LA HISTORIA EN LA MEMORIA: UNA SERIE QUE ASOMBRA AL ASOMBRO- SEGUNDA PARTE: JULIO ANTONIO MELLA, NATASHA MELLA, MI SALIDA DE CUBA Y EL MARTIRIO DE LOS KENNEDY

ESCRITO EN TERCERA PERSONA

Por, Luis Conte Agüero

“Se nos escapó el descarado” dice Raúl a Fidel Castro en Ciudad Militar, ante el capitán ayudante Miguel Ángel Rodríguez. Según Abel Mestre alcanzo el más alto “rating” en la historia de la televisión: 42 % de audiencia absoluta; 100% de audiencia relativa o “share”. De cada 100 televisores, 42 encendidos conmigo, y los otros apagados. Raúl Castro pide paredón para mí en un acto en Columbia donde las milicias estrenan su uniforme. El lunes 28 de marzo, Fidel Castro acusa por cuatro horas a Conte de haber causado una gran división en la revolución cubana y dice que tendrán que enfrentar el pelotón de fusilamiento por haber inventado el fantasma del comunismo dentro de la revolución.

Hugh Thomas, en “Cuba 1958-1970” escribe: “El antiguo amigo de Castro y exsecretario general de los ortodoxos, Luis Conte Agüero, condenó violentamente al gobierno por televisión por la arbitrariedad de su conducta, pero el 25 de marzo una banda armada, dirigida por el subjefe de la policía de seguridad (G-2) comandante (Manuel) Piñeiro “Barba Roja”, le impidió que leyera una Carta Abierta a Castro en la principal emisora de la CMQ. El 27 y el 28 de marzo vino la condena personal absoluta, primero por Raúl Castro en un mitin al aire libre con gritos de ¡Paredón! Y luego por Fidel Castro por televisión, el nuevo azote de la libertad. Conte Agüero, prudentemente, se refugió en la Embajada de la Argentina. Este fue un buen ejemplo de la utilización de la fuerza para impedir la libertad de palabra”.

Marzo 30. Abel Mestre, vicepresidente de CMQTV explica “Ante la Prensa” la posición de la empresa y el derecho de Luis Conte Agüero a expresar su criterio. Las cuentas bancarias de los Mestre han sido congeladas.

Jean-Pierre Clerc en “Las cuatro estaciones de Fidel Castro”, Edición Aguilar, expresa: “Dos incidentes convocan la atención de los diarios europeos,  porque sus protagonistas no son sospechosos de ser partidarios de Batista arrepentidos. El 1ro de abril de 1960, Conte Agüero pide asilo en la Embajada Argentina. Una semana antes, ese viejo amigo de Castro había visto impedido por los trabajadores su acceso al estudio donde tenía sus transmisiones.  Secretario General del Partido Ortodoxo había sido uno de los destinatarios de las cartas que escribía Fidel Castro desde la cárcel después de lo del Moncada. Conte (Las radiaba al recibirlas) Las había publicado tras la victoria. Había ayudado también a la reescritura de La Historia Me Absolverá. Pero ese espíritu libre ha lanzado más de una filípica contra “la infiltración comunista” lo que se ha vuelto intolerable en la nueva Cuba. El propio líder insulta a su viejo amigo por la televisión. Cuando Raúl Castro (Fidel también) le augura en una reunión el paredón, Conte Agüero elige partir. En los Estados Unidos publicará una obra demoledora: “Los dos rostros de Fidel Castro”. La víspera de su exilio, la principal cadena de televisión privada CMQ es definitivamente normalizada.”

Robert E. Quirk en su monumental libro “Fidel Castro” recoge dos pronunciamientos míos causales también del rompimiento. “El viejo amigo de Fidel Castro, Luis Conte Agüero saltó también al ruedo para desprestigiar la exhibición soviética. En su altamente popular programa de televisión dijo que valía la pena ver la exposición precisamente porque demuestra qué lejos están los soviéticos detrás de los norteamericanos en el desarrollo tecnológico. Castro no quería escuchar a esos detractores… Fue el principio del final para Luis Conte Agüero y Miguel Ángel Quevedo. Ambos habían permanecido leal en cada tema excepto en el del comunismo y la pendiente asociación de Cuba con la Unión Soviética” Dentro de este mismo tenor Quirk escribe que en relación al pacto con la Unión Soviética: “Además, como Conte Agüero ha hecho notar en sus comentarios, los productos industriales soviéticos son marcadamente inferiores en calidad a los de su contraparte norteamericanas, y frecuentemente inservibles”

ANTECEDENTES CLAVES

He reproducido estos comentarios como aporte a la mejor comprensión del proceso totalitario. Regreso al relato con antecedentes esclarecedores, algunos mencionados ya.

Antecedentes: Abril, 1959. Volando en Cubana de Aviación rumbo a Brasil, Castro contestó a mi advertencia contra el comunismo: “Fusilo a quinientos”. Argumenté que eso no era necesario sino fijar para todos los Partidos los límites provisionales que la Revolución solicitaba.

Febrero, 1969. En visita al Instituto Nacional de Reforma Agraria censuré la afirmación de Juan Marinello, Presidente del Partido Comunista, de que ser anticomunista era ser contrarrevolucionario. Nos extendimos en el tema porque Castro justificó la tolerancia al exhibicionismo y la influencia creciente del comunismo. Se disgustó al decirle que yo reorganizaría el Partido del Pueblo Cubano Ortodoxo. “Ese sí sería un problema.”

Se pidieron donaciones de objetos de oro para “armas y aviones”. Yo pedí “para fortalecer las divisas”.

CORAZÓN DE LA POLÉMICA

Por exaltar valores religiosos al recibir en mi programa de  CMQ TV, Canal 6, medallas, crucifijos, objetos de fe, el periódico comunista “Hoy” me acusó de divisionista y de autoproclamado profeta del Humanismo, modo hábil de enfrentarme a Castro que entonces protagonizaba el Humanismo. Terminé la recepción de donaciones -colecta que siguió en la demás “media”.

El sábado 12 de marzo contesté las diatribas de “Hoy” al que llamé “la sentina de Desagüe”, nombre de la calle donde se ubicaba. Aprovechando que según Abel Mestre, vicepresidente y director de los noticieros de CMQ, había “roto todos los records de sintonía de la televisión cubana” ataqué la amenaza comunista durante varios días. Me respaldaron Organización Auténtica, Triple A, Movimiento Demócrata Cristiano, La Cruz, Federación Nacional de Trabajadores de la Construcción, Club de Leones de La Habana, organizaciones y núcleos obreros, instituciones religiosas, estudiantes de todo el país.

Radio Rebelde, controlada directamente por Raúl Castro, encabezó el torrente difamatorio con “Revolución”,”La Calle”, “Combate” y las radioemisoras del régimen. Entre miles de mensajes de adhesión a mi campaña, sorprendió el del muy confundido Ramón Castro Ruz, hermano mayor de Fidel. También impactó el mensaje de una hermana de Frank País.

‘LO ÚNICO QUE PUEDO PERDER ES LA VIDA”

  1. En mi comentario del 16 de marzo digo: “HOY” me señala mi condición de hermano de Andrés Rivero Agüero. Sí. Lo soy. Serlo y quererlo no me impidió combatir a Fulgencio Batista. Nunca vacilé entre mi sentimiento fraterno y mi deber cubano. ¿Son tan necios que creen asustarme señalando ese parentesco? Nunca lo negué. Todo lo contrario. Cuando en Cuba no se sabía que éramos medio hermanos, yo dije (Al periodista Luis Navarro “Ante la Prensa”) que era su hermano y medio. Los comunistas no han cambiado de táctica y hoy montan la nave de la Revolución a ver qué pescan. Y ya no lanzan anzuelo; lanzan redes. Quieren pescar en grande. Aspiran nada menos que al poder. Así lo denuncio con toda la voz, aunque mis palabras luzcan exageradas. Creo haber asimilado algo de mis estudios; y esa teoría, fortalecida por el análisis de los hechos que observo indican la magnitud del peligro que corremos. Sé que juego con fuego. Pero yo lo único que puedo perder es la vida. Yo juego con fuego para que no lo hagan otros que pueden perder algo más valioso que la vida. La gloria. La gloria histórica y la gloria del cielo”.

“SI LA DEMOCRACIA ES SOCIALISTA, NO ES DEMOCRACIA”

  1. 1960. El martes 22 de marzo, en mi discurso anticomunista en el Club de Leones de la Habana Salón Caribe, Hotel Habana-Hilton: “Los comunistas confiesan que apoyan la revolución como un tránsito hacia el socialismo… Se apoya un sistema cuando se lucha por consolidarlo o mejorarlo, no cuando se intenta sustituirlo… La Democracia es para hoy y es para mañana. Si la democracia es socialista deja de ser democracia. .. Marx fue un filósofo del error y los comunistas son agentes del error y del mal… Los comunistas han convertido su participación en intrusismo nocivo al querer adulterar el ideario martiano con el pus de su propaganda imperialista…

Entonces, más que una confrontación hago un enfrentamiento entre Marx y Lenin y Stalin con el pensamiento de Martí… ¡Herejía! El comunismo no puede levantar a Martí, ni interpretarlo ni reivindicarlo… El martillo ha golpeado la dignidad humana. La hoz que ha segado trigo, ha segado la libertad de un pueblo y de otros pueblos mediante la dictadura nacional y el imperialismo que avasalla otros Estados”.

Los Leones aplaudieron. Algunos funcionarios de Castro se retiraron. En el aplauso de los obreros eléctricos que atienden la sesión, destaca el entusiasmo de un hombre negro.

El miércoles 23 de marzo correspondieron los dicterios al Ministro de Trabajo, comandante Augusto Martínez Sánchez. En casa de Manolo Fernández, propietario de Radio Progreso, Miguel Ángel Quevedo, propietario de la Revista Bohemia, comentó que yo llevaba a la Revolución a un callejón sin salida. Nada prometí, aunque mencioné mi idea de una Carta Abierta a Fidel Castro.

Temo que vayan a detenerme. Beso a mi mujer y a mis hijos. Salgo de mi casa muy temprano. Y en una casa universitaria y amiga escribo la Carta Abierta que ese mediodía leeré en Radio Progreso y no podré leer en CMQ.

Ha llegado el momento de probar

A dónde marcha la Revolución.

O a la opresión?

Está Lenin o el Cristo en el altar?

Recogida de oro para aviones.

Yo lo colectaré para divisas.

Diré que Jesús vive en las sonrisas

Que alimentan de fe las religiones.

 “¿HASTA DÓNDE ESTÁS DISPUESTO A LLEGAR?

Consciente de que mi campaña llevaría a la confiscación de CMQ, me reuní con los propietarios Abel y Goar Mestre, el abogado Ramón Bonachea y el vicepresidente Manolo Cores. Cores recordó que al preguntarme Abel hasta dónde yo estaba dispuesto a llegar y responderle yo que “hasta la inmolación”, Abel contestó: “Pues, adelante. Si estás dispuesto a perder la vida, nosotros estamos dispuestos a perder la empresa.”

Miles de telegramas, fe que avanza

no obstante la violenta represión.

Ya sólo queda a la revolución

el enhiesto pendón de la esperanza.

RAÚL CASTRO ORDENA MI LIQUIDACIÓN

En las oficinas de la empresa Aerovías Q, Raúl Castro ordenó a José Pardo Llada liquidarme. Un sincero simpatizante de ellos, amigo mío y buena gente, el joven ortodoxo Omar Borges, tuvo la decencia de avisarme. Este plan se radicalizó cuando oficiales uniformados del Ejército Rebelde asistieron a mi programa de televisión el jueves 24 de marzo donde anuncié la Carta Abierta.

“Hoy; a los insultos, a las injusticias, a las infamias miserables, contesto diciendo: Dios bendiga a la revolución y esclarezca el talento de sus líderes para que no cometan el crimen de insistir en el error callé”

Viendo el programa, Fidel saltó de su asiento y dijo:”Esto es intolerable” “No te preocupes, que eso yo lo arreglo mañana” vociferó Raúl. De ese programa del jueves 24 salimos a golpes Fernando López Hueso y yo contra tres agresores que infiltrados entre curiosos o discrepantes pasivos esperaban agazapados en la salida de CMQ. Nos salvó, pegar primero. Y aprovechar el desconcierto.

Cuenta Miguel Ángel Rodríguez Ravelo, capitán ayudante de Raúl Castro, que éste comentó a Fidel en su residencia de la Ciudad Militar de Columbia que “ese descarado” se les había escapado.

El domingo 27 de marzo Raúl Castro pronunció un discurso en Columbia –rebautizada Ciudad Libertad- donde me condenaba al paredón. Los milicianos que estrenaban su nuevo uniforme, lanzaron al viento sus gorras. Esta sentencia la ratificó Fidel Castro al día siguiente.

CMQ: DE LA NOSTALGIA A LA PROMESA

-Discurso de Luis Conte Agüero en el Encuentro organizado por Manolo del Cañal de antiguos empleados de CMQ Radio y Televisión. 15 diciembre 2002

En este encuentro hermoso de compatriotas y amigos que comparten deberes y esperanzas, inundan mi corazón más que mi mente oleadas de recuerdos estremecedores y opuestamente dolorosos y respetables. Duelen, desgarran, porque en ellos se quebró un sueño de libertad y prosperidad y grandeza; se les respeta, porque contribuyeron en lo personal a encontrar la verdad y a servirla. Esa verdad de libertad y democracia y Dios, esta noche nos preside y levanta nuestras voces en comprensión y concordia hacia el destino común

Omar Vaillant contribuye a ellos cuando menciona aquel valiente planteamiento de Abel Mestre, un jueves, en el espacio del programa Ante la Prensa, en el que fijó la posición de CMQ ante mis denuncias contra el comunismo y las represalias del régimen.

Manolo Cores es acicate a la voluntad y al orgullo cuando alude al año 3,000. Nuestros cuerpos se enervan y disminuyen; sin embargo, la determinación es de eternidad, de valores que no mueran. Para alimentarlos, Manolo conserva en su memoria, muy útil para detalles en la memoria mía, momentos claves de aquel drama. No quiero sonar personalista, ni fabricar vanaglorias. Antes de contar lo que me cuenta Cores, enfatizo la diferencia entre el político y el empresario. En tanto el político esté llamado a tomar los mismos riesgos a los cuales invita, al comerciante lo ordena la prudencia.

Era  1960. Era el despacho de Abel. Era allí Goar con el Dr. Ramón Bonachea, Manolo Cores y yo.  Era mi advertencia de que mi campaña conduciría al cierre de CMQ. Abel Mestre me preguntó que hasta donde yo estaba dispuesto a llegar. Cores apunta que yo le contesté: Estoy dispuesto a llegar hasta la inmolación. Resuelto, Abel contestó: Si tú estás dispuesto a dar la vida; nosotros estamos dispuestos a perder la empresa. Dale; dale.

¡Bien puesto el nombre de Abel enfrentado al Caín y a los caínes de Cuba! ¡Qué diferencia entre esa actitud desprendida y la de los mercaderes sin patria moral, sin otra patria que el lucro y el egoísmo y la rapacidad, que son capaces de negociar con un tirano insano y bruto!

Goar Mestre, alto y limpio, también acude en grandeza a mi recuerdo. En Montevideo, Uruguay, las 14 Delegaciones del Congreso Pro Democracia y Libertad me habían elegido Presidente y cuando yo pensaba estar en la cumbre de mis gratitudes, llegó de corona Goar a unir su voto moral a mi elección. Inmediatamente regresó al Canal 13 de la TV Argentina. Así era el temple de aquellos empresarios que sembraron en sus empleados, administradores, productores, administradores, técnicos, artistas, periodistas, locutores, una filosofía de dignidad. Sumando a disciplina y severidad, sonrisa y ternura, la CMQ alcanzó audiencias e influencias públicas como jamás se habían alcanzado.

Unidos por un mandato así, vamos de la esperanza a la añoranza. La añoranza evoca y reúne; la esperanza convoca y nos une.

Citados por el incansable Manolo del Cañal, ustedes desbordan el salón; amigos, hermanos, leales al pasado común y al futuro que debe ser común. Feliz esta iniciativa de nostalgia y promesa. Acaso el tiempo y la justicia histórica nos permitan regresar a CMQ a hablarles a las mujeres y los hombres libres de Cuba, y a decirles, como antes, que Dios está con nosotros y Dios no puede perder.

——A estas palabras dichas el 15 de diciembre, sumo mi gratitud a Fernando López Hueso, recientemente fallecido, que acompañó mis puños al salir de CMQ el día anterior a los acontecimientos aciagos; a dos hombres negros, el parqueador “Matanzas” que fue a Radio Progreso para advertirme de la turba militarizada que me esperaba en CMQ, y Miguel Simms Mackennzie, que voluntariamente manejó mi automóvil; a Víctor de Yurre padre y Adalberto Rivero que conminaron al valiente Simms a retirarse de allí; a Natasha Mella que fue conmigo de Radio Progreso a CMQ y a su esposo Antonio Torrente con el cual me escondió en su hogar y me llevó a la Embajada Argentina. Y a todos aquellos que oraron y rezaron por mí.

En estos tiempos denuncio al comunismo repetidamente. No obstante, relego mis pronunciamientos porque son las palabras de Castro las que muestran su engaño al ser comparadas con la realidad ominosa de estos días. (Continuará)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15