COLOMBIA: ESCALOFRIANTES RELATOS. PABLO CATATUMBO ASESINÓ A LOS NIÑOS RECLUTADOS-PRIMERA PARTE. Muchas de estas violaciones y fusilamientos de menores, sucedieron durante el gobierno de Juan Manuel Santos, en plenos diálogos de paz, y Santos lo sabe. ‘Pablo Catatumbo’ y Santrich son pedófilos y asesinos

Wilson Poloche, alias ‘Teófilo´’, alias ‘carraspera’, pedófilo, violador y asesino de FARC que quiere ser alcalde de Planadas.

Por Ricardo Puentes Melo- Periodismo sin fronteras

Wendy nació hace pocos años. A pesar de los sufrimientos y espantosas tragedias que ha pasado, que sus ojos no logran ocultar, su rostro aún conserva la tersura de la recién abandonada adolescencia.

Recuerda su truncada infancia en el sur del Tolima. Se estremece de miedo cuando se le vienen a la cabeza las imágenes de su secuestro. Contaba doce años de edad cuando las FARC llegaron hasta el ranchito donde vivía con sus padres y le dijeron que tenía que irse con ellos. Sus padres no opusieron ninguna resistencia porque en esa región desde hacía muchos años los terroristas gobernaban a su antojo, eran los amos y señores de los destinos de los humildes campesinos.

La llevaron a la compañía bajo el mando de ‘Teófilo’, conocido como “carraspera”, cuyo nombre real es Wilson Poloche. La pequeña Wendy no alcanzó ni a descargar su maletica; Wilson Poloche la llevó a su tienda y la violó salvajemente, luego la dejó para que otros hombres la abusaran como se les vino en gana. Su inocencia quedó hecha añicos cuando ni siquiera había dejado de jugar a las muñecas. “Me hicieron de todo lo que usted se pueda imaginar, don Ricardo”, dice hoy esta jovencita mientras rompe en un llanto de impotencia, rabia y dolor. “Yo era una niñita… sólo era una niñita y esos desgraciados me violaron una y otra y otra vez..” .

“Todas las niñas que llegan tienen que pasar primero por las manos del comandante, y luego por cualquier hombre que quiera abusarlas. Son materia disponible para las aberraciones de esos tipos”, nos dice un ex miembro de las FARC que fue testigo de esta y otras atrocidades.

Wendy no sabía lo que era una menstruación. Y se dio cuenta de que estaba embarazada porque el bandido que hacía de enfermero le preguntó si no le había llegado el periodo. Ante la negativa de la niñita, le hicieron una prueba de embarazo. Dio resultado positivo, así que le dieron unos bebedizos y unas pastillas que le produjeron una hemorragia vaginal que la puso al borde de la muerte.

Jorge Torres Victoria, alias ‘Pablo Catatumbo’, pedófilo, violador y asesino de niños. Acá con su amigo Sergio Jaramillo

Ese no fue el primer aborto que le causaron. Dos años después, también producto de las violaciones, volvió a quedar embarazada. El enfermero, que lleva el registro de los periodos menstruales de las niñas, ni siquiera le preguntó por el retraso. La envió de inmediato al Hospital de Ataco, Tolima donde el médico, que era miembro encubierto de las FARC, le realizó un legrado después de drogarla y dejarla inconsciente.

“La violación de los niños es algo normal, todos los hombres disponen como quieran de las niñas, nos dice alias “el bizco”. Todos abusan de ellas, para eso son reclutadas, y para cocinar.”

En el campamento de ‘Alfonso Cano’ y ‘Pablo Catatumbo’, Wendy fue testigo directa de al menos 25 fusilamientos de niños.

“¿Recuerda usted, periodista, el video ese famoso donde se ve cómo las FARC entrenan a unos niños? Todos esos niños que muestran en el video, están muertos -sigue diciendo el bizco- Los asesinaron las mismas FARC. Le puedo asegurar que todos están muertos, fusilados. Si acaso hay uno o dos que sobrevivieron. Pero a todos los fusilaron. Ahí en ese video sale ‘Teófilo’ y Arles, ‘el flaco’. Arles ya está muerto, pero ‘Teófilo’, Wilson Poloche sigue vivo y metido en la política con el partido de las FARC.”

Wendy recuerda mucho a “Verónica”, una joven de 14 años a quien se le ocurrió decir un día que estaba aburrida y que se iba. Ella también había sido violada por ‘Teófilo’. El cabecilla pidió permiso a ‘Pablo Catatumbo’ para ordenar su fusilamiento y cuando fue aprobada su muerte, Arles la fusiló.

‘Teófilo’ es el autor de violaciones, secuestros, robos, asesinatos. Acá en un evento en Cauca durante la visita de Hollande a las FARC

También habla de la niña de cabello claro que sale en el video. “Ella se llamaba Fernanda, tenía 11 años y fue fusilada por el mismo ‘Teófilo’”, dice Wendy. Fernanda lloraba y suplicaba que no la fueran a matar, que la perdonaran por lo que hubiera hecho, que ni ella sabía. Pero ‘Teófilo’ no le perdonó la vida. ‘Pablo Catatumbo’ también autorizó ese asesinato.

“Mire, don Ricardo -dice Wendy- ‘Teófilo’ es el autor material de muchas violaciones de niñas, de muchos abortos, niños fusilados, robó a campesinos, asesinó a gente inocente, por ejemplo a Tino, dizque por “sapo”, un ordeñador de vacas, humilde, de Marquetalia..”

“Puedo darle si quiere todos los nombres de los niños que ‘Pablo Catatumbo’ y ‘Teófilo’ asesinaron: Están: ‘Mutante’, ‘Chiquito’, ‘Verónica’, ‘Fernanda’, ‘Camacho’, ‘Erika’, ‘Adriana’, ‘Davidson’ y por lo menos 40 niños más de los que fuimos testigos directos del fusilamiento. Fusilados por cualquier cosa”, aseguran Wendy y “el bizco”, quienes viven hoy en Ecuador, casados, queriendo olvidar todo lo que tuvieron que pasar en la guerrilla.

“A Fernanda, la mandó llamar ‘Pablo Catatumbo’. Cuando él la mandó llamar a ver qué era lo que pasaba, ella se sonrió toda nerviosa, diciéndole que eran mentiras que ella se quería ir. Catatumbo le dijo ‘Ah, bueno.. entonces váyase para el campamento.. y juiciosa, ¿bueno?’ Y cuando la niña agarró camino abajo, toda contenta, pensando que se había salvado, Catatumbo le ordenó a “Libardo” uno de los guerrilleros, de la columna móvil, que la persiguiera y la ajusticiara. ‘Libardo’ le descargó tres tiros de su fusil”, narra Wendy. Para completar su macabro juicio, ‘Pablo Catatumbo’ ordenó a los otros niños que cavaran la tumba y la enterraran.

‘Pablo Catatumbo’ departe amistosamente con el presidente francés, Hollande, y Juan Manuel Santos

Terrible también fue el fusilamiento de ‘Pedro’ un niñito que no había cumplido ni los 10 años de edad, cuando fue reclutado en Planadas, Tolima. A los pocos días que llegó al campamento, el niñito, fascinado con las armas de los bandidos, comenzó a preguntar cosas como qué era una granada, cómo se usaba un arma, cómo se armaba y desarmaba un fusil. ‘Pablo Catatumbo’ le hizo consejo de guerra porque, según él, ese niño era un espía del Ejército. Ordenó que lo amarraran a un árbol y le colocaran una cadena en el cuello. Mientras el niñito lloraba y se orinaba del pánico, ‘Pablo Catatumbo’ se reía a carcajadas y le decía que él era un “sapo” del Ejército, un infiltrado. “Este es un enviado del enemigo para destruirnos”, dijo el bandido, y dio la orden de fusilarlo luego de un “consejo de guerra”; mientras los asesinos cometían el execrable encargo, Catatumbo se recostó en su hamaca, despernancado, y ordenó que le llevaran a una niñita recién reclutada a la que ya le había echado el ojo.

“Allá solo ingresaban niños. Allá crecían. Entraban de 9 ó 10 años y hoy tienen 20, 30 años. Las FARC no entregarán niños porque, o los fusilaron, o ya son mayores de edad”, dice el bizco mientras mira al piso, como recordando avergonzado cómo fue posible que él hubiera formado parte de esa cuadrilla de sicarios.

“Cuando uno es niño y está en combate solo siente ganas de defenderse. O mata uno o a uno lo matan. Uno no piensa si eso está bien o mal, sino en matar o morir. Solo cuando uno ya deja de ser niño, es que la conciencia lo lleva a reaccionar a uno y a pensar que uno lo que está es haciendo el mal”, dice Wendy mientras se limpia las lágrimas que continúan rodando por sus mejillas.(Continuará)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15