ISABEL (Y FERNANDO): LOS REYES CATÓLICOS. Isabel de Castilla y Fernando de Aragón. Dos figuras absolutamente decisivas de la Historia de España. Con ellos concluye la Reconquista, se unifican los reinos y se descubre América. Por ellos somos lo que somos.

FERNANDOEISABELLOSREYESCATOLICOSJOSEJAVIERESPARZAPor, José Javier Esparza – La Gaceta

Podemos empezar nuestra historia en 1469. España aún no existe como unidad política ni dinástica. Aragón y Castilla son dos reinos distintos. Cada uno de ellos padece sus propios problemas internos, especialmente graves en el caso de Castilla. Están, además, los reinos de Navarra y de Granada, el último reducto musulmán en la península. Añadamos que Francia, Portugal e Inglaterra no dejan de mover sus hilos en la política española. La situación es realmente difícil, poco alentadora.

La lucha por el poder

En ese año de 1469, un 19 de octubre, en Valladolid, dos jóvenes príncipes celebran matrimonio. Ambos representan el futuro de los reinos de España. Isabel de Castilla tiene 18 años; Fernando de Aragón, 17. Se están casando en secreto porque el rey de Castilla, Enrique IV, hermano de Isabel, se opone a ese matrimonio. Fernando e Isabel son primos; pertenecen a una misma familia, los Trastámara, reinante en Castilla y Aragón. Como son primos, para casarse necesitan una dispensa papal. El rey de Castilla ha intentado por todos los medios que el Papa no la otorgue. Los novios van a casarse con una dispensa papal falsa. Así, al borde de la clandestinidad, comienza el camino de los Reyes Católicos.

Vamos a fijarnos en los novios. Primero, Fernando, hijo del rey de Aragón y heredero de la Corona. A sus 17 años es un príncipe de extraordinaria precocidad: no sólo ha dirigido ejércitos y goza de una inteligencia política preclara, sino que ya tiene incluso dos hijos bastardos reconocidos. La idea de casarse con Isabel no ha sido suya, sino de su padre, Juan II, que sueña con unificar las posesiones de los Trastámara. Fernando, sin embargo, se sentirá muy atraído por Isabel; es difícil hablar de “amor” en un matrimonio regio del siglo XV, pero pronto se verá que aquí, aunque había interés, había también muchas más cosas.

Ahora hablemos de la novia, Isabel de Castilla. Su situación es mucho más complicada. Isabel es hermana del rey de Castilla, Enrique IV, llamado “el impotente”. No era la única candidata al trono: estaba también Juana, llamada “la Beltraneja”, hija del rey (o, al menos, reconocida como tal por éste) y nombrada heredera. Isabel, con 18 años, es una mujer de carácter fuerte, decidido. Es muy consciente de su papel político. Además, es hermosa para la época y con un poderoso atractivo personal, según la describe el cronista Fernando del Pulgar: “Era de mediana estatura, bien compuesta en su persona, muy blanca e rubia; los ojos entre verdes e azules. El mirar gracioso e honesto, las facciones del rostro bien puestas, la cara muy fermosa e alegre. Era muy cortés en sus fablas”. Para Isabel, la propuesta de matrimonio de Fernando era una salvación: la sacaba de las intrigas castellanas y le ofrecía una Corona. Pero, además, le ofrecía expectativas importantes sobre la propia Corona castellana. Y Fernando no sólo era un buen partido, sino que no carecía de atractivo.

A partir de este momento, Fernando e Isabel emprenden una constante lucha por el poder. Son los años de la diplomacia y las intrigas palaciegas: tienen que ganarse el apoyo de las ciudades, las villas y los nobles. Lo van a hacer con una inteligencia admirable. Para empezar, prescinden de los grandes nobles: saben que sus apoyos no están ahí, sino en las ciudades, así que se apartan de los grandes señores de la corte y se rodean de consejeros procedentes de la Universidad y la Iglesia. Al mismo tiempo, se apresuran a defender los derechos de sus súbditos. Por ejemplo, arreglan en Borgoña e Inglaterra garantías para que los marineros vascos puedan comerciar en esas costas con sus privilegios intactos. Así los procuradores de Vizcaya prometen a Isabel “antes morir que abandonar su obediencia”. Los vascos serán los primeros en apoyar a los Reyes Católicos.

Llegó luego el momento de ganarse a las familias más influyentes de la nobleza. Aquí jugó un papel determinante la familia castellana de los Mendoza. Seguimos en el bazar de la diplomacia. Aragón había pedido al Papa una bula que legalizara el matrimonio de Fernando e Isabel. Lo que al Papa le preocupaba en ese momento era la cercanía de los turcos. Los príncipes prometieron su ayuda al Papa y éste, a cambio, les concedió la dispensa para su matrimonio y nombró cardenal a Pedro González de Mendoza. En la trastienda de esta operación hubo un hombre sorprendente: el valenciano Rodrigo de Borja, que será luego papa como Alejandro VI.

El asalto

Enrique IV de Castilla muere en diciembre de 1474. Isabel se autoproclama reina de Castilla un día después. La guerra civil con el partido de la Beltraneja es inevitable. Estos sucesos sorprenden a Fernando en Aragón. Y entonces Fernando irrumpe con una jugada magistral: como es el único descendiente varón vivo de Juan IV de Castilla –por eso era primo de Isabel-, se presenta como candidato al trono de Castilla y firma con su mujer un tratado que establece la igualdad de ambos en el ejercicio del poder real. A partir de ese momento, los jóvenes príncipes forman un bloque invencible: sus avales para el trono son inmejorables –dos candidatos en uno- y sus apoyos han crecido de manera exponencial.

Podemos ahorrarnos los detalles del follón dinástico. Baste señalar que a Juana la apoyó un fuerte partido nobiliario, así como Portugal y Francia, mientras que la candidatura de Isabel fue apoyada por Aragón, más numerosas ciudades y villas . Fue una nueva guerra civil en el desgarrado paisaje castellano. Y ganó Isabel: después de la batalla de Toro, en 1476, y de la paz firmada con Portugal en 1479, Isabel fue finalmente reconocida como reina de Castilla. Fernando, que había jugado un papel decisivo en las operaciones militares, se las arreglará para ser aceptado por la nobleza castellana. Pero es que, además, en aquel mismo 1479, Fernando era coronado rey de Aragón. Así se encontraron unidos los dos reinos más poderosos de España.

¿Qué ofrecían Isabel y Fernando? Consolidar el poder real, un proyecto que va a circular bajo la fórmula de “el buen gobierno del reino”. En la práctica, eso significa que el poder de los reyes ha de estar por encima de los intereses de los nobles y de las ciudades.Ese era precisamente el gran problema político de la España de aquel tiempo: el excesivo poder de la nobleza, que había esquilmado el patrimonio real. Los reyes consiguieron recuperar un importante número de propiedades y rentas que los nobles habían sustraído del patrimonio real: señoríos, cargos, ciudades. La mayoría de los nobles aceptó una indemnización. Otros pretendieron resistirse, convertidos en auténticos “magnates bandoleros”, como dice Sánchez Albornoz. A esos, Fernando e Isabel los aplastaron.

El Estado

A partir de este momento los reyes empiezan a construir un Estado. Para garantizar la seguridad y el orden en el país se crea la Santa Hermandad, con atribuciones policiales y judiciales. Se generaliza la figura del Corregidor como representante del poder real en las ciudades. Se reforma a fondo la administración de la hacienda real. Las Órdenes Militares quedan bajo control de la Corona. La Corte se convierte en una eficaz máquina burocrática. Los Reyes quieren subrayar su autoridad. Y quieren hacerlo, además, muy claramente sobre todos sus reinos, que no se convierten en uno sólo, pero que desde ahora deben andar unidos, y así lo expresan sin duda posible Isabel y Fernando. Toda su política va orientada a cimentar esa unión no sólo mientras vivan los reyes, sino también en el futuro.

Sobre la base de ese Estado, Fernando e Isabel, socios inseparables, absolutamente fieles a su proyecto común, construyen un reino potentísimo. Se conquista Granada, se descubre América, se normaliza la lengua castellana, se unifica la religión de los reinos… En 1493 Aragón recupera de Francia los territorios del Rosellón y la Cerdaña, al otro lado del Pirineo. En 1496 Castilla concluye la conquista de las Canarias. Isabel y Fernando tienen como objetivo permanente la reunificación de la península. Con Portugal lo intentan a través de la política matrimonial, pero sin resultados. Las cosas salen mejor en Navarra, sacudida por una guerra civil donde lo que en realidad se ventilaba era quién se cobraba la pieza, si la corona francesa o la española. Ganó la española: en 1512, ya muerta Isabel, Fernando conquista Navarra, que quedará unida a la corona, aunque siempre con personalidad propia.

Tras las proezas de 1492, Fernando e Isabel han convertido a España en una potencia de primer orden. Su papel en el orbe católico pasa a ser decisivo. Y un papa español, aquel Rodrigo Borja del que hablábamos antes, ahora pontífice como Alejandro VI, fue quien otorgó a los reyes el título con el que pasarían a la historia: Reyes Católicos. “¿A quién cuadra mejor el título de Rey Católico que a vosotros, defensores de la fe católica y de la Iglesia católica?”,decía el papa.

Es difícil saber si Isabel y Fernando se amaban en el sentido en que hoy entendemos esa expresión. Lo indudable es que ambos tenían absoluta confianza el uno en el otro, porque compartían un mismo proyecto político e histórico. Como su sucesión había sido un asunto dolorosísimo, con su primogénita muerta de parto a los 28 años y su único hijo varón muerto de tuberculosis a los 19, la Corona recayó en su hija Juana, a la que se llamará “la Loca”. E Isabel, que no se fiaba de Juana, dejó dicho en su testamento que Fernando se encargara de la gobernación de Castilla si Isabel moría antes y Juana se mostraba incapaz.

Isabel, en efecto, murió antes que Fernando: el 26 de noviembre de 1504, en Medina del Campo. En su testamento prohibió esclavizar a los indígenas de América: era la primera vez en la Historia que un rey decidía algo así. Fernando quedó solo. Juana heredó a Isabel en Castilla, pero Fernando se ocupó de los asuntos castellanos. Lo hizo delegando el poder en el cardenal Cisneros. Fernando murió a su vez en enero de 1516: tenía 64 años y había intentado un último matrimonio –con Germana de Foix- que le diera los derechos sobre Nápoles y un heredero varón. Nápoles lo tuvo; el varón, no. El proyecto de Isabel y Fernando, casi medio siglo antes, había sido unificar Castilla y Aragón, las dos ramas de los Trastámara, e imponer su poderío en la península. Por el camino, sin embargo, habían pasado cosas inesperadas: América, Italia… En 1516 los dominios de la Corona eran muy superiores a lo que podían haber imaginado. Pero su heredero no iba a ser un hijo suyo, sino un nieto extranjero, Carlos de Habsburgo.

La última orden de Fernando el Católico fue ser enterrado junto a su esposa, Isabel, en Granada. Los reyes amaban así. Y en esos dos cadáveres, juntos en muerte como en vida, se sustancia lo que hoy conocemos como España. Somos lo que somos por los Reyes Católicos. Nada menos.

 

 

WordPress theme: Kippis 1.15