BRICS:ALIANZA DE DEMAGOGOS Y CORRUPTOS-SEGUNDA PARTE Y FINAL. The Wall Street Journal ha publicado artículos acerca de la caída del 20% de los suministros de petróleo a Europa y del aumento récord en las ventas de “oro negro” a China. Mientras tanto, la producción de petróleo en Rusia está creciendo muy lentamente. Esto sugiere que Rusia está tratando en silencio de “chantajear” a Europa

CASTROYLARO-- USEFFDilma Rouseff y Fidel Castro, el padrino del terrorismo en América Latina

KITTYSANDERSPor Kitty Sanders- Periodismo sin fronteras

Evidentemente Brasil está tratando de poner en práctica su tradicional estrategia geopolítica de dominación total del espacio latinoamericano, y para ello planea usar el poder del BRICS en su beneficio. En pocas palabras, Brasil quiere convertirse en el líder de la región, apoyándose en los hombros de sus gigantes socios. Sin embargo, tengo que admitir una cosa simple: ni China ni Rusia van a ayudar a Brasil; el único objetivo de Rusia y China es el control del mercado latinoamericano, y van a hacer lo que sea necesario con el fin de conseguir ese objetivo. Por otra parte, históricamente, estos países ya han hecho su expansión económica y política en América Latina. Este final no aparenta ser para nada bueno. En primer lugar, debilitaron las economías de América Latina haciéndolas dependientes de ellas (Rusia y China), y privándolas de su soberanía. Una expansión seria de China simplemente destruiría la economía de Brasil.

En segundo lugar no debemos olvidar que estos dos estados siempre están creando, en los territorios de sus distantes y poco confiables aliados, zonas de inestabilidad, toda clase de movimientos “revolucionarios” populistas y radicalizados, y centros separatistas a través de los cuales chantajean y controlan a sus socios. No es necesario recordar los sandinistas y Sendero Luminoso, así como otras estructuras financiadas y provistas de armamento por China y Rusia. Hoy en día la estrategia no ha cambiado, Georgia y Ucrania hicieron cosas en contra de Rusia, y Rusia inmediatamente separó parte de los territorios de ambos países, lo que se convirtieron así en estados títere o en enclaves terroristas. Me refiero a Abjasia, Osetia del Sur, al igual que la República Popular de Donetsk y la República Popular de Lugansk en el este de Ucrania.

Otros problemas globales son la falta de libertad económica en el BRICS, la falta de mecanismos transparentes del mercado y la corrupción total. La clasificación del Índice Mundial de Libertad Económica pone a Sudáfrica en el 72° lugar (un país con una economía bajo libertad condicional), Brasil en el 118° lugar, la India en el 128° lugar, China en el 139° lugar y finalmente Rusia – en el 143º lugar. De estos países, sólo Sudáfrica ofrece al menos algunas oportunidades de negocio adecuadas. Lo mismo se aplica a la corrupción. De todos los países del BRICS únicamente Brasil y Sudáfrica son considerados “muy corruptos”, los otros tres son aún peores. ¿Podría haber una sociedad entre estos países bajo tales condiciones? Claro que no. El comercio internacional requiere un sistema desarrollado y un sistema bancario integrado, operaciones transparentes y el cumplimiento de las reglas del mercado. Las economías cerradas y corruptas no pueden funcionar plenamente, carecen de las instituciones necesarias para funcionar, tienen una mala reputación y no son confiables.

Hoy en día se habla mucho sobre Banco de Desarrollo del BRICS, que supuestamente será el “colchón de seguridad” para los países miembros del bloque y se centrará en proyectos de infraestructura. El Banco de Desarrollo es incluso llamado “competidor del Banco Mundial”. Pero el capital del Banco es sólo de 100.000 millones de dólares, de los cuales 41.000 millones son de China. Sólo tiene cinco fundadores. Es un banco mal integrado, cuyos miembros participan con porcentajes radicalmente diferentes. Para China, esto es sólo otra manera de “plantar” su gancho en las economías más débiles (cuatro países en desarrollo en diferentes continentes que le ofrecen “salidas” a China en dichas regiones). El Banco de Desarrollo de China jugará precisamente un papel decisivo.

Con el tiempo, si el proyecto no se murió, Rusia competirá con el Banco de Desarrollo del BRICS. Pero en vista de las sanciones impuestas contra Rusia, es probable que Rusia pierda, dejándolo en manos de los chinos. Igualmente, el Banco de Desarrollo del BRICS sigue siendo un proyecto de menor importancia, sólo diseñado para “atar” a China a sus socios del BRICS, y nada más. Refirma esta opinión el hecho de que China participa más activamente en la creación del Banco Asiático de inversiones en infraestructura, cuyo capital registrado es también de US$ 100.000 millones, de los cuales US$ 26.000 millones pertenecen a China. El Banco Asiático tiene 57 países fundadores, es mucho más independiente e integrado y se ve como una herramienta sólida con la que China tratará de llevar a cabo negocios con sus verdaderos socios. El Banco de Desarrollo del BRICS aparece como un proyecto menor a través del cual China se propone ponerle una correa a sus colonias personales.

PROTESTASDECIUDADANOSENCHINAEl gobierno chino se doblega cada día más a las protestas de los ciudadanos

Uno puede ver la división del bloque BRICS en dos: el primer bloque está compuesto por “Rusia y China” y el segundo por “India, Brasil y Sudáfrica”. Rusia y China pelean por el dominio del primer bloque, ya que son países mucho más desarrollados que los del segundo. Al final, el “primer bloque” dominará al “segundo”, y dentro de la unidad comenzarán las disputas por el liderazgo del mercado. Es decir que no puede haber relaciones de igualdad, por lo que es imposible que existan relaciones económicas equitativas de cualquier tipo dentro del BRICS. Una guerra de corrupción llevará eventualmente a la destrucción de las economías de Brasil y Sudáfrica, y a la dominación de China.

También existen grandes diferencias culturales. Los países del BRICS son muy diferentes desde el punto de vista de sus estructuras sociales. La tolerancia a las opiniones de otras personas es una característica única de Brasil. En Rusia se practica la destrucción física de la oposición (por ejemplo, Boris Nemtsov, un prominente líder de la oposición, fue asesinado hace poco), la comunidad LGBT es sometida a una persecución masiva, y la gente es constantemente golpeada por la policía y encarcelada por hablar en contra del gobierno. En China Facebook está prohibido, Wikipedia está medio bloqueado, está prohibido salir libremente del país, como también está prohibida la libre circulación de capitales. La India aún conserva la influencia del sistema de castas, el país está de hecho dividido en muchos distritos con vínculos débiles, que ruedan sobre el crimen.

Los problemas de criminalidad son comunes en Sudáfrica, y especialmente en Brasil, donde recientemente el crimen ha conseguido finalmente salirse de control a pesar de los esfuerzos de los gobiernos de izquierda de Lula da Silva y Dilma Rousseff. En la India, China y Rusia, el racismo y el nacionalismo extremo son la norma. Las personas de piel oscura en Rusia son de “segunda clase”. China definitivamente también sostiene una sociedad mono-racial e incluso en el extranjero los chinos no tienen prisa para asimilarse, creando barrios chinos. En Rusia, China y la India se ríen abiertamente de las ideas de igualdad y tolerancia. No existe el intercambio cultural, que debe existir entre verdaderos socios. En los Estados Unidos, por ejemplo, a pesar de las quejas por su política exterior, la comunidad latina es tomada en cuenta como socia. En los Estados Unidos la diáspora crece constantemente, los latinos están representados en el gobierno, en los medios y en los negocios.

A muchos norteamericanos se les enseña español. ¿Hay algo en común entre Rusia y China? No. ¿Y qué podemos decir sobre China, Sudáfrica, Rusia y Brasil? En los dos países del “primer bloque” generalmente ni siquiera saben qué idiomas se hablan en los estados que desempeñan el papel de “socios menores en el BRICS”. No habrá ningún intercambio cultural real. Olvídese del internacionalismo y la multipolaridad que tanto pregonan. La idea del BRICS es una reacción agresiva del mundo más arcaico y tradicionalista, ofendido por occidente, y de sentimientos completamente revanchistas.

Esto quiere decir que no existen perspectivas para el bloque como una unión política y económica. Esta es la estructura neo-colonial en la que gobierna los dos países (Rusia y China) con una pretensión de liderazgo mundial. Ambos países tienen el modelo de control autoritario, corrupto y muy represivo. Con el BRICS quieren aumentar su influencia y necesariamente entrarán en conflicto entre sí, como ya sucedió entre la Unión Soviética y China. Los otros países son considerados “masa adicional”, con la que Rusia y China fortalecerán su influencia en las “zonas remotas”, y los mercados para los productos rusos y chinos. Si esta unidad llegara a hacerse más fuerte, el mundo estaría a la espera de la segunda parte de la Guerra Fría. Aunque no creo que consigan una unidad porque son países demasiado diferentes, al igual que los intereses que los mueven a subyugar a las “nuevas colonias”.

Las autoridades argentinas, que han llevado la economía de su país a un estado totalmente desquiciado, recientemente han estado hablando de la posibilidad de unirse al BRICS. Este tema ha sido difundido en los medios de comunicación rusos. Los argentinos deben entender que su economía ya es muy débil, y que si Rusia enfrenta una crisis, la crisis económica rusa se chupará a la economía argentina. Las industrias del país se derrumbarán bajo la presión de los productos chinos, y los argentinos tendrán que olvidarse de las libertades civiles porque Rusia y China son regímenes autoritarios en los que es imposible criticar al gobierno, en los que por protestar la gente es masivamente encarcelada, y en los que los LGBT y las minorías raciales son considerados ciudadanos de segunda clase.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15