falso Papa que ocupa el Vaticano.

¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Patria Cuba Nacionalista.

CHOTEO CRIOLLO: ESTA ES LA AUTÉNTICA CARTA DE DESPEDIDA DE ERNESTO GUEVARA A FIDEL CASTRO.

Por, Vicente P. Escobal

“Año de la anticultura” La Habana, 1965

Fidel:

Me recuerdo en esta hora de muchas cosas y me entran deseos de mentarte la madre: de cuando te conocí en “el farolito rojo” el prostíbulo que frecuentábamos dirigido por aquella prostituta vieja y pellejuda llamada María Antonia, de cuando me propusiste fumar marihuana, de toda la tensión para adquirirla en una oscura callejuela del DF.

Un día pasó la policía interesada en saber de dónde provenía aquel olor a cannabis y a quien se debía avisar en caso de una redada, y la posibilidad real del hecho nos golpeó a todos. Inmediatamente supimos que era cierto, que después de una apetitosa nota revolucionaria puede venir la catástrofe. Muchos compañeros quedaron a lo largo de las calles soltando espumarajos por la boca.

Hoy todo tiene un tono más dramático porque somos más crápulas, pero el hecho se repite. Siento que la marihuana es demasiado apacible y que lo que realmente me engancha es la cocaína. Y me despido de ti, del resto de la pandilla, de eso que llamas “tu pueblo” pero que nunca quise que fuera mío.

Hago formal renuncia a mi condición de segundón tuyo, de mi pipa guerrillera, de mi posición de expresidiario. Nada me ata a Cuba, solo lazos de otra clase que tú me enseñaste a disfrutar.

Mi única falta de alguna gravedad es no haberte ahorcado desde los primeros momentos en la Sierra Maestra y no haber comprendido con suficiente claridad tus apetencias de poder y la maldad de tus propósitos.

He vivido días terribles y sentí a tu lado el horror de pertenecer a esa caterva de pillos y hampones a los que llamábamos compañeros.

Pocas veces cayó tan bajo un narcotraficante. Me arrepiento de haberte seguido en aquellos vacilones, identificado con tu manera de oler, de absolver el blanco polvito, con tu manera de maltratar y de ver y apreciar los kilos que te enviaban de Colombia.

Otras drogas del mundo reclaman el concurso de mis modestos vacilones. Yo puedo hacer lo que te está negado por tu responsabilidad al frente del narcotráfico y llegó la hora de mandarte a freír espárragos.

Sépase que lo hago con una mezcla de resentimiento y agradecimiento. Aquí dejo lo más puro de mis vicios y lo más querido entre mis drogas más queridas. Y dejo un pueblo que no sabe absolutamente nada de tus triquiñuelas y tus embustes. Eso lacera una parte de mi condición de drogadicto. En los nuevos campos de batalla llevaré la garrafa que me proporcionaste en la Sierra Maestra, el olor inconfundible de la cocaína, la sensación de estar navegando por el espacio infinito y cumplir con el más sagrado de los deberes: luchar porque la droga que adquiera sea de primerísima calidad donde quiera que esté; esto reconforta y cura con creces los episodios de abstinencia.

Digo una vez más que libero a Cuba de mi maldita presencia. Que, si me llega la hora de entregar el alma bajo otros cielos, mi último pensamiento será para tu hermano Raúl al que tanto odio y especialmente para tu madre. Que te maldeciré siempre y jamás trataré de ser fiel a tus nocivas adicciones. Que jamás estuve identificado con tu ideología ni con la política exterior de esa bazofia a la que tú llamas revolución. Que a donde quiera que me pare sentiré la responsabilidad de desprestigiarte y desearte lo peor. Que les dejo a mis hijos y mi mujer un par de hermosas residencias, unos cuantos carros de lujo, una cuenta bancaria con varios dígitos y la heladera llena de provisiones y no me apena, me alegra que así sea. Que no pido nada para ellos pues todo lo tienen y no te atrevas a quitarles nada, boludo.

Tendría muchos testimonios para maldecirte a ti y a ese pueblo adormecido, pero siento que son innecesarios. Con la tremenda nota que estoy cargando ahora mismo las palabras no salen ni pueden expresar lo que yo quisiera y no vale la pena emborronar cuartillas.

Hasta que te parta un rayo. Ni patria ni muerte.

Te odio con todo el fervor de un auténtico drogadicto.

COCINANDO CON NUEVO ACCIÓN: RECETA DE TORTILLA DE JAMÓN CON ALCACHOFAS Y CHAMPIÑONES

Por, Gemma Meca

Esta tortilla de jamón con alcachofas y champiñones tiene todo lo necesario para triunfar. Este tipo de platos son todo un símbolo nacional

Esta tortilla de jamón con alcachofas y champiñones tiene todo lo necesario para triunfar. Este tipo de platos son todo un símbolo nacional, con unos ingredientes sencillos vamos a cocinar una receta digna de la mejor cena de tapas del mundo. Una tortilla es una cena recurrente cuando tenemos que hacer algo rápido y delicioso con los ingredientes que hay disponibles. Los huevos son un básico que no falta en ninguna nevera, con unas verduras saludables como las alcachofas y los champiñones, vamos a crear un plato increíble. El jamón le dará el punto de sabor y de lujo que hará brillar esta tortilla, atrévete a prepararla

Ingredientes:

  100 gr de champiñones

  3 lonchas de jamón ibérico

  100 gr de alcachofas congeladas

  Sal

  Pimienta negra en polvo

  Aceite de oliva

  3 huevos

Cómo preparar una tortilla de jamón con alcachofas y champiñones

Para esta receta la materia prima es fundamental. Podemos tener un buen fondo de despensa o de congelador con estos ingredientes. Usaremos unas alcachofas que pueden ser frescas o congeladas. En el caso de ser congeladas nos evitaremos algunos pasos y acortaremos el punto de cocción de este ingrediente.

  1. Ponemos las alcachofas directamente del congelador a cocer con un poco de agua y sal. Las escaldaremos un poco, no deben quedar del todo cocinadas, las acabaremos de preparar con la tortilla con que estén tiernas ya será suficiente.
  2. Cuando tengamos las alcachofas listas las vamos a cortar en trocitos del mismo tamaño. Nos pondremos con los champiñones, podemos usar setas o cualquier otro ingrediente similar que tengamos a mano, nos interesa ese sabor suave que completará la tortilla.
  3. En una sartén con un chorrito de aceite salteamos los champiñones. Soltarán mucha agua que podría poner en peligro nuestra tortilla. Cuando estén listos los retiramos del fuego y escurrimos.

Batiremos los huevos. Podemos ponerle alguno más si queremos hacer una tortilla más grande. Le añadimos sal y pimienta a estos huevos.

  1. Cortamos el jamón a taquitos del mismo tamaño y nos preparamos para empezar la tortilla. En una sartén con un poquito de aceite ponemos los champiñones, las alcachofas y el jamón. Cuando estén saltados añadimos los huevos.
  2. Esperamos a que cuajen para poder darle la vuelta a esta tortilla. Con un poco de gracia nos quedará perfecta. Retiramos del fuego y servimos con un poco más de jamón por encima y pan cortado en rodajas, tendremos lista una cena completa y deliciosa en un tiempo récord.

UNA NUEVA PALABRA DE ORDEN: “CONVERSIÓN ECOLÓGICA”

Por, Cristina Siccardi- Correspondencia Romana

No conversión a la Verdad del Salvador, sino «conversión ecológica» es la palabra de orden de la Iglesia globalista, vinculada a los poderes fuertes. En nombre de San Francisco -el Caballero de Cristo por excelencia, «el heraldo del gran Rey«, como se definía a sí mismo- el Papa Francisco, con un grupo de personas, entre las cuales dos representantes indígenas, el Cardenal Claudio Hummes (uno de los partidarios más fervorosos de la Teología de la Liberación y Presidente de la Comisión Episcopal para la Amazonía de la Conferencia Episcopal de Brasil) y Peter Turkson (Prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, que colaboró en la elaboración de la encíclica ambientalista Laudato sì), llevó a cabo una celebración el 4 de octubre ppdo., el día de la fiesta de San Francisco, quien recapituló todo en Cristo y, junto con Santo Domingo de Guzmán, recuperó a Europa y a la Iglesia de las herejías (en particular las de los valdenses y de los Cataros, que eran tendencialmente vegetarianos) y de la corrupción en la que estaba atrapada. La celebración sirvió para «consagrar el Sínodo sobre el Amazonas a San Francisco«, en realidad a su contrafigura, construida a imagen y semejanza de los deseos del Papa Francisco y de aquellos que han perdido el sentido de la existencia de la Iglesia.

En Vatican news se lee: «Un árbol, una encina de Asís, se ha plantado hoy en el corazón de la Iglesia universal. Fue plantado en los Jardines del Vaticano, el día de la fiesta de San Francisco. […] La celebración, realizada en presencia del Papa, estaba vinculada a esta imagen en particular para sellar un final y un comienzo. El tiempo de la creación concluye hoy, un período más intenso de oración y acción en beneficio de la Casa común. Y está por comenzar el Sínodo de los Obispos para la región Panamazónica, a partir del domingo y hasta el próximo 27 de octubre. La ceremonia de hoy estuvo marcada por el Cántico de las Criaturas, que inspiró la Encíclica del Papa sobre el cuidado del hogar común, y por la figura de San Francisco, modelo de la ecología integral y una referencia imprescindible para el Sínodo sobre el Amazonas».

El Cardenal Turkson, nada preocupado por una Iglesia humana que se aparta de su identidad día tras día, perdiendo fieles y almas para seguir al mundo, declaró «Nuestra preocupación por responder a la crisis ecológica debe ser sustentada en el conocimiento y en la sabiduría como lo aconsejó el Papa Francisco: Si se quiere verdaderamente construir una ecología que nos permita reparar todo lo que hemos destruido -se lee en la Encíclica Laudato Sí- entonces ninguna rama de las ciencias y ninguna forma de sabiduría puede ser descuidada, ni siquiera la religiosa con su propio lenguaje».

Para plantar la encina en una atmósfera mixta de sincretismo y paganismo estuvieron el Papa Francisco, los dos nativos y los Cardenales Hummes y Baldisseri: «Un gesto simple y profundo, que simboliza la conversión a la ecología integral, marcado por el acompañamiento musical del Cántico de las Criaturas».

Entonces no sorprende que el Cardenal Turkson sea el redactor del prefacio del libro Breviario del ecologista del fraile menor conventual polaco Zdzisław Józef Kijas, autor entre otros libros de Ecumenismo: respuestas a 101 preguntas (EMP 2008), Antes y después de Asís. Cristianismo, cultura, religiones (editado por M. Borghesi, R. Buttiglione, C. Demezzi, E. Lo Iacono, P. Marini, A. Riccardi, Roma 2012).

En este Breviario del ecologista hay de todo y lo contrario de todo para ofrecer una «obra ecuménica«, «inclusiva», un manifiesto, por lo tanto, de una Iglesia definida como «contemporánea«, desfigurada por el risteling moderno. La primera edición del libro, publicada en Polonia en el 2006, fue recibida muy favorablemente por los activistas comprometidos con el medio ambiente; pero hoy la segunda edición actualizada es recibida con mayor entusiasmo por los partidarios del testimonio de Greta Thunberg y de sus maniobradores.

Desmantelando el paquete publicitario mundial sobre el cambio climático provocado por el hombre en un único y lúcido artículo, el gran científico Antonino Zichichi, escribió: «El pandemonio cultural desencadenado por la joven sueca Greta Thunberg nos lleva a recordar que los tres grandes logros de la Razón son el Lenguaje, la Lógica y la Ciencia. Para resolver un problema, ante todo es necesario hablar sobre él. Eso es lo que hizo Greta con gran éxito. El lenguaje significa expresarse usando palabras, no fórmulas matemáticas. Usando palabras se puede decir todo y lo contrario de todo. Es por eso que hace tres mil años nació la Lógica. Lógica quiere decir producir un modelo matemático: no solo palabras, sino fórmulas. Y, de hecho, se necesitan las Matemáticas para establecer la validez científica de la cual se está hablando. Greta habló sobre el clima para atraer la atención de la opinión pública mundial. Y ha tenido éxito. Pero si no hay lógica, entonces Matemáticas y después Ciencia, es decir la prueba experimental, el clima sigue siendo lo que es: algo de lo que tanto se habla, sin usar el rigor lógico de un modelo matemático y sin haber logrado obtener la prueba experimental que establece el vínculo con la realidad. Greta no debe interrumpir sus estudios, como dijo que quiere hacer, para dedicarse a la batalla ecológica, sino regresar a su escuela y decir que debe aprender la Matemáticas de las ecuaciones diferenciales no lineales acopladas y las pruebas experimentales necesarias para establecer si ese sistema de ecuaciones describe efectivamente los fenómenos relacionados con el clima».

No solo Greta, sino también la Iglesia ha perdido la lógica con sus «fórmulas matemáticas», es decir, sus principios, sus dogmas, sus enseñanzas reales, que no conocen la moda y el tiempo, que no se adaptan a las palabras que siguen pautas relativistas, masónicas, panteístas y globalistas, produciendo errores doctrinales y pastorales. Las fórmulas dogmáticas y catequísticas son aquellas que han permitido a la Iglesia, durante dos mil años, permanecer en el camino de Cristo, son las que le permiten no perder el juicio, como sucede, en cambio, con la Iglesia de Florencia, con una Curia que paga los estudios de teología al imán Hamdan Al Zeqri, un refugiado yemení, guía espiritual musulmán en la prisión de Sollicciano, quien discutirá su tesis de grado el 15 de octubre para convertirse en doctor en Ciencias religiosas, un título que lo habilitará a enseñar religión «católica» en las escuelas. Al Zeqri afirma ser un musulmán con la intención de seguir siéndolo, «pero amo a Jesús, porque el Islam y Cristo están muy cerca

El Islam y Cristo están muy lejos uno del otro, como bien lo sabía San Francisco de Asís, que fue a una misión en tierras musulmanas para convertir a la gente, como lo hizo San Pablo, y para encontrar el martirio, como afirman las Fuentes Franciscanas. También el clero, como Greta, es invitado a volver a la escuela.

LA BICICLETA

por Esteban Fernández

Yo creo que yo debo haber tenido nueve años cuando yo comencé con la pejiguera de que yo quería una bicicleta. Creo que dije “Yo necesito una bicicleta” unas cien veces. Fíjense que dije “necesito” no “yo quiero”, lo cual hoy en día me hace pensar que fue una manipulación a mis padres.

Mi madre decía: “Esteban, el muchacho QUIERE una bicicleta” y yo invariablemente respondía: “¡No, no es que quiera, sino que la necesito!”

Pasaron dos 6 de enero y no recibía nada, y yo redoblaba la matraquilla de la bicicleta. Mi padre me hacía el cuento del niñito que sus padres le dijeron “Pepito, si no dices una sola mala palabra durante la visita que viene esta noche a cenar te regalamos una bicicleta”.

“Durante la comida a Pepito se le escapó un “coño”, sus padres lo miraron seriamente y dijo: ¡Sí, ya sé, se jodió la bicicleta!”. Con eso me querían decir que yo no me había portado lo suficientemente bien para merecer la bicicleta.

Pero, el próximo 6 de enero recibí una bicicleta toda desguabinada, de uso, maltrecha, mohosa. Mi cara a legua reflejaba mi decepción. Hasta sentía mis ojos aguados. Pensé: “¡Qué clase de basura me han traído!”

Pero sólo atiné a decir: “Esto tiene que ser un error, yo vi esa misma bicicleta en el patio de la carnicería de al lado, arrumbada contra unos arbustos” …

El viejo dijo: “Está bien voy a la casa de mi hermano Enrique a ver si te la dejaron allá”. Enrique Fernández Roig era rico y muy tacaño, pero cuando papi lo presionaba soltaba el billete.

Efectivamente, a las dos horas regresa papi y me dijo: “Sí, los Reyes están locos, la dejaron en la casa de mi hermano”.

Corrí, cogí mi bicicleta y ni regresé a mi casa, me fui a recorrer todo el barrio, y hasta me fui a dar una vuelta en el parque. Pasé por el Colegio de las Monjas para que las muchachitas religiosas me vieran en mi precioso y “nuevo de paquete” medio de transporte. ¡Vaya!

De ahí en lo adelante se convirtió en mi fiel compañera, difícilmente que nadie me hubiera visto en Güines sin ella. Era MI ÚNICA PROPIEDAD. La cuidaba, la limpiaba, la engrasaba, la lucia, era preciosa. ¡Era Niagara!

Créanme que al salir de Cuba además de mis seres queridos, mis familiares, mis amigos, y mi perra Yeti, sentí extraordinariamente dejar mi bicicleta.

Le dije a mi hermano: “Carlos Enrique, cuídamela, yo regreso pronto, no la saques mucho para la calle porque no quiero que estos desgraciados   fidelistas se quieran quedar con ella”. Y nunca la olvidé. Nunca jamás.

LA NUEVA ESTRATEGIA DEL FORO DE SAN PABLO

Por, Marcelo Ostria Trigo

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, ha revelado que el plan que se trazó en la reunión del Foro de San Pablo, reunido en Caracas en junio de este año, está en pleno desarrollo. “El plan va perfecto –dijo–, ustedes me entienden. Todas las metas que nos hemos puesto en el Foro de Sao Paulo se han realizado. Esto es producto de la unión de los movimientos sociales revolucionarios de toda América Latina, el Caribe y el mundo. Estamos revitalizados”. Y de ufanaba; “Esa fue la estrategia que trazamos y vamos mejor de lo que pensamos”.

Con otras palabras, Diosdado Cabello, número dos del chavismo, reivindicó e intervencionismo encubierto. Dijo: “Lo que está pasando en Perú, Chile, Ecuador, Argentina, Honduras es apenas la brisita y viene un huracán bolivariano. Nosotros no estamos aislados en el mundo, por el contrario Venezuela cada día está más consolidada”. Se confirmaba que el nuevo plan considera el abandono de la vía electoral, seguida por el populismo hasta ahora. Lo dicho por Cabello, muestra que se insta a emplear la agitación y la violencia, con la participación activa de los llamados “movimientos sociales”.

La vía electoral para consolidar el Socialismo del Siglo XXI en América Latina permitía una acción limitada de corrientes políticas adversas al populismo, las que, finalmente, estarían en condiciones de desplazar a los gobiernos de los miembros del Foro. En Venezuela y Nicaragua, donde hubo contestatarios que participaban en la política, estos llegaron a ser una amenaza para ambas dictaduras. Es posible que esto impulsó la nueva estrategia anunciada por Maduro y Cabello: No más la vía electoral. Quedaba el afán continuista, como el proclamado por el Movimiento al Socialismo (MAS) de Bolivia con la declaración: “No hemos llegado (al poder) como inquilinos, estamos para quedarnos”.

Los retrocesos del neopopulismo en Ecuador y los cambios en el Brasil y la Argentina, mostraron lo difícil que es perpetuarse en el poder manteniendo algunas características democráticas (parlamento y partidos de oposición). Ahora los renuentes absolutos, Cuba y Corea del Norte y, por otro lado, Venezuela y Nicaragua se debaten en una difícil crisis económica.

Las elecciones del 20 de octubre en Bolivia, muestran que el populismo no consiguió mantener el apoyo ciudadano por esta vía para eternizarse en el gobierno. Cualquiera que sea el desenlace de la actual crisis boliviana tras las últimas elecciones, hará surgir la certeza de que el continuismo no funciona en democracia.

El cambio, tarde o temprano llega. Así dice el refrán popular; “No hay deuda que no se pague, ni plazo que no se cumpla”.

POR LOS FRENTES DE IBEROAMÉRICA: ARGENTINA, ALBERTO CON EL GRUPO DE PUEBLA

por Carlos Tórtora –Informador Público

Los primeros pasos de Alberto Fernández como presidente electo permiten confirmar algunas tendencias. Por ejemplo, en lo internacional, el apoyo dado a Evo Morales, que enfrenta serios cuestionamientos por fraude, y la presencia del ex presidente del gobierno español, Luis Rodríguez Zapatero, confirman que la Argentina se va a ubicar en el contexto del recientemente creado Grupo de Puebla.

Se trata de 30 líderes izquierdistas de América Latina y España que en julio se reunieron en Puebla, México, para fundar un movimiento que hiciera contrapeso al llamado Grupo de Lima, el cual había tomado la batuta en la lucha contra la dictadura en Venezuela.

Entre sus miembros se destacan los ex presidentes Lula da Silva y Dilma Rousseff, de Brasil; Fernando Lugo, de Paraguay; Ernesto Samper, de Colombia; Leonel Fernández, de República Dominicana y José Luis Rodríguez Zapatero, de España.

Además, aparecen los dirigentes Carlos y Marco Enríquez Ominami por Chile, junto al ex secretario de la OEA, José Miguel Insulza; Yeidckol Polevsky, representante de Andrés Manuel López Obrador, presidente de México; y Daniel Martínez, candidato a presidente del Frente Amplio de Uruguay.

Aunque en la reunión de Puebla no hubo presencia del chavismo, allí se acordó defender a la revolución bolivariana, condenar la aplicación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) en la OEA y otorgarle el liderazgo al Alberto Fernández, una vez éste asuma la Presidencia. Así las cosas, este último pasaría a ser el líder de una coalición que confrontaría sobre todo con el gobierno brasileño, de ahí que Jair Bolsonaro continúe profundizando sus embestidas contra el nuevo presidente argentino. En consonancia con el Grupo de Puebla, el embajador de China en la Argentina estaría por reunirse con Alberto F para transmitirle un mensaje del presidente chino Xi Jinping.

Ajustando por los cambios

En lo que hace a la estrategia política interna, el resultado final de la elección, con Macri apenas 8 puntos abajo, demuestra que habrá una oposición consistente y que el PRO está lejos de quedar quebrado como fuerza política. Así es que Alberto F da señales de integrar la diversidad del peronismo con la designación de un cuarteto de dirigentes que representan la complejidad del espectro peronista para ocuparse de la transición con el macrismo. Eduardo Wado de Pedro, Vilma Ibarra, Gustavo Beliz y Santiago Cafiero componen un arco político bastante amplio.

La levantada final de Macri con el “Sí se puede” obliga también en cierta medida a Alberto a movilizar el apoyo de los gobernadores justicialistas y éste sería uno de los motivos para la postergación del anuncio de su futuro gabinete: algunos jefes territoriales podrían terminar de ministros o secretarios. El otro motivo para dilatar los anuncios es que 40 días son demasiados y el desgaste podría complicarles las cosas a los que sean elegidos.

Los números finales de la elección también habrían entusiasmado a Sergio Massa ya que, según él interpretaría, sin su incorporación al Frente de Todos, éste habría quedado en paridad de fuerzas con Juntos por el Cambio. De ahí que ahora suene cada vez más fuerte que Malena Galmarini ocupará un ministerio.

UNA ACLARACIÓN A NUESTROS LECTORES Y UN MEA CULPA

Ayer sábado en la mañana publicamos en la columna de la derecha, dedicada a TVMambisa, el video de una entrevista hecha al Dr. Inoel Felipe (izquierda en la foto de arriba), autor del libro de reciente aparición “Escambray, la muerte de la esperanza” y al más importante  de los Comandantes sobrevivientes de la guerrilla del Escambray, José  Tomás Zayas Montejo “Machito” (a la derecha de la foto). El video también fue transmitido y posteado en TVMambisa.
En el video, los dos primeros minutos, estaban sin sonido; y en nuestro afán de perfección, intentamos  cortar esos dos minutos…e inadvertidamente, cometimos el error,  que en lugar de cortar los dos minutos que queríamos, cortamos todo el resto y dejamos los dos minutos silenciosos.

Como es natural, ese error nos obligó a quitar el video de ambos sitios. Rogamos a nuestros lectores y muy en especial a nuestros dos distinguidos invitados, que nos perdonen y les prometemos para muy pronto, una nueva y más interesante entrevista con estos dos patriotas que forman parte destacadísima de la historia de  lucha de nuestro pueblo por su libertad.

YA ESTÁ A LA VENTA EL LIBRO “ESCAMBRAY, LA MUERTE DE LA ESPERANZA” QUE NARRA LA VERDADERA HISTORIA DE LA LUCHA GUERRILLERA CONTRA LA TIRANÍA CASTRISTA, EN EL CENTRO DE CUBA

Si desea adquirirlo, por favor, llamar a su autor, el Dr. Inoel Felipe Rodríguez al  786-715-4107.

Anuncio no pagado, cortesía de Nuevo Acción

LA COSA ESTÁ DE LA CHINGADA EN MÉXICO: ¿ESPÍAS ISRAELÍES Y TREGUAS “APOSTÓLICAS”?

Por Jorge Santa Cruz – Sin Compromisos.

La tarde del miércoles 24 de julio de 2019 fueron asesinados dos delincuentes israelíes en la Plaza Artz Pedregal de la Ciudad de México.

Se supo que uno de ellos, Benjamín Yeshurun Sutchi, había servido, alguna vez, a la agencia de inteligencia de Israel, el Mossad.

El Mossad apareció otra vez en la escena mexicana el 11 de octubre de 2019, gracias a una filtración difundida por el periódico neoyorquino The Wall Street Journal. (1)

Ese diario reveló que la empresa Black Cube, conformada por ex agentes del Mossad, espiaba a funcionarios y ex funcionarios de Petróleos Mexicano.

¿Espías en Santa Fe?

Doce días después de la filtración del Journal, el 23 de octubre, el periódico mexicano Reforma publicó que un centro de inteligencia privado espiaba a más de 300 prominentes figuras de la política y la economía mexicana, desde la exclusiva zona de Santa Fe.

El Reforma mencionó a dos ex funcionarios vinculados al ex presidente Enrique Peña Nieto como responsables de esa red de espionaje: Alberto Bazbaz y Alfredo Castillo Cervantes. (2)

Los dos ex funcionarios negaron ser espías. Se sabe, sin embargo, que Bazbaz está conectado con el poderoso aparato económico sionista que opera en México.

También es público que Castillo Cervantes tiene relación con Walter Meade, quien hizo negocios con José Susumo Azano Matzura, empresario jalisciense de origen japonés. (Walter Meade es primo del ex candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade).

Azano Matzura fue uno de los proveedores consentidos durante el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012). En ese período, le vendió equipos de espionaje y seguridad a la Secretaría de la Defensa Nacional por más de 5 mil millones de pesos. (3)

Un «apóstol» experto en espionaje

Aunque resulte cierto que ni Bazbaz ni Castillo Cervantes llevan a cabo labores de espionaje, la operación en México de agentes vinculados a Israel es preocupante. Y más, cuando uno se entera de que el subsecretario de Gobernación, Ricardo Saucedo Peralta, trabajó para una empresa de inteligencia española-israelí.

Peralta Saucedo es el responsable del área de seguridad del Estado mexicano. Hasta ese nivel han llegado las conexiones de los servicios de inteligencia israelí.

Por lo demás, Ricardo Saucedo, quien se reconoce cristiano, se define como un «apóstol» de la Cuarta Transformación.

Tal expresión confirma que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está apoyado por la corriente evangélico-sionista, a pesar de que también tiene el respaldo del globalismo promovido por la familia Rothschild y el especulador George Soros.

Saucedo Peralta declaró hace poco al programa de televisión Tragaluz que conoce muy bien al país, que sabe cómo se mueve la delincuencia y cómo enfrentarla. (4)

Cabe decir que a pesar de su conocimiento, ocurrió la tragedia de Culiacán, el pasado 17 de octubre.

Espías y conflictos

En este punto, hacemos una pausa. Recordemos que el ex agente del Mossad, Benjamín Yeshurun Sutchi, y su acompañante, Azulay Alon, fueron asesinados en la Plaza Artz Pedregal —hasta donde se sabe— por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Ha trascendido que intentaron robar o estafar a esta organización criminal. (5)

Fue público y notorio que la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, entregada al globalismo patrocinado por los banqueros Rothschild y el especulador Soros, intentó minimizar el hecho diciendo que se había debido a un asunto pasional.

La versión de Sheinbaum fue inmediatamente desautorizada por el gobierno israelí, a cargo del primer ministro Benjamín Netanyahu, el cual calificó a Aloy y a Sutchi como «criminales». (6)

En suma, los gobiernos de México y de Israel actuaron en concordancia al exhibir al Cártel Jalisco Nueva Generación como responsable de los asesinatos de Sutchi y Aloy. Esto ha tenido repercusiones muy graves.

¿Una tregua «apostólica» al Cártel de Sinaloa?

El periodista mexicano Jorge Fernández Menéndez planteó el martes 15 de octubre —dos días antes de la batalla en la ciudad de Culiacán— que la creciente violencia exhibida por el Cártel Jalisco Nueva Generación podría deberse a que, desde desde su percepción, el gobierno de López Obrador estaría favoreciendo a la organización criminal del Chapo Guzmán.

Ese 15 de octubre, Fernández Menéndez escribió lo siguiente:

Otra hipótesis, […] es que en ese grupo sientan o perciban que existe un trato diferenciado respecto a otras organizaciones criminales en el país. Que los abrazos, digamos, sean para unos y los balazos para otros. Como decíamos ayer, en los hechos violentos que se dieron en los procesos internos de Morena en Jalisco, Durango, Veracruz y Chihuahua no pasó desapercibido otro factor: son casi todos los estados donde el narcotráfico tiene una fuerte presencia.

La presencia del presidente López Obrador durante esos días en el Triángulo Dorado y en Badiraguato, territorio por antonomasia del Cártel del Pacífico, implementado sin resistencias en esa región del programa Sembrando Vidas, puede dar a entender que existen señales hacia el Cártel del Pacífico en detrimento de sus rivales del Cártel Jalisco Nueva Generación y sus aliados. Casualmente, los desmanes y actos de violencia se han dado en lugares donde el CJNG tiene mayor presencia y capacidad del operación. Los enfrentamientos en distintas zonas entre grupos criminales, por ejemplo en Sonora, Michoacán y Guerrero, podrían tener también esa lógica. (7)

Lo ocurrido en Culiacán pareciera dar la razón a Fernández Menéndez, pues las fuerzas federales no sólo habrían liberado a Ovidio Guzmán López, sino, también, a Iván Archivaldo Guzmán.

Los dos, son hijos de Joaquín El Chapo Guzmán Loera, capo del Cártel de Sinaloa, sentenciado a cadena perpetua en Estados Unidos por narcotráfico.

La versión la dio otro periódico norteamericano, el New York Times, un día después de la refriega que cimbró a la capital sinaloense. (8)

Pregunta final

¿Será que los apóstoles de la 4T pactaron con las huestes criminales del Chapo para poder hacer frente al Cártel Jalisco Nueva Generación? Los discursos oficiales lo negarán. Habrá qué esperar a ver qué dicen los hechos…

Referencias electrónicas

  1. Robbie Whelan. “Secret Recordings Describe Extensive Bribery at Mexico’s Pemex”. The Wall Street Journal. Consultado en https://www.wsj.com/articles/secret-recordings-describe-extensive-bribery-at-mexicos-pemex-11570804717
  2. Cfr. Redacción Aristegui Noticias. “Revelan presunto espionaje por parte de peñistas a personajes de la 4T”. Aristegui Noticias. Consultado en https://aristeguinoticias.com/2310/mexico/revelan-presunto-espionaje-por-parte-de-penistas-a-personajes-de-la-4t/
  3. Redacción El Universal. “Proveedor de la SEDENA, intermediario multiusos”. El Universal. Consultado en https://archivo.eluniversal.com.mx/primera/39919.html
  4. Fernando del Collado. “No hemos perdido la guerra contra la delincuencia: Ricardo Peralta Saucedo”. Milenio. Consultado en https://www.milenio.com/politica/perdido-guerra-delincuencia-ricardo-peralta-saucedo
  5. David Fuentes y Salvador Corona. “Asesinato de israelíes en Artz ‘por traición al Cártel Jalisco’”. El Universal. Consultado en https://www.eluniversal.com.mx/metropoli/cdmx/asesinato-de-israelies-en-artz-por-traicion-cartel-jalisco
  6. Jorge Santa Cruz . “Fractura criminal del Mossad en México: Sheinbaum contra Netanyahu”. Sin Compromisos. Consultado en https://periodismosincompromisos.wordpress.com/2019/07/27/fractura-criminal-del-mossad-en-mexico-sheinbaum-contra-netanyahu/
  7. Jorge Fernández Menéndez. “El ataque más feroz del CJNG”. Excélsior. Consultado en https://www.excelsior.com.mx/opinion/jorge-fernandez-menendez/el-ataque-mas-feroz-del-cjng/1341885
  8. Azam Ahmed. “The Stunning Escape of El Chapo’s Son: It’s Like ‘a Bad Netflix Show’”. The New York Times. Consultado en https://www.nytimes.com/2019/10/18/world/americas/mexico-cartel-chapo-son-guzman.html
WordPress theme: Kippis 1.15