EN COLOMBIA: LA CORTE, INSTRUMENTO DE TODAS LAS FORMAS DE LUCHA. LA VERDAD SOBRE LAS CHUZADAS DEL DAS- QUINTA PARTE Y FINAL. El uso de falsos testigos en Colombia está bien establecido. Una serie de casos de alto perfil han dado lugar a condenas injustas y a procesos contra el Estado colombiano por la Corte Interamericana de Derechos Humanos

En la foto: Leonidas Bustos y Juan Manuel Santos, socios en los acuerdos con FARC

Por Lia Fowler*- Periodismo sin fronteras

Ciertamente, la decisión de condenar a Noguera por razones políticas habría sido “menos bizantina” y más fácil de lograr que efectuando una revisión exhaustiva e imparcial de pruebas técnicas y forenses, así como deliberaciones informadas sobre inteligencia nacional — más fácil, conveniente… y corrupta.

Leonidas Bustos ya no es magistrado de la Corte Suprema de Justicia, pero lo era cuando se trató el caso, hasta el 2016. También forma parte de dicha corte, desde 2012, Gustavo Enrique Malo Fernández. Ambos magistrados están actualmente bajo investigación por corrupción. El caso en su contra no fue iniciado por las autoridades colombianas, ya que los magistrados siempre han sido intocables, sino por una investigación de la DEA. Bustos, Malo, y otro ex presidente de la corte, Francisco Ricaurte —que ha sido particularmente entusiasta criticando al DAS en el pasado— están siendo investigados por formar parte de una red de jueces y abogados que extorsionaron por millones de pesos a personas procesadas a cambio de sentencias favorables.

Casualmente, el testigo cooperante de la DEA en la investigación de escuchas telefónicas contra los magistrados es Alejandro Lyons, el abogado de Fernando Ovalle, el “testigo estrella” en la persecución contra Noguera y su equipo. El propio Lyons es acusado de corrupción pública. Según la prensa, Lyons ha acordado cumplir cinco años de cárcel en Colombia, a cambio de su testimonio en contra de otros. Tanto los inocentes como los culpables, por igual, deben estar alerta ante los testimonios de Lyons, pues la pauta de falsos testigos y persecuciones judiciales parece estar a punto de repetirse.

Viviane Morales y su compañero sentimental, el antiguo terrorista del M19, Carlos Alonso Lucio

Jorge Noguera sabía en 2011 lo que muchos están aprendiendo hoy: que las investigaciones de la Fiscalía y las decisiones de la Corte Suprema de Justicia no tienen nada que ver con la justicia ni con la ley. Ese año, Noguera fue declarado culpable de concierto para delinquir con paramilitares y sentenciado a veinticinco años de cárcel. Al igual que en el caso de las “chuzadas”, la corte se basó en el testimonio cuestionable y contradictorio de un delincuente conocido y hubo ni un fragmento de pruebas directas o físicas.

Así que el 25 de septiembre de 2011, Noguera escribió una carta a la entonces fiscal general Viviane Morales, declarando: “El irregular tratamiento recibido de esos organismos y la injusta sanción final aplicada, me hacen tomar la decisión de desconocer por completo la autoridad de la Fiscalía General de la Nación para investigarme, así como la de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia para juzgarme, en los casos de su competencia”. (Ver la carta acá: Jorge noguera renuncia fiscalia )

Noguera nunca volvió a participar en ningún procedimiento judicial de los que se han emprendido contra él, y rechazó la representación de abogados designados por la corte, decidiendo en su lugar apelar a los tribunales internacionales de justicia. Después de pronunciar una enumeración exhaustiva de las violaciones del debido proceso y de las decisiones que sólo pueden interpretarse como motivaciones políticas, Noguera concluyó: “Con esta aberrante sentencia me habrán robado ustedes algo de libertad, pero ni un segundo de paz”.

Cuando declararon culpable a Noguera en el primer proceso, en 2011, el ex presidente Uribe declaró en su cuenta de Twitter: “Nombré a Jorge Noguera por su hoja de vida y su familia, he confiado en él, si hubiera delinquido me duele y le ofrezco disculpas a la ciudadanía”.

Pero ahora que la corte está usando la condena política y sin fundamento de Noguera para perseguir a Uribe – injustamente – el exPresidente debería reconsiderar esa disculpa y rechazar, en cambio, la persecución de la Fiscalía General de la Nación y la Corte Suprema de Justicia contra Noguera y el personal del DAS injustamente condenados por los acontecimientos de 2003-2005.

Jorge Noguera lleva más de diez años encarcelado; y más de una docena de miembros del DAS perdieron años de su vida cumpliendo condenas por intercepciones ilegales que nunca fueron probadas y por llevar a cabo labores legales de inteligencia de vital importancia. Es imposible devolverles su tiempo o su libertad. Pero es posible, por lo menos, recordarlos, y devolverles su buen nombre:

En homenaje a Jorge Noguera Cotes, Giancarlo Auque De Silvestri, José Miguel Narváez Martínez, Enrique Alberto Ariza, Jaqueline Sandoval, Carlos Alberto Arzayuz, Hugo Daney Ortiz, Jorge Rubiano, Martha Leal, Ignacio Moreno Tamayo, Eduardo Aya Castro, Fabio Duarte Traslavilla, Germán Villalba Chávez, Rodolfo Medina Alemán, Luz Marina Rodríguez, José Velásquez y Mario Orlando Ortiz.

* Lia Fowler es una periodista estadounidense y ex agente especial del FBI.

Un Comentario sobre “EN COLOMBIA: LA CORTE, INSTRUMENTO DE TODAS LAS FORMAS DE LUCHA. LA VERDAD SOBRE LAS CHUZADAS DEL DAS- QUINTA PARTE Y FINAL. El uso de falsos testigos en Colombia está bien establecido. Una serie de casos de alto perfil han dado lugar a condenas injustas y a procesos contra el Estado colombiano por la Corte Interamericana de Derechos Humanos

  1. COMO SI NO BASTARA CON MEDIOS DE COMUNICACIÓN NACIONALES CARGADOS DE SENTIMIENTOS ULTRA DERECHISTAS QUE JUSTIFICAN A LO PEOR DE LA SOCIEDAD COLOMBIANA “SU CLASE POLÍTICA”.
    SE SUMAN ESTE TIPO DE ARTÍCULOS DONDE DEFIENDE TIPOS DE LA TALLA DE NOGUERA, ESTE TIPO DE MALAS INFORMACIONES SON LAS QUE LLEVARON QUE UNO DE LOS GRANDES LIDERES PARAMILITARES DEL PAÍS FUERA ESCOGIDO COMO EL GRAN COLOMBIANO, AUN POR ENCIMA DE GARCIA MARQUEZ O MANUEL ELKIN PATARROLLO, ENTRE OTROS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15