ENCUENTRAN UN MENSAJE PERDIDO DE UN SOLDADO ALEMÁN DE LA I GUERRA MUNDIAL

Mensaje perdido de un soldado alemán de la I Guerra Mundial. (EFE)

Un combatiente alemán mandó una paloma mensajera a un superior para explicarle cómo era la situación de Alsacia, pero ese texto se perdió… durante más de un siglo

Por, Rubén Rodríguez- El Confidencial

Más de un siglo después del término de la I Guerra Mundial, el ser humano continúa desvelando sus secretos. Eso es lo que ha ocurrido en Alsacia, donde una pareja que estaba dando un paseo halló de manera inesperada un mensaje perdido de un soldado alemán que comunicaba la situación de la posición que estaba defendiendo. Aquel texto nunca llegó a su destinatario y, ahora en pleno siglo XXI, dos franceses lo han encontrado cuando ya se creía perdido para siempre.

La pareja se encontraba paseando por el campo cuando, de repente, algo comenzó a brillar en el suelo bajo la luz del atardecer. Cuando se acercaron, descubrieron que se trataba de una pequeña cápsula de aluminio que parecía tener muchos años. Pronto lo reconocieron como uno de los envases que se utilizaban durante el conflicto bélico para mandar informaciones atadas a las patas de las palomas mensajeras. Así, no duden en abrirlo para ver su contenido.

Debido al paso del tiempo, no se encontraba en demasiado buen estado, por lo que hay pasajes difíciles de leer. El texto está fechado el 16 de julio, aunque estas complicaciones del texto no permiten descifrar si de 1910 o de 1916, aunque todo indica a que se refiere a la primera fecha. Se trataba de un escrito en el que un soldado alemán de infantería con base en Ingersheim, en Haut-Rhin (en la actual Francia) -donde estaba llevando a cabo unas maniobras militares en la zona- informaba a un superior de lo que estaba ocurriendo a pocos kilómetros de su posición.

No se puede leer todo el texto por culpa del mal estado de conservación en el que se encuentra, pues hay que tener en cuenta que no solo ha pasado más de un siglo, sino que se encontraba perdido en el suelo, posiblemente después de que las ataduras que ligaban la cápsula a la paloma mensajera se rompieran, por lo que la humedad ha dañado el papel y la tinta. Y, además, se puede interpretar por el texto que este mensaje fue escrito cuatro veces para ser transmitido por cuatro palomas diferentes pero, al menos una de ellas, nunca llegó a su destino, dejando un mensaje perdido en Alsacia.

Debido al paso del tiempo, no se encontraba en demasiado buen estado, por lo que hay pasajes difíciles de leer. El texto está fechado el 16 de julio, aunque estas complicaciones del texto no permiten descifrar si de 1910 o de 1916, aunque todo indica a que se refiere a la primera fecha. Se trataba de un escrito en el que un soldado alemán de infantería con base en Ingersheim, en Haut-Rhin (en la actual Francia) -donde estaba llevando a cabo unas maniobras militares en la zona- informaba a un superior de lo que estaba ocurriendo a pocos kilómetros de su posición.

“El pelotón Potthof recibe fuego cuando llegan al borde occidental del patio de armas, el pelotón Potthof responde y se retira después de un tiempo. En Fechtwald, medio pelotón quedó inutilizado. El pelotón Potthof se retira con grandes pérdidas”, reza el mensaje. Es necesario recordar que, durante el conflicto bélico, Alsacia pertenecía a Alemania y que, por tanto, los expertos deducen que el mensaje debió de estar escrito en 1910, fecha en la que sí están documentadas misiones de reconocimiento alemanas en la zona y ataques en las localidades que comenta el texto

Tras encontrar el mensaje, la pareja se puso en contacto con el Museo de Orbey, que conmemora una de los enfrentamientos más sangrientos de la I Guerra Mundial. Allí, están expuestos algunos de los elementos bélicos que tuvieron lugar en la batalla por la cima de la colina de Le Linge en las montañas de los Vosgos en 1915. Y, desde ahora, también estará expuesto este mensaje, donde se podrán ver tanto el texto escrito en escritura gótica alemana como el contenedor en el que se encontraba, ambos algo deteriorados por el paso del tiempo, según explica ‘Le Parisien’.

El uso de palomas mensajeras durante los conflictos bélicos fue algo bastante habitual a largo de los años. De hecho, fue uno de los principales sistemas de comunicación durante la I Guerra Mundial, una manera relativamente fácil de mantener una comunicación sin ser detectado por un enemigo y, por tanto, sin necesidad de codificar los textos. De hecho, una de las palomas mensajeras de guerra más conocidas de la historia es francesa: su nombre era ‘Cher Ami’ y recibió la ‘Croix de Guerre’ por su heroico servicio tras entregar 12 mensajes importantes que ayudaron al ejército galo durante el conflicto bélico

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15