DEL HOLOCAUSTO QUE NADIE HABLA: LOS CRÍMENES DEL COMUNISMO- MILADA HORÁKOVÁ SIGUE SIENDO UN EJEMPLO DE CORAJE POLÍTICO Y VALENTÍA PARA LOS CHECOS

Por,  Ivana Vonderková-Radio Praga

MILADAHARAKOVAMilada Horáková (Foto) fue la única mujer de las en total 248 personas que en Checoslovaquia fueron ejecutadas durante los procesos políticos impulsados por los comunistas en los años 50.

El régimen se dio la tarea de eliminar todo lo que tuviera que ver con esa política, que era una de sus mayores adversarias. Hasta el presente se desconoce el lugar donde fue enterrada la urna con los restos mortales de Horáková, según sostiene Aleš Kýr (foto de la derecha, debajo de este párrafo), archivero del Servicio Penitenciario.ALEXKVR

”Hace algún tiempo conocí al señor František Suchý, antiguo preso político. El padre de Suchý trabajó en aquellos tiempos como administrador del Crematorio de Strašnice, en Praga. A su hijo le contó un día que la urna con los restos mortales de Horáková la mandó a enterrar en un lugar determinado, frente a la sala de ceremonias funerarias. Pero si incluso fuera cierto, las urnas se hacían entonces de un material sin mayor resistencia. Actualmente ya se habrá descompuesto por completo y sería imposible hacer una identificación”.

Con motivo del Día de las Víctimas del Régimen Comunista que en la República Checa se conmemora el 27 de junio, se rinde homenaje en el país a todos los hombres y mujeres que sufrieron la injusticia de los comunistas, especialmente en los años 50. A Milada Horáková, el paradero de cuyos restos mortales sigue sin conocerse, se le rinde homenaje en el cementerio de los próceres en Vyšehrad, así como en el cementerio de Ďáblice, donde se encuentra una tumba colectiva de los opositores que fueron ejecutados o torturados hasta la muerte por el régimen comunista.

CEMENTERIOCHECOEl cementerio de Vyšehrad, foto: Kristýna Maková

Horáková había trabajado en los años 30 en el Consejo Nacional de Mujeres y durante la Segunda Guerra Mundial participó activamente en la resistencia contra los nazis. En 1940 fue detenida por la Gestapo y pasó varios años en cárcel.

Después de la guerra, Horáková continuó activa en la política como diputada del Consejo Nacional por el Partido Socialista. Al llegar al poder en 1948 en Checoslovaquia el Partido Comunista, Horáková fue una de sus grandes opositoras. Criticaba los tribunales y otras instituciones del nuevo régimen que pasaban por alto las leyes democráticas. Por estas posturas Horáková fue tildada de enemiga del Estado y condenada a muerte en el primer proceso político organizado en Checoslovaquia por el régimen. Junto a ella fueron condenadas a la pena capital en ese proceso otras tres personas.

En su discurso ante los tribunales, Horáková admitió que era culpable por no estar de acuerdo con las prácticas del Partido Comunista, pero añadió que deseaba justificar sus actos con su convicción política, a la que no podía ni quería renunciar.

WordPress theme: Kippis 1.15