¡COMBATIR SIN DESMAYO LAS MENTIRAS DE MAYO! SEGUNDA PARTE Y FINAL. Raúl Castro convoca a una gran movilización nacional para celebrar el 1ro de mayo. Y aunque festejos el 8 de mayo como DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER exhiben desprecio obsceno por la verdad, insisto en que se denuncie la mentira y la indiferencia. ¡Combatir sin desmayo las mentiras comunistas de mayo!

Por, Luis Conte Agüero.

Sin embargo el notable invetigador Salvador Díaz Versón estudió en Chicago los sucesos y en entrevista concedida a René Viera en Diarios las Américas reproducida en La Realidad Mexicana el 15 de julio de 1978 descubrió que: Los obreros de la fabrica de segadoras Mac Cormick fueron a la huelga el 16 de febrero de 1886.  El 1 y el 2 de mayo nada ocurrió en Chicago. El 3 de mayo los obreros de la Mac Cormick repartieron proclamas de invitación a un mitin a celebrarse el día siguiente. El periódico anarquista ‘Arbeiter Zaeitun” presentó esa convocatoria como una gran concentración popular. “Esa noche, grupos de huelguistas, la mayor parte de ellos extranjeros, luciendo cintas rojas en sus chamarras, desfilaron por la Avenida Blue Island.”

El 4 de mayo se efectuó el mitin en Haymarket en una calle donde desembocan callejones en una conjunción triangular, propicia a que provocadores pudieran situarse en los edificios colindantes. “A las diez de la noche en los momentos en que Samuel Fielden invitaba a los 800 obreros allí reunidos (TRABAJADORES de Cuba fabrica miles) a quemar la fábrica en huelga, decidió ontervenir el Capitán Ward de la policía de Chicago, pero antes de que tuvieran tiempo de actuar un hombre arrojó una bomba en el centro del lugar en que se encontraban los 140 policías reunidos, quedando heridos de gravedad 70 policías de los cuales 7 murieron.(Ver ilustración que encabeza este artículo) (José Martí informa que un policía murió entonces y 6 heridos murieron en días siguientes). Las autoridades iniciaron una batida contra los terroristas anarquistas, detuvieron a los principales cabecillas ocupándoles gran cantidad de armas y explosivos.”

Sigue informando Díaz Versón: ” Los tribunales ordinarios juzgaron a los acusados, y tras fallar en su contra el Tribunal de Apelaciones de Illinois y confirmar la sentencia la Corte Suprema de los Estados Unidos el 2 de noviembre de 1887, fueron ejecutados cuatro terroristas, interviniendo en el proceso destacados jurtistas de distintas partes del mundo, los que estuvieron de acuerdo con que se había actuado bien y dentro de las normas legales”.

En carta al Señor Director de La Nación, José Martí escribe en New York el 2 de septiembre de 1886 sobre EL PROBLEMA DEL TRABAJO EN EUROPA Y EN AMERICA.- ESTUDIO DE CARACTERES.- EL PROCESO.- EL VEREDICTO: APLAUSO UNANIME.

De esa crónica de las Escenas Norteamericanas de Martí tomo los datos siguientes:

En Chicago no hubo mártires el 1ro de mayo de 1886; tampoco el 2 ó el 3 de mayo.

El 4 de mayo una bomba mató a un policía e hirió a 70, de los cuales 6 murieron después. 7 mártires de la policía.

La condena se dictó un mes después de escogerse en 36 largos días un Jurado de 12 miembros seleccionados entre 981 personas propuestas, cifras que reflejan las garantías y complicaciones típicas del procedimiento judicial norteamericano. (Los comunistas de Cuba llaman “amañado” a ese tribunal) Y Martí saluda el aplauso al veredicto de culpables.

Los ejecutados en la horca fueron August Spies, Albert Parson, George Engel y Adolph Fischer. Louis Lingg se suicidó antes. 5 muertos. ¿Dónde están los 8 mártires? Los otros tres acusados, Oscar Neebe, Samuel Fielden y Michael Schwab fueron condenados a prisión y dos ellos indultados por el siguiente gobernador del Estado de Illinois.

Invito a que se diga el nombre de los otros tres mártires que pregonan mentirosamente. ¿O es que llaman “mártires” a los condenados a prisión e indultadós después?

Martí desborda humanidad sublime al describir la tragedia y exaltar la personalidad y pronunciamientos de los protagonistas. Se evidencia su solidaridad con los reclamos obreros y su rechazo al modo de reclamarlos, violencia que atribuye en parte a la experiencia alemana de los propulsores del movimiento y muchos de sus participantes.

Intentando neutralizar campañas por la verdad histórica, la tiranía cubana, eco del movimiento comunista internacional, repite que el 1ro de mayo comenzó la huelga general en los Estados Unidos, falsedad que contradicen las ciudades, las circunstancias, los números que ofrecen diversos informes y crónicas.

En resumen: Ni siquiera Martí nos movió a estudiar los acontecimientos, a leer y releer la historia. Los anticomunistas bailamos la zarabanda fantasmal de los 8 obreros asesinados el 1ro de mayo y del monumento que los recuerda.

PERO ¡Peros poderosos!:

1- La huelga comenzó en Chicago en 16 de febrero, no en 1ro de mayo.

2- El 1ro de mayo no hubo movilizaciones ni muertos.

3- Los ocho mártires del obrerismo en Chicago son una cruel ignorancia del movimiento comunista que sumó 3 presos a 5 mártires.

4- Esos cinco agresivos y violentos obreros muertos causaron muertes.

5- Siete policías murieron.

6- Se erigió a la policía el monumento en Union Place, Haymarket, Chicago, Illinois: “En nombre del pueblo de Illinois les ordeno la paz”

Frente al timo compete a los obreros de cada país escoger su propio día nacional del trabajador.

El 18 de enero de 1961, en la Antorcha de la Amistad en el Bayfront Park de Miami, Florida, Estados Unidos, en acto organizado por René L. Díaz, Calixto Campos Corona y otros líderes de la Federación de Trabajadores de Plantas Eléctricas en el Exilio, propuse el 18 de enero como Día del Trabajador Cubano.

Espero que un día los obreros en Cuba democrática aprobarán la idea. Redimidos por la historia y la información tomada de la prosa de Martí, es dable cancelar desde ya el 1ro de mayo y proponer que se apruebe el 18 de enero de 1961, fecha en que fusilaron en la fortaleza de La Cabaña a los obreros eléctricos William Le Santé nacer, Luis Orlirio Méndez Pérez y Julio Casielles Amigó. Además de esos tres fusilamientos ordenados por Fidel Castro, condenaron a 30 años de prisión al obrero eléctrico Armando Rodríguez Viscaíno y juzgaron en rebeldía a Jesús Fernández, Juan F. Callau y Jorge Anau.

Veamos antecedentes:

El 30 de noviembre de 1960 fueron detonados artefactos explosivos en siete registros soterrados de electricidad de la capital cubana, lo que dejó a extensas zonas del país sin fluido eléctrico, por lo que la tiranía apresó y acusó a cuatro obreros de ser autores materiales del hecho.

Simultáneamente el gobierno y el Partido Comunista presionaron a la dirigencia del Sindicato Eléctrico de La Habana y la Federación para que condenaran los hechos y pidieran paredón de fusilamiento para los cuatro detenidos, petición que repitieron en planillas que tenían que firmar los empleados de la empresa.

Negado a tales exigencias, el ejecutivo sindical fue hostigado por el gobierno y la Confederación de Trabajadores de Cuba que ya comenzaba a perfilarse como un apéndice en las estructuras del Estado.

El clímax del enfrentamiento llegó en la tarde del 9 de diciembre cuando los trabajadores eléctricos marcharon hasta el Palacio Presidencial y pidieron Libertad Sindical al grito de “Cuba Si, Rusia No”. Tan impresionante demostración yo la cubrí plenamente en mi programa de WRUL, Radio Internacional de Nueva York.

Terminada la manifestación de más de diez mil integrantes, todo el Comité Ejecutivo Sindical se sumergió en la clandestinidad al saber por fuentes dignas de credito que el propio Fidel Castro había ordenado su detención.

El 14 de diciembre de 1960 Fidel Castro convocó a una Asamblea General en la CTC, donde con personas que no eran empleados eléctricos y por votación forzada se aprobó la pena máxima para los detenidos por las explosiones del día 30 de noviembre y se acusó de traición a los dirigentes eléctricos.

El 5 de enero de 1961 se asilaron en la Embajada del Brasil en La Habana los dirigentes eléctricos Angel Segura Bustamente y Fidel Iglesias.  En la mañana del 16 de enero la Administración Revolucionaria -en contubernio con la jefatura comunista del sindicato- repartió seiscientas cesantías en la Compañía Cubana de Electricidad de La Habana.

A las 5 de la tarde del 17 de enero marcharon trabajadores eléctricos desde las calles Carlos III e Infanta con una ofrenda floral hasta la estatua de José Martí en el Parque Central de La Habana, donde protestaron contra tales cesantías. La policía del régimen cargó contra ellos, golpeó a muchos, hirió a Iris Andoyo, Dulia García Ruiz y Adela Valle y detuvo a Sergio Arena Lorenzo, Manolo Díaz, Otoniel González, Alberto González, Roberto Maimó Rodríguez, Félix Martínez, José Antonio Mesa, Manuel Morán, Rubén Muñoz, Froilán Muro, Lorenzo Pagés, Juan Pelegrín, Rolando Peralta Bacardí, Carlos Pérez Peraza, Sadi Rivero, Eduardo Sánchez Afón, Sergio santa, Manuel Suárez Solís y Armando Yánez.

Estas rebeldías del Sector Eléctrico colmaron las iras del Tirano, y a las 5 de la mañana del 18 de enero de 1961 fusilaron en la fortaleza de La Cabaña a los obreros eléctricos William Le Sante Nacer, Luis Olirio Méndez Pérez y Julio Casielles Amigó. A 30 años de prisión condenaron al obrero Armando Rodríguez Vizcaíno.

Estos fusilamientos instantáneos confirmaron una vez más la ferocidad del monstruo, ya desaparecido. Tamaña insania sólo la racionaliza una mentalidad degenerada. No obstante, jefes de estado y personalidades se desviven todavía para rendir pleitesía a un asesino así.

Escoger el 18 de enero como Día del Trabajador Cubano desagraviaría a los obreros eléctricos y a otros obreros que han vertido su sangre en el esfuerzo nacional por la libertad contra un sistema que fusila también todos los derechos y reinvindicaciones del obrero, incluso el de organizarse libremente. Hoy la dirigencia obrera es un instrumento dócil del totalitarismo, convertida la cacareada dictadura del proletariado en dictadura contra el proletariado. El comunismo mueve masas en el camino al poder y al llegar al destino las inmoviliza o las moviliza como meras herramientas de sus objetivos siniestros de control y dominio

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15