BRICS:ALIANZA DE DEMAGOGOS Y CORRUPTOS-PRIMERA PARTE. The Wall Street Journal ha publicado artículos acerca de la caída del 20% de los suministros de petróleo a Europa y del aumento récord en las ventas de “oro negro” a China. Mientras tanto, la producción de petróleo en Rusia está creciendo muy lentamente. Esto sugiere que Rusia está tratando en silencio de “chantajear” a Europa

JERARCASIMPULSORESDELBRICSKITTYSANDERSPor Kitty Sanders- Periodismo sin fronteras

Con respecto a las perspectivas del bloque BRICS, debemos tener en cuenta algunos puntos clave que caracterizan a esta singular formación:

Entre los países miembros del BRICS no hay casi nada en común excepto el hecho de que son países en desarrollo que muestran un crecimiento económico bastante rápido, mientras que sus características culturales, históricas, geográficas y raciales son totalmente diversas.

Las causas políticas de la aparición del bloque BRICS son el resentimiento contra Occidente y el deseo de dominación irrestricta. Dominación ésta, que es querida tanto por Rusia (superpotencia del pasado) como por China que está creciendo rápidamente. En ambos casos se puede ver claramente un propósito revanchista: Rusia quiere “vengarse” de la derrota del Proyecto “Unión Soviética”, China no quiere seguir sosteniendo su papel de “taller mundial”. Los otros tres participantes del BRICS (Brasil, India y Sudáfrica) no se proponen ser una superpotencia imperial, pero sí buscan la dominación en sus regiones, y el reconocimiento internacional.

Actualmente en el BRICS no hay un poder máximo, y se pueden observar las fuertes contradicciones internas asociadas con la jerarquía del poder y la completa falta de un marco adecuado para la unión. Inicialmente Rusia quiso dominar el bloque. La dirigencia rusa ve a su país únicamente como “un polo absoluto contra la influencia occidental”, como lo fue en la época soviética. Cualquiera de las dictaduras corruptas, cleptocráticas y “antioccidentales” (como los seguidores de la ideología de “Juche”, los regímenes de Idi Amin, Mengistu Haile Mariam, Castro, los sandinistas, etc.) todos ellos fueron parte del arco del “Gran Hermano” rojo, que les suministraba armas, dinero y todo tipo de apoyo. En términos generales se puede decir que la URSS era temida. Era un centro de atracción para todas las fuerzas anti-estadounidenses, su influencia se extendió a Asia, África y América Latina. A la dirigencia rusa le gustaría volver a los viejos tiempos, y eso es demostrado claramente en sus ambiciones imperiales como la anexión de Crimea.

CHINAYRUSIAChina y Rusia, potencias emergentes

Sin embargo hoy en día China está a la cabeza de bloque. Y Putin está tratando de aliarse con ella para presionar a los Estados Unidos y Europa. China trata de desplazar a Rusia de las regiones tradicionales de influencia soviética en África y América Latina. Rusia no puede enfrentarse a China ni por el lado de la población, ni por el económico. La población de Rusia es de 146 millones de personas. La población de China es de mil cuatrocientos millones de personas, es decir diez veces mayor. Económicamente, Rusia produce menos del 8% del PBI total del BRICS. En este indicador China e India han aventajado a Rusia y, en vista de la caída de la economía rusa, Brasil también va a aventajar a Rusia (sin embargo, Rusia, durante mucho tiempo seguramente, va a mantenerse delante de Brasil en el campo de la alta tecnología, especialmente la militar y la espacial). En una posición similar a la de Rusia están los otros miembros del BRICS: su papel en la economía del bloque es considerablemente inferior al de China. En lo que tiene que ver con la profundización de la cooperación y de los beneficios económicos en el BRICS, China, por sí sola, simplemente va a oprimir a las economías más débiles, “inundar” sus mercados con productos baratos, destruir su industria y convertir a los miembros del BRICS en vasallos económicamente dependientes de ella.

Por supuesto, esto sólo es cierto si los miembros del BRICS hacen efectiva una integración real en lugar de sólo declamar “enfáticamente” consignas que simulan impulsar a los participantes de este bloque a integrarse. Las cifras aún muestran que los miembros del BRICS realizan muchas más ventas a otros países que a los socios del bloque. Por ejemplo, sólo el comercio entre China y Corea del Sur en el año fue de 300.000 millones de dólares, igual cifra que la de todos los países del BRICS entre ellos mismos. Durante 2014 el volumen del comercio entre Rusia, la UE y los Estados Unidos fue de US$ 430.000 millones, y entre Rusia y el BRICS solamente de US$ $ 111.000 millones. (Nota: el volumen del comercio del BRICS sólo con China fue de alrededor de US$ 90.000 millones.) China constituye el 11% del comercio exterior de Rusia, y Rusia significa sólo el 2% de la facturación por comercio exterior de China.

Además está la cuestión de la cooperación económica. ¿Qué pueden ofrecerse mutuamente Brasil, India, Sudáfrica y sobre todo China y Rusia? Sus economías son poco diversificadas, viven principalmente de la exportación de materias primas, energía, alimentos, ropa y venta al por menor. Las ciencias y la tecnología militar están más o menos desarrolladas sólo en China y Rusia, los otros miembros de los BRICS se sitúan completamente por detrás de los países desarrollados en este sentido. La mayoría de los productos que podrían ofrecer Sudáfrica o Brasil a Rusia y China, son productos con un bajo grado de procesamiento: carne, maíz, soja y café. Sólo China y Rusia pueden proporcionar productos de alta tecnología en mercado del BRICS (con China a la cabeza). Desde ya, los productos brasileños pueden ser demandados, pero son fundamentalmente sustituibles. Si Rusia decide alcanzar la autosuficiencia en carne o granos lo puede hacer, aunque con gran dificultad. Pero es imposible para Brasil llegar al nivel tecnológico de Rusia (por lo menos en los próximos 50 años).

Muchas de las consignas de cooperación han sido sólo eso, consignas. Por ejemplo, desde 1997, Rusia y Brasil iban a establecer “una asociación estratégica completa” en los ámbitos militares e industriales. En la década de 2000, los gobiernos de Lula y Putin llevaron esta retórica a un nuevo nivel. La prensa constantemente hacía referencia al tema de la “hermandad y cooperación entre Rusia y Brasil”. En la práctica, el resultado fue completamente diferente. En el ámbito militar Francia “interceptó” a Brasil. Y Francia, que no tiene ninguna relación con el BRICS, tuvo una espectacular expansión en el mercado brasileño durante el período 2005-2008. En el ámbito de los productos básicos y la facturación industrial India y China superaron a Rusia. Rusia ignoró a Brasil en la cooperación militar, sin embargo, trabajó estrechamente en la relación militar con la India.

Quizás una de las razones de este comportamiento radica en el hecho de que Rusia y Brasil son serios contendientes en el sector energético. Las relaciones ruso-brasileñas son una enorme “bomba de tiempo”. Esta bomba de tiempo está dada por el enfoque diferente de los dos países en lo que hace al sector de la energía. La dirigencia rusa es muy vengativa y muy proclive a reprimir agresivamente a los que la contradicen. Rusia es un país dominante en recursos de petróleo y gas (la proporción de los ingresos directos de los recursos minerales en el presupuesto federal es de más del 50%). Para Rusia es de vital importancia el mantenimiento y el aumento del consumo de petróleo y gas. Brasil es también uno de los más grandes “cabilderos” (grupos de presión) en el mundo de los biocombustibles y la energía solar. Brasil se ha convertido en uno de los primeros países que tratan de acabar con “el mundo petróleo”. Desde los años 70 ha incrementado constantemente la producción de combustible de etanol, se ha convertido en su mayor productor, consumidor y exportador.

Los biocombustibles brasileños son de alta calidad, son comprados en los EE.UU., la Unión Europea y América Latina. La estrategia de la política de combustibles de Brasil consiste en el progresivo aumento de la producción de etanol y la práctica del cabildeo (lobby) en lo que tiene que ver con las energías alternativas en el mercado mundial. Este es un desafío directo contra Rusia, que, por supuesto, no pierde oportunidad en “acallar” a Brasil toda vez que le sea posible. Sin embargo, Rusia se ha ocupado recientemente de imponer activamente la venta de su petróleo y gas a China. The Wall Street Journal ha publicado artículos acerca de la caída del 20% de los suministros de petróleo a Europa y del aumento récord en las ventas de “oro negro” a China. Mientras tanto, la producción de petróleo en Rusia está creciendo muy lentamente. Esto sugiere que Rusia está tratando en silencio de “chantajear” a Europa con la amenaza de una reducción mayor en los suministros de petróleo. Los analistas predicen que dentro de cinco años, Arabia Saudita -que es el principal proveedor de petróleo de China- va a perder este mercado, porque Rusia, resentida con los países occidentales, está virando cada vez más hacia el este. En última instancia, la economía Rusa basada en los recursos va a conectarse estrechamente con China, y la propia Rusia tratará de “ahogar” Brasil y sus seductores programas de biocombustibles e intimidar a la Unión Europea con la amenaza de una fatal escasez de petróleo.(Continuará)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15