AMORES QUE MATAN: LA VERDADERA HISTORIA, LA RUPTURA DE LA RELACIÓN HOMOSEXUAL ENTRE IÑIGO ERREJÓN Y “LA GILDA” (PABLO IGLESIAS)

 Pablo Iglesias e Iñigo Errejón en sus escaños.

Fuente: Alerta Digital

Cuando Pablo Iglesias cesó a Sergio Pascual como secretario de Organización, no lo hizo por discrepancias con su gestión como número tres del partido morado, sino por ser uno de los más estrechos colaboradores de Iñigo Errejón. Detrás de la enmarañada división interna que vive Podemos se encuentra “una cuestión de cuernos”, revela una persona afín al portavoz de la formación. En este caso, “una cuestión de cuernos” encuadernada con los colores del arco iris. Pablo Iglesias e Iñigo Errejón han mantenido mucho más que una estrecha amistad durante años. Iglesias, al que algunos llaman “La Gilda” en la intimidad, no ha podido soportar el retorno al armario de su portavoz, atraído por los efluvios amatorios derramados pacientemente durante meses por la portavoz del partido en el Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre.

“Fueron pareja de hecho durante años. Era algo que el círculo más íntimo de ambos conocía”, detalló al programa “Sálveme de Mugre” alguien de la dirección del partido. Pese a no ser emitida, la entrevista ha trascendido en las últimas horas.

Según se cuenta en la misma, el último encuentro furtivo entre Iglesias y Errejón se produjo en un discreto hotel de Somosierra a finales de octubre. Allí, el todavía número dos de la formación morada finiquitó la relación de años de una forma abrupta. Errejón, callado y servicial hasta entonces, se vio obligado a tomar esta decisión debido, entre otras muchas razones, a los continuos retozos de Iglesias con Pablo Echenique, que tuvieron su declaración formal de amor durante un encuentro en Zaragoza que ni el mismo marqués de Sade hubiera podido describir sin conturbarse: “chúpame la minga Dominga, que tiene sustancia”.

Y es que Iglesias ya despuntaba durante su etapa en el instituto como uno de los cabecillas del bujarronismo como movimiento transgresor de la moral heteropatriarcal. Cuentan que su poder de persuasión y su ejercicio de la autoridad eran tan grandes que llegó a anular la autoridad de muchos de sus compañeros con la misma pasmosidad con la que Xavier Domenech, otro que tal, aceptó su irreverente beso en el hemiciclo del Congreso. Consta sin embargo de aquella época adolescente un sonoro fracaso: sus insinuaciones a un estudiante franquista de Toledo le costaron un par de bofetadas. Decidió entonces soltarse la melena y jurar odio eterno a las ideas del compañero “facha” que no sucumbió a sus encantos.

Pablo Echenique y Pablo Iglesias.

Aunque Pablo Iglesias se niega a poner en disputa su poltrona, la lucha cainita entre pablistas y errejonistas tiene una motivación distinta de la simple lucha por el poder. Errejón, hasta ayer hombre fiel a la causa mesiánica de “La Gilda”, ha decidido poner fin a la relación que ambos iniciaron el 14 de marzo de 2004. Vinculados a familias progres que prosperaron, y de qué forma, a la sombra del odioso franquismo, se conocieron en una reunión a favor del traslado de los presos de ETA a cárceles vascas. Errejón quedó deslumbrado con la cheposa y destartalada figura de Iglesias, con su inflamada y hueca oratoria. Tanto que siete meses más tarde ya disponían de un modesto piso en Carabanchel para sus encuentros más íntimos… suponemos que de cara al objetivo de cambiarle al país su rostro acompasado por otro más ‘heavy’. O más ‘perrofláutico’, según se mire. Aunque la relación supuso un freno a las antiguas frivolidades de Iglesias, comenzó a pergeñarse el proyecto que terminaría saldándose con innegable éxito en las elecciones europeas de 2014.

El talante autoritario y providencialista del nuevo líder le llevó a considerar el asunto de la “primera dama” como un problema mayor. Vale que los españoles se acostumbrarían a su frondosa y grasienta coleta presidiendo los consejos de ministros, pero… ¿aceptarían los mandatarios extranjeros una “primera dama” con nombre de pelotari y cara de empollón? Y no sólo eso: desde Irán amenazaron a Pablo Iglesias con hacerle probar los eficacísimos métodos de persuasión que allí se utilizan en forma de grúa. Fuera o no cierto, la química se desvaneció y Errejón llegó a la conclusión de que el papel de “la otra” no le serviría para su proyección política y social. La despechada Rita Maestre se ofreció entonces para ser su bastión frente a “La Gilda”. Por si fuera poco, el sonido envolvente de los indignados apenas restalla ya salvo en la imaginación calenturienta de Juan Carlos Monedero.

El resto de la historia ustedes ya la conocen. Compuesto y sin novio, Iglesias ha empezado a tejer una alianza estratégica con los anticapitalistas, cercanos a Pablo Echenique, su nueva ‘partenaire’. Una alianza que ahora precisa para mantenerse al frente del partido.

El apasionado beso de Iglesias y Domènech

El político aragonés está siendo fuertemente criticado por los afines a Errejón por su participación en la campaña en redes sociales contra el secretario político, por justificarla posteriormente como «un toque de atención» pero también por entender que utilizó la estructura de su secretaría (sede central y cuenta de Twitter) en beneficio de su candidatura en la consulta a las bases.

Ayer, Rita Maestre valoró la campaña que los afines a Iglesias lanzaron contra Errejón como «un error», y apunto directamente a Echenique: «Creo que es impropio de un secretario de organización participar tan explícitamente en una campaña».

En privado los afines al secretario político valoran la campaña como un acto «infame» y atestiguan que «con su posición completamente de parte» Echenique «está destrozando su imagen a pasos agigantados». Pero además de Maestre y los comentarios de puertas adentro otros han alzado la voz. Ante la justificación de Echenique, en la que aseguró que las personas cercanas a Errejón «no hacen bien al proyecto y dividen a Podemos», Eduardo Fernández Rubiño, diputado en la Asamblea de Madrid, afeaba sus palabras: “En una organización democrática no caben los toques de atención para frenar la popularidad interna ni los disensos”. Más cruda era Eva Muñoz, miembro del Consejo Ciudadano, que escribía así al secretario de Organización: “Has sido una enorme decepción compañero. Tu credibilidad es nula. Deberías reflexionar sobre cómo has quemado tu imagen en tan poco”.

Una consulta a las bases que dejó un resultado muy igualado entre los dos sectores, el cese de José Manuel López como portavoz en la Asamblea que provocó la contestación errejonista y la campaña contra él en pleno día de Nochebuena presentan a un Podemos dividido, en el que todo se lee en la clave «o con Pablo o con Íñigo». Pocos escapan a esa reducción que lleva al partido a un momento refundacional con menos de tres años de vida.

Y es que hay cuestiones que, como la ‘jodienda’, ni siquiera en Podemos tienen remedio.

2 comentario sobre “AMORES QUE MATAN: LA VERDADERA HISTORIA, LA RUPTURA DE LA RELACIÓN HOMOSEXUAL ENTRE IÑIGO ERREJÓN Y “LA GILDA” (PABLO IGLESIAS)

  1. ESTOS MARICONES AL INFIERNOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

  2. A MI NO ME ASOMBRA. YO HABIA VISTO EN UN CANAL HISPANO EL BESUQUEO DE LA PABLITA CON OTRO GAY.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15