MÉXICO: LA MARCHA DE UNA ESPERANZA SIN ESPERANZA

Foto: Cultura Colectiva`

Por el Lic. Felipe J. de Lascuráin (*)-Sin Compromisos. La otra Historia

A petición de mi amigo, el extraordinario periodista don Jorge Santa Cruz, decidí escribir mis puntos de vista de lo que ocurrió durante la marcha por nuestro México y en contra de todas y cada una de las medidas tomadas por el actual Presidente de nuestra Nación.

Son medidas que atentan directamente contra la vida y seguridad de todos los mexicanos y de la sociedad mexicana en general. Fue la marcha que yo llamo la Marcha de la Esperanza sin Esperanza, misma que arrancó en el  Ángel de la Independencia y concluyó en el Monumento a la Revolución.

La denomino así, ya que con ella no se logrará ningún cambio. Ni por este medio, ni por ninguno otro, legal y pacífico. Hace falta mucho más para obligar al gobierno de Manuel López a rectificar todo un mundo de errores —que no son errores— y que ha cometido desde su arribo arbitrario a la Presidencia, siguiendo las órdenes de la Internacional Comunista.

Su arbitrariedad comenzó desde el momento en que empezó a dar órdenes sin tener la investidura presidencial, violando así la Constitución Política de Nuestra Patria. El tema resulta aún más grave si comprendemos que todo está ordenado y manejado desde el Bloque Comunista Mundial o la Internacional Comunista. Ambos son la misma cosa. Forman parte de este Bloque países como Rusia, Cuba, Venezuela, Bolivia, China, Vietnam…

De manera natural se desprende algo que yo veía venir desde hace mucho tiempo: la imposición de toda la pseudo doctrina socialista-comunista mediante dineros anónimos que compran las voluntades de los pillos que manejan los gobiernos de las naciones.

Así pues, la llegada de este pseudo Presidente —que nunca ha buscado, ni buscará el Bien Común en nuestra pobre Nación Mexicana— se debe a la operación del Bloque Comunista Mundial que tiene el apoyo de los dueños del dinero.

Los intereses de Manuel López no están con nuestro México, sino con la Internacional Comunista, o sea, con el Bloque Comunista formado por los Estados Comunistas que lo integran a partir de la «Revolución Rusa».

El pueblo ruso de los Zares fue el laboratorio para llevar a cabo el experimento brutal de la imposición social —y a como diera lugar— de las ideas comunistoides y antinaturales, dictadas por el Sionismo Internacional.

Es el Sionismo Internacional el que viene operando en lo oculto y desde la trastienda de todos los países católicos, para la destrucción sistemática de todo lo que represente la Doctrina de Nuestro Señor Jesucristo y el Nacionalismo de los pueblos católicos.

El Sionismo Internacional está detrás de las doctrinas antinaturales expresadas con anterioridad por Carlos Marx y Federico Engels, mismas que se le impusieron a Rusia, a través de Lenin y, después, por medio de Josep Stalin.

Stalin continuó imponiéndolas a sangre y fuego no sólo en Rusia, sino en todos los países del llamado Tercer Mundo, a los cuales, por su condición de pobreza, creada exprofeso, le es sumamente fácil llegar al Comunismo, engañándolos y mintiéndoles para esclavizarlos. (Su mentira favorita actual es la «democracia»).

En América, la implantación de la dictadura comunista se inició en Cuba, en 1959. Este país sigue sumido hasta la fecha en la pobreza, como el resto de los que fueron secuestrados por el Comunismo, como Nicaragua, Bolivia y, por supuesto, Venezuela, que está  cautiva desde el año de 1999 y que  no tiene para cuándo poder sacudirse a los rojos.

Fueron estos criminales los que impusieron sus ideologías al pueblo ruso a fuego y muerte, sumiéndolo en un baño de sangre y asesinatos, a partir del sacrificio, cobarde y cruel de la Familia Real del Zar Nicolás II y de su esposa, la Zarina, quienes fueron testigos,  antes de su ejecución, de la violación y muerte de sus cuatro hijas, Olga, Tatiana, María, y Anastasia, y de su hijo, el Zarévich Alexei, quien era hemofílico. (Tal situación explica por qué la Zarina Alejandra —buscando quien pudiera curarlo— entró en conocimiento de un fraile burdo y degenerado, llamado Rasputín, en cuyos «poderes» depositó su confianza y hasta lo integró a la Familia Real. Este monje también estaba imbuido ya de las nuevas doctrinas comunistas).

Este régimen sangriento —desde Lenin hasta Gorbachov— mató a más de 80 millones de seres humanos, por los cuales nadie ha exigido al Comunismo que pida perdón y que rinda cuentas por el exterminio de los gitanos, eslavos, polacos y, sobre todo, de los católicos.

Fueron muchos los países donde se impusieron los intereses bastardos de esos asesinos y ¿quién se rasga las vestiduras ante esta tragedia histórica? Nadie.  ¿O será que la gente exterminada por los comunistas es de segunda clase?

La ideología del Presidente Manuel López es la que le dicta el gran maestro masón de la Gran Logia de los Illuminati, y que es la que rige los destinos de los pueblos que ya han caído. Este poder oculto trabaja para consolidar su Dominio Mundial.

Por eso, Manuel López exalta la pobreza del indígena —quien es fácil de manipular y de adoctrinar— al mismo tiempo que combate rabiosamente a la Religión Católica. ¡México nació católico!, pero, hoy en día, predomina el ateísmo que es la ausencia de Dios. Ahora, los que fueron católicos, en el mejor de los casos se dicen «creyentes». Nada más.

El mundo fue engañado con la Marcha de nuestro México por una Esperanza sin Esperanza y finalmente…, también será abandonado a su suerte como todos los países que han caído en el «Humanismo Comunista» que no tiene respeto ni por Dios, ni por la vida humana. Para ellos, el aborto «es necesario para combatir la pobreza» creada por ellos mismos. Jajaja.

(*) Abogado católico mexicano, comprometido con la defensa de su religión y de la vida humana desde el momento de la concepción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15