EL GRAN ESCÁNDALO QUE ACABA DE SACUDIR A GOLDMANS-SACHS: NICOLAS DE MEYER, ASISTENTE DE DAVID SOLOMON, ESPERABA UN JUICIO. PERO EN VEZ DE DECLARARSE CULPABLE, TOMÓ UNA DECISIÓN FATAL QUE YA NO TENDRÍA MARCHA ATRÁS

Por, E. Zamorano- El Confidencial

El más reciente suceso que ha conmocionado a la sociedad estadounidense tiene lugar en el centro de Manhattan y su protagonista es un hombre de 41 años llamado Nicolas De-Meyer. Lo que empezó como una gran estafa derivó en una tragedia que salpicó las portadas de los medios de comunicación locales, como el prestigioso ‘The New York Times’ o ‘The New York Post’. No es para menos; el hecho sucedió a plena luz del día y a ojos de todos los ciudadanos de la Gran Manzana.

De-Meyer decidió arrojarse por la ventana de su hotel de Manhattan el pasado martes, el mismo día que tenía previsto comparecer ante un tribunal federal por la acusación de haber robado vino de lujo de la colección de su exjefe, David M. Salomon, quien ahora ostenta el cargo de director ejecutivo de la banca de inversión Goldman Sachs. Dicho hurto asciende a una cantidad valorada en 1,2 millones de dólares (alrededor de 1,039 millones de euros), según informa ‘The New York Times’.

Usando el alias de Mark Miller, De-Meyer vendió el vino a un comerciante de Carolina del Norte

El asistente personal de Salomon saltó del piso número 33 del lujoso hotel Carlyle, ubicado en el Upper East Side de Nueva York en el que se hospedaba, según la policía. Ese mismo día estaba programado que De-Meyer acudiese a su comparecencia en el Tribunal Federal a las dos y media de la tarde. Los cuerpos de seguridad fueron avisados del suceso justo ocho minutos después de la hora de la cita. Ahora, se investiga el suceso como un caso de suicidio.

Un ‘caldo’ de lujo

De-Meyer se enfrentaba a una acusación de tráfico de propiedad robada. Sabrina P. Shroff, la abogada que le representaba en el caso, decidió guardar silencio sobre todo lo sucedido. ‘The New York Post’ anunció que el asistente pensaba declararse culpable, pero en el último instante antes del juicio decidió saltar al vacío desde su hotel, ubicado en el superpoblado centro de Nueva York. El asistente trabajó para Solomon de 2008 a 2016, de acuerdo a la acusación presentada en el Tribunal del distrito sur de Nueva York. Solomon, que se unió a Goldman Sachs como socio en 1999, fue nombrado director ejecutivo de la firma en julio. Se le conoce por tener una gran variedad de intereses externos, incluido el coleccionismo de vinos exóticos.

Cuando De-Meyer recibió envíos de este caldo en el apartamento de Solomon de Manhattan se esperaba que los enviara a la bodega personal del director en East Hampton, Long Island. Pero los fiscales federales alegan que el asistente robó no una botella, sino cientos, y usando el alias de Mark Miller, vendió el vino a un comerciante de Carolina del Norte.

¿Qué tipo de vino era? Las cosechas de la colección de Solomon más preciadas destacaban por ser siete botellas de la Domaine de la Romanée-Conti, un pinot noir francés de Borgoña producido por uno de los viñedos más prestigiosos del mundo. Algunos enólogos describen este tipo de vinos como “terciopelo líquido”. En total, Solomon compró estas botellas por 133.650 dólares (unos 115.504 euros aproximadamente).

De-Meyer fue arrestado en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles en enero. Un juez ordenó al Servicio de Alguaciles de los Estados Unidos que le pagara para que viajara desde Findlay, Ohio, ciudad en la que se encontraba antes del juicio, para partir hasta Nueva York y presentarse en el Tribunal. De no haberse quitado la vida, se enfrentaba a hasta diez años de prisión.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15