CONGRESISTAS DE EE.UU. REVELAN PAGOS MILLONARIOS DE RUSOS Y CHINOS AL HIJO DE JOE BIDEN

 Enla foto: Joe Biden y su hijo menor, Hunter Biden

Por José Gregorio Martínez

Casi en la recta final para las elecciones presidenciales de Estados Unidos, un explosivo informe salpica la imagen del candidato demócrata. El hijo de Joe Biden, Hunter Biden, recibió 3,5 millones de dólares de Elena Batúrina, segunda esposa del exalcalde de Moscú, Yuri Luzhkov, quien es acusada de haber recibido contratos ilegales de construcción de su esposo. Según la investigación, la familia Biden estuvo involucrada con una enorme red financiera que los conectaba con ciudadanos y gobiernos extranjeros en todo el mundo.

Esta información se desprende de un informe presentado este miércoles por el presidente del Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado, Ron Johnson y el presidente del Comité de Finanzas del Senado, Chuck Grassley, según publica la prensa estadounidense.

Todo comenzó con la sólida relación financiera entre Hunter Biden y Devon Archer, un empresario estadounidense que formó parte del directorio de la empresa privada de gas y petróleo con sede en Ucrania, Burisma Holdings LTD, a la que se unió el hijo de Joe Biden cuando éste ejercía como vicepresidente en la administración de Barack Obama.

En su expediente, Devon Archer tiene una investigación legal de 2018 por defraudar a una tribu de nativos americanos y a múltiples fondos de pensiones. Sin embargo, su causa fue absuelta.

Además de los 4 millones de dólares pagados por Burisma a Hunter Biden y su socio comercial, Devon Archer, por su trabajo en la junta de la compañía, Hunter, su familia y Archer recibieron millones de dólares de ciudadanos extranjeros con antecedentes cuestionables.

Enlaces con la corrupción en Rusia y Ucrania

Devon Archer y el joven Biden ya eran socios directores de la firma de inversión Rosemont Seneca Thornton, y fue a través de esta compañía que recibió una transferencia bancaria por 3,5 millones de dólares de la esposa del exalcalde de Moscú.

Según un artículo de La Voz de Galicia, Elena Batúrina apenas tenía dinero en 1991, cuando incursionó como empresaria, justo el mismo año que se casó con Luzhkov. Sin embargo, amasó una gran fortuna a la sombra de los 17 años de mandato de su esposo. En 2009, la revista Forbes la incluyó en su lista de millonarios como la mujer más rica de Rusia.

Hunter Biden’s law firm Owasco received nearly $6 million from Chinese oligarch Ye Jianming

$1 million of that was said to be for the representation of Patrick Ho at trial by Boies Schiller Flexner and Owasco

But those firms were not involved at all

“Hunter Biden y Archer, en particular, cosecharon una importante y sólida relación financiera con el millonario corrupto Mykola Zlochevsky durante el tiempo en que trabajaron para Burisma y sus empresas hicieron millones de dólares gracias a esa sociedad, mientras Joe Biden era el vicepresidente y el rostro visible de la política de la administración Obama en Ucrania”, destaca en las conclusiones del informe de Johnson y Grassley.

Mykola Zlochevsky, propietario de Burisma, es un multimillonario ucraniano investigado por corrupción en su país. Zlochevsky compró en 2017 el pasaporte de Chipre en busca de refugio y salvoconducto, según afirma El Mundo, de España, en un artículo titulado: “Chipre, el paraíso europeo que atrae a corruptos de medio mundo”.

Uno de los mayores escándalos de Zlochevsky fue el pago de un soborno por 7 millones de dólares en 2014 a funcionarios que trabajaban para el despacho del fiscal general de Ucrania, Vitaly Yarema, para que “cerrara” un caso por corrupción abierto en su contra.

Lujos y vínculos con prostitución y tráfico de personas

En la relación entre Hunter Biden y Devon Archer aparecen múltiples polémicas que también vinculan al exvicepresidente y hoy aspirante a la Casa Blanca. Archer recibió 142 300 dólares del inversionista Kenges Rakishev de Kazajstán – yerno del ministro de Defensa de su país – para un automóvil, el mismo día que el entonces vicepresidente Joe Biden se reunía en la capital ucraniana con el primer ministro Arsemy Yasenyka.

Una denuncia aún más grave se la relaciona con el pago a mujeres de nacionalidad rusa o de otros países de Europa del Este que estarían vinculadas con un “red de prostitución o tráfico de personas”, según se extrae del informe.

La denuncia está contenida en una nota a pie de página en una sección del informe que detalla posibles “asuntos criminales y amenazas de extorsión” que involucran al hijo del candidato presidencial demócrata.

La administración Obama estaba al tanto

La nutrida investigación de los senadores republicanos hace énfasis en el hecho de que “la administración Obama sabía que la posición de Hunter Biden en la junta de Burisma era problemática e interfería en la ejecución eficiente de la política hacia Ucrania”.

Aunque en el informe no se logra precisar cuándo se vio afectada la política estadounidense debido al trabajo de Hunter Biden para la compañía ucraniana, Johnson y Grassley subrayan que creó una “incomodidad” al Departamento de Estado de la era Obama.

De acuerdo con la investigación, dos funcionarios habían expresado su preocupación por el trabajo de Hunter Biden y el potencial conflicto de intereses con la política de Estados Unidos y Ucrania que esto representaba, pero no fueron escuchados. Se trata de George Kent, quien actualmente se desempeña como subsecretario de Estado adjunto para asuntos europeos y euroasiáticos, y Amos Hochstein, un alto funcionario del Departamento de Estado de la administración Obama.

“Las preocupaciones de Kent no fueron atendidas. En septiembre de 2016 había enfatizado en un correo electrónico enviado a sus colegas que la presencia de Hunter Biden en la junta de Burisma era muy incómoda para todos los funcionarios estadounidenses que impulsaban una agenda anticorrupción en Ucrania”.

Sin embargo, las preocupaciones de Kent se hicieron públicas el año pasado. The Washington Post informó en un artículo que Kent había expresado su preocupación de que el trabajo de Hunter Biden para Burisma socavara la política estadounidense en Ucrania.

Kent también testificó sobre el soborno del propietario de Burisma a funcionarios de la Fiscalía General de Ucrania y precisó que éste ocurrió en diciembre de 2014, siete meses después de que Hunter Biden se uniera a la junta de la compañía en calidad de consultor sobre gobierno corporativo y transparencia.

En cuanto a Hochestein, en octubre de 2015 expresó su preocupación directamente al vicepresidente Joe Biden y a su hijo Hunter Biden. El alto funcionario les manifestó que la posición de Hunter Biden en la junta directiva de Burisma facilitaba los esfuerzos de desinformación de Rusia y ponía en riesgo la política en Ucrania del gobierno estadounidense.

Negocios con el régimen chino

La investigación de los senadores republicanos se inició luego que Grassley planteara públicamente sus preocupaciones sobre conflictos de intereses sobre la venta de una empresa estadounidense a una empresa china vinculada a Hunter Biden.

El informe indica que Hunter Biden tenía asociaciones comerciales con los empresarios chinos Ye Jianming, Gongwen Dong y otros vinculados al régimen comunista de Xi Jinping y al Ejército Popular de Liberación.

“Esas asociaciones resultaron en millones de dólares en transacciones cuestionables. Hunter Biden abrió una cuenta bancaria con Gongwen Dong que financió una ola de gastos que alcanzaron los 100 000 dólares junto con James Biden (hermano de Joe Biden) y Sara Biden (esposa de James Biden)”.

Continúa el informe señalando que Hunter Biden también movió millones de dólares de su bufete de abogados a la firma de James Biden y Sara Biden. Al ser interrogados sobre la transacción, Sara Biden se negó a proporcionar documentación e información de respaldo y, posteriormente, el banco cerró la cuenta.

Will Chamberlain, abogado y editor en jefe de Human Events, reveló en su cuenta en Twitter que el bufete de Hunter Biden, Owasco, recibió casi 6 millones de dólares del millonario chino Ye Jianming, de los cuales, 1 millón correspondían a representación legal para Patrick Ho Chi Ping, socio de Ye Jianming, lo que confirma las conexiones financieras del hijo de Joe Biden con estos empresarios chinos.

El documental Riding the Dragon, lanzado el pasado 4 de septiembre, revela gran parte de los negocios de la familia Biden con el régimen chino y como estos, incluso, pudieron poner “en peligro la seguridad nacional (de Estados Unidos)”, según indica un artículo de New York Post.

Joe Biden se niega a responder

Visiblemente enfadado, el candidato a la Presidencia por el partido Demócrata, Joe Biden, tan solo negó que hubiera conflicto de intereses y evitó ofrecer mayores detalles al ser consultado por la prensa sobre el escándalo que involucra a su hijo mientras él era vicepresidente.

“No hay conflicto de intereses. No ha habido indicios de ningún conflicto de intereses de Ucrania ni nadie más, punto. No voy a responder eso. Enfoquémonos en el problema, enfoquémonos en ese hombre (Trump), en lo que está haciendo y que ningún otro presidente ha hecho, ningún presidente”.

WordPress theme: Kippis 1.15