LA HISTORIA EN LA MEMORIA: UNA SERIE QUE ASOMBRA AL ASOMBRO- PRIMERA PARTE: JULIO ANTONIO MELLA, NATASHA MELLA, MI SALIDA DE CUBA Y EL MARTIRIO DE LOS KENNEDY

Por, Luis Conte Agüero

En carta publicada en el Havana Times se pregunta Dónde está Mella.  Nadie de la tiranía ha aclarado la desaparición del busto emplazado en la galería central del edificio de la Manzana de Gómez en La Habana desde 1965. Inauguradas el pasado 22 de abril las galerías comerciales del Gran Hotel Manzana, juro que así lo enmanzanaron, estrellando al hotel de cinco estrellas.

Aunque voces del castrato apuntan a la desaparición del busto como concesión ideológica al apetito comercial, piénsese en que los cabecillas del régimen saben bien que Mella abandonó el comunismo y especialmente al soviético y que por ello lo ejecutaron en México. Aunque comunistas y castristas se aferran a la farsa y la ficción, pueden considerarla innecesaria ya. Insistir fingiendo y mintiendo, acaso no valga la pena. Y, prefiriendo dólares, decidieron renunciar al disfraz.

Yo recibí del COMITE INTERNACIONAL DE EX PRESOS POLITICOS el documento: EN MEMORIA DE NATASCHA MELLA EPD. PARA QUE LOS RECIEN LLEGADOS SEPAN.  VEAN EL ENGANO Y LA MANIPULACION, TODO EL CUBANO SABE QUE EL LEADER ESTUDIANTIL, JULIO ANTONIO MELLA, ES UNA DE LAS CARAS VISIBLES, DEL EMBLEMA DE LA UNION DE JOVENES COMUNISTA, SIN EMBARGO SU UNICA HIJA VIVIO Y MURIO, EN NUESTRO EXILIO, AQUI LE PRESENTAMOS SU OBITUARIO, CON TODO EL RESPETO QUE ELLA SE MERECIA, NATASHA MELLA EPD.

Y yo agrego estos recuerdos.

1929.10 de enero. Asesinan en México al cubano Julio Antonio Mella, ya expulsado del Partido Comunista. Los comunistas acusan del crimen al gobierno del presidente Gerardo Machado y Morales. La viuda de Mella culpa del crimen a los comunistas y lo ratifica en carta que me dirige muchos años después.
 Campaña presidencial en Cuba de Eduardo R. Chibás…

Jueves 15 de mayo de 1947, en Neptuno y Amistad, Habana, local de una desencantada Sección Juvenil Auténtica, se nombra con pleno poderes la Comisión Gestora de un nuevo partido político. Entre otros, Eduardo Chibás Ribas, Pelayo Cuervo Navarro, Manuel Bisbé, Luis Orlando Rodríguez, Natasha Mella, Alberto Saumell, Hugo Mir, Orlando Castro, Luis Conte Agüero y Juanito Rodríguez. El proponente es Emilio Ochoa Ochoa. Presentes, Rafael García Bárcena, José Manuel Gutiérrez, Erasmo Gómez Conte, Fidel Castro Ruz, Aurelio Boza Masvidal, Emilio Llenín…

Lunes 19 de mayo. Preside Chibás y me nombra Secretario de la Comisión Gestora.

  1. 27 de mayo. Se  nombra el Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo). Natasha Mella está ahí. Natasha y yo acompañamos a Chibás en la campaña de Pinar del Río organizada por el jefe provincial Dominador Rodríguez. La cuña está abierta y al saludar luce Natasha su sonrisa.
  1. Jueves 24 de marzo. Anuncio una carta abierta a Fidel Castro. Al salir de CMQ: – Mira Fernando (López Hueso): Disimula. Veo tres tipos en ese grupo con cara de enemigos. No sonreían contentos como los demás. Vamos a simular que regresamos a la estación, y salimos atacando.

En efecto, atacamos a trompadas.  Asómbrense; esa tarde recojo a Enma Castro Ruz en la residencia amiga de Miramar, junto a La Copa, donde vive con su hermana Juanita, y la llevo ante monseñor Evelio Díaz Cía en la Catedral de La Habana y éste accede a celebrar misa de velaciones en la noche del 30 de abril, en las bodas de Enma con el mexicano Víctor Delgado.

Al regresar a Enma a la casa de Miramar, mi buick azul convertible no arranca y ella me presta su automóvil blanco, con una imagen de Fidel Castro pegada en el cristal de la derecha.

  1. 1960. Viernes 25 de marzo. Leo la Carta a Castro en mi programa de Radio Progreso, Cadena Nacional. Entre muchos simpatizantes frente a la radioemisora –como los hermanos de Raúl Cervantes, muerto en Ciego de Avila, llegó “Matanzas” negro parqueador a decirme que en la CMQ yo sería eliminado. Le aclaré que no tenía otro remedio que ir. Miguel Simms Mackenzie,  entusiasta trabajador, escuchó la conversación y se me ofreció para manejar el automóvil. Sin conocerlo confié en él. Esto salvaría mi vida. Aceptó obedecerme.

Subieron conmigo al automóvil López Hueso, un estudiante llamado Andrés, y,..Natasha Mella que pidió leer un documento anticomunista, pero yo sólo tenía veinte minutos para leer la anunciada Carta Abierta.

Aunque pedí a los estudiantes no concurrir a apoyarme, dos mil se reunieron dentro de la Universidad de la Habana. Los llegados a la CMQ fueron golpeados hasta la sangre En la loma que sube por la calle trasera de Radio Centro, M y 21, ordené a Simms que lanzara el auto a quienes encadenados por los codos nos cerraban el paso. Rompieron el cordón. Me alegró mucho no lastimar a nadie. Llegamos a la entrada trasera de CMQ. La mayoría de mis simpatizantes se colocaron donde no era la cosa en la entrada principal de CMQ  por la Calle L.  Por M, calle paralela, me esperaban los comunistas armados de manoplas y dirigidos por el comandante Manolo Piñeiro “Barba Roja” y otros funcionarios. También en la cercana Funeraria Caballero. Me impidieron bajar del automóvil los golpes con manoplas que trancaron la manecilla de su puerta derecha. Que el auto tuviera pegada una calcomanía de Fidel facilitó breves instantes de conveniente confusión. Agradezco a Víctor de Yurre Senior y a mi sobrino Adalberto Rivero que finalmente convencieran a Simms de retirarse cuando yo maldecía y ya volcaban el automóvil por la parte trasera. (En “Las Cadenas Vienen de Lejos” Alberto Baeza Flores describe magistralmente los acontecimientos: “Alguien vio un automóvil acercarse. Los responsables de la policía se acercaron. ¿Por fin pudo entrar Conte Agüero en la CMQ? –preguntó una voz desde el automóvil  No… No lo dejaron entrar …

El hombre dio la orden de partir. La Operación Radio Centro había terminado. –       Pero si es Fidel el que estaba en el coche…

Y entonces… Natasha (foto encima de estos renglones) y su esposo me refugiaron en su quinta de Arroyo Arenas y después en su casa con su esposo, el Dr. Antonio Torriente. Aunque convine con Natasha en llamarme Juan para que su niña no me identificara, ella me había visto en la televisión. Fueron días de espera y meditación.

Domingo 27 de marzo de 1960. Ciudad Militar de Columbia rebautizada “Ciudad Libertad”. Estrenan las milicias su uniforme azul y verde olivo. El sol muerde la tarde. La ira del general Raúl Castro Ruz muerde la razón; muerde la historia. Engola la voz; grita roncamente. La saliva del Jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias moja la tribuna de madera. A su lado, Fidel Castro escucha en silencio. “Ese descarado de Conte Agüero: ¡Al paredón! ¡Al paredón!”

Los milicianos lanzan sus gorras al aire y corean: “Paredón” “Paredón”. Escucho impasiblemente; como quien contempla una ausencia. ¿Es ese Raúl Castro? ¿Y soy yo el Conte Agüero que él menciona? ¿Es ésta La Habana y es el año 1960 y es el Movimiento 26 de Julio el que ocupa el poder?  Ignoro qué me ocurre. El miedo no asoma siquiera. La pena me pega. ¡Dios mío! ¡Dios mío! ¡Cuba! ¡Cuba otra vez!

Frente al televisor en la sala cuidadosamente organizada donde me refugio, se estremecen Natasha Mella, fina, alta, delgada, pelo castaño, y su esposo, el abogado Antonio de la Torriente. Conmovida, con un temblor de emoción en las manos esculturalmente finas, Natasha besa mi frente: – No temas, Natasha. No se preocupen ustedes. Ellos son los que pierden. Ellos se descubren.

Mi serenidad, que acaso se destaca para ellos, no es valor personal; es nada; es un no estar allí ni en parte alguna. Cual si huyera de la realidad, negara los hechos o contemplara un filme ajeno. Natasha es la hija anticomunista del líder comunista que fue Julio Antonio Mella, asesinado en México por los comunistas como aseguran Natasha y su madre en carta que me han enviado hace años. Basado en esa carta he polemizado violentamente y entre puños amenazantes con  comunistas en Santiago de Cuba.

La historia es acróbata. Y, pasados los años, aquí está conmigo Natasha, la hija de Mella. Espontáneamente ha venido y me ha abierto las puertas de su hogar en momentos de extremo peligro para mi vida y arriesgando la de ella.

En la televisión, junto a Raúl está Fidel que habla y no me menciona. Pero el odio vertido el domingo por el comandante Raúl Castro, su hermano Fidel lo continúa en la noche del lunes 28 de marzo de 1960.

Estrenado el domingo en Ciudad Militar el uniforme miliciano, en los Estudios de Telemundo Televisión se estrena el lunes el FIEL, organización  que para Fidel encadena a todas las radioemisoras y televisoras del país.

Colmando un uniforme de fatiga color verde olivo, los justos seis pies de estatura del engordado Primer Ministro y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Fidel Castro Ruz –cual imponiendo su importancia- entran en la sala y toman asiento lentamente, pesadamente, ante las cámaras de televisión. A su lado están Gregorio Ortega, el interventor de CMQ, Oscar Masdeu, el abyecto Luis Báez y el periodista Mario Kuchilán, beneficiario del gobierno Auténtico, confidente para Batista del coronel Esteban Ventura Novo, y ahora alquilado a Castro.

Fidel Castro agota insultos: Insensato, ingrato, miope, irresponsable, enamorado de sí mismo, fatuo, frustrado, vanidoso, petulante, resentido, farsante, mentecato. “Ha creado esta tremenda división y política” ”Venir a destruir esta formidable unión.” ¡Van a tener que afrontar el pelotón de fusilamiento! No los vamos a dejar que se preparen aquí.  Sabemos tomar medidas revolucionarias. Más vale que llegue la hora de ajustar cuentas. Todo esto forma parte, lo de Luis Conte y toda su campaña  En cuatro horas más de 400 referencias indirectas y directas. Fracasado el plan de que me eliminara una aparente turba el viernes 25 de marzo, Castro dicta sentencia de fusilamiento.

Como esta historia llena libros, regreso a Natasha y su marido Antonio que escucharon estas palabras y, a todo riesgo fueron mis ángeles custodios en aquellos días diabólicamente intensos.

Natasha: Los que gritan patria o muerte

Sólo quieren la muerte de la patria.

Matemos tal consigna vil y fatua.

Nuestra patria merece mejor suerte.

 Queda la diferencia definida.

Y me niegan derecho a replicar.

El deber es partir y denunciar.

Rugir al patria o muerte: ¡Patria y vida!

 Señor Embajador, Julio Amoedo,

me marcharé sin el salvoconducto.

La indignación me sirve de reducto.

Estos salvajes me han quitado el miedo.

En una segunda historia con Natasha está el Presidente Kennedy

“El señor Luis Conte Agüero ha tenido muchos errores, -o era una cuestión de mala fe.” ”Luis Conte Agüero sabía lo que estaba haciendo, y lo premeditó muy bien, y lo ejecutó muy bien, y que el daño que se ha derivado para la revolución de los hechos promovidos por el señor Conte Agüero era un daño consciente… los enemigos de la Revolución están muy conscientes del servicio que Luis Conte Agüero les ha prestado, y Luis Conte Agüero está muy consciente del servicio que les ha prestado a los enemigos de la Revolución, y yo les digo a ustedes que tengo la seguridad de que Luis Conte Agüero ha calculado muy bien los beneficios que para él puedan derivarse personalmente” “En aquella época (Universidad de la Habana) ya él era Luis Conte; yo no era nadie”. “Trataba de clavar a la Revolución el cuchillo doblemente afilado de la división” “No un daño que fuera de gran perjuicio para la Revolución se le podía pasar” ”Este es un mentiroso y un descarado y basta ya de farsa”. “Llegamos a La Habana (después del 1ro de enero de 1959) y nos encontramos al señor Luis Conte Agüero. Era el mismo Luis Conte Agüero de la Carta al Patriota; era el mismo Luis Conte Agüero del Teniente Hernández; era el mismo Luis Conte Agüero del otro mensajero; era el mismo Luis Conte Agüero de toda aquella campaña, que en fin, que nadie hizo más que él porque esta guerra no se llevara adelante.”

Así como maltrata la verdad y la razón, la ira de Castro maltrata al idioma: “Ha llegado a hacer este daño confusionista, ambicionista y descarado, divisionista” ”Está preparando arteramente, bajamente –y puedo decirlo claramente- las condiciones de poder realizar su campaña” “¿Venir a destruir esta formidable unión?” ”Vino con el arma que ha usado siempre la reacción en todas partes del mundo; la acusación de comunismo… es decir que a falta de otras cosas, inventemos aquí fantasmas”.  “Buscar la división dentro del pueblo; debilitar la Revolución y prepararla para una agresión… Van a tener que enfrentar el pelotón de fusilamiento” “La Revolución se va a ver en la necesidad  de tomar medidas enérgicas contra sus enemigos” “Todo eso forma parte, lo de Luis Conte y toda su campaña… todo eso obedece a un misma plan de agresión… vamos a ver cómo salimos aquí

“Inventemos aquí fantasmas”. Fidel Castro niega el comunismo; dice que yo invento fantasmas, y por crear ese “fantasma” del comunismo en la Revolución tendremos que enfrentar el paredón. Grita mi nombre y la condena. Fracasado el plan de que me eliminara una aparente turba el viernes 25 de marzo, Castro dicta sentencia de fusilamiento.

¿Por qué salvo la vida y puedo escribir estas Memorias? ¿Qué motiva este viraje en quien me ha llamado La voz más alta de Oriente… y de Cuba” Me recuerdas los esfuerzos de Martí (uniendo a los cubanos)” “Sin lugar a dudas el joven de más capacidad intelectual de la última promoción republicana” “El hombre perfecto no existe; si existiera, sería Luis Conte Agüero”. Estas delirantes lisonjas, exageraciones y disparates, están documentados.

(Continuará)

2 comentario sobre “LA HISTORIA EN LA MEMORIA: UNA SERIE QUE ASOMBRA AL ASOMBRO- PRIMERA PARTE: JULIO ANTONIO MELLA, NATASHA MELLA, MI SALIDA DE CUBA Y EL MARTIRIO DE LOS KENNEDY

  1. Hombres como ese hacen mucha falta en la Cuba de hoy.Lo felicito.Saludos
    Ramón

  2. Me gustaria que fuera mas explicito para conocer que hizo cambiar a Mella porque un hombre de ese tipo no cambia asi como asi.Gracias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15