OTRAS VOCES: COMPLICIDAD DEMOSTRADA

JUANGONZALESFEBLESPor, Juan González Febles- Primavera Digital- Primavera en Cuba

Cuba actualidad, Lawton, La Habana, (CPD) Fechada el pasado 20 de agosto, el Centro Internacional Demócrata Cristiano Sueco (CIDCS) emitió una declaración a partir de la cual personaliza sus desencuentros con la prensa nacional independiente cubana y de forma específica con Primavera Digital-Primavera en Cuba con mi persona.

Como esta institución ha decidido personalizar así este desencuentro,  procedo a dar respuesta personal a tal pronunciamiento.

Las vilezas no se comparten ni se ocultan. Con esto quiero decir que guardar silencio frente a una vileza es hacerse copartícipe de esta y ya sea desde el punto de vista personal o profesional, ni comparto vilezas ni guardo silencio frente a alguna. Si sostener este principio me lleva a la cárcel, bienvenida sea; si se trata de que la muerte me aguarde, que para bien sea. Lo que no logró la dictadura militar cubana, es poco probable que sea logrado por burócratas desaprensivos desde Estocolmo, animados Dios sabe por cuáles intenciones.

Entonces, tales procederes ocultos cuyos resultados se harán públicos, es justo que sean conocidos por el público al cual nos debemos, desde su causa. Y así será.

Aclaro que este punto de vista es compartido por la redacción del medio de prensa que nuestros ex patrocinadores han cerrado, Primavera Digital-Primavera en Cuba. Aquí ni se comparten vilezas, ni se guarda silencio frente a estas.

Como ya se ha sido dicho, CIDCS tuvo éxito en modernizar y tanto es así que gracias a este éxito podemos administrar sin intervenciones ajenas un espacio Web y además llegar a ocupar en alguna que otra ocasión, entre el cuarto y el quinto lugar entre los sitios web más visitados de temas cubanos.

Sobre el llevado y traído tema de las cuotas y las participaciones, una mirada superficial de los colaboradores y miembros de la redacción, demuestra que aparecen mujeres y personas negras y mestizas sin patrón de exclusión alguno. Pero como bien ha señalado el colega Eugenio Yáñez desde Cuba Encuentro, para estos suecos, parece más importante el número de mujeres en el parlamento castrista que el hecho de que sirven a una dictadura.

El otro risible argumento que manejan es que trataron de democratizar y entonces quieren obviar que la redacción de un medio de prensa es el espacio menos democrático que pueda concebirse. Si se trata de que las cosas funcionen con eficiencia, no hay vías alternativas. Esto -cosa harto demostrada- fue lo que se hizo en Primavera Digital-Primavera en Cuba desde su origen. Entonces, solo se detuvo o se enlenteció este ritmo, cuando CIDCS intervino para cerrarnos, al cabo de siete años de servicio ciudadano ininterrumpido.

Ya quedó evidenciado que no se trata solamente de que se concluya la colaboración con CIDCS, luego de incumplir compromisos y obligaciones contraídas: ahora cancelan la posibilidad de que este medio continúe, más allá de la antes mencionada colaboración. Entonces, verdaderamente no se trató de “intentos de modernización” o cuotas discutibles de participación. Al cerrar www.primaveradigital.org, CIDCS ha incurrido en flagrante complicidad con la dictadura militar totalitaria cubana.

Esto queda además evidenciado, en la ilegal cancelación de nuestras cuentas de twiter y de Facebook, situación que más allá de perjudicar a quien suscribe y a la redacción de Primavera Digital-Primavera en Cuba, perjudica a la oposición real interna cubana en beneficio y a favor, del régimen militar que sufrimos.

Sería interesante que CIDCS señalara en qué aspecto, entre los que he reseñado hasta hoy, he mentido y que lo demostrara fehacientemente.

Todo parece indicar de que como ya hemos tenido indicios, quizás se trata de eliminarle competencia a algún que otro medio de prensa cubano, quizás hasta independiente, aunque más conciliador con la dictadura.

Para concluir diré que todo no ha sido lo malo que podría haber sido y a pesar de CIDCS y como expresa la canción tradicional latinoamericana, “tantas veces me mataron, tantas veces me morí y sin embargo estoy aquí resucitando. Gracias doy a la desgracia y a la mano con puñal, porque me mató tan mal, que seguí cantando”.

Por lo pronto, CIDCS ha demostrado ser poco demócrata y nada cristiano. En relación a sueco, quizás lo sean en la corta medida que lo fueron los que en su momento decidieron vender hierro a los nazis o cederle paso para invadir a Noruega. Mi opción personal es con los Edelstan y los Wallemberg, que supieron dar el santo y seña de las palabras derecho y democracia en su momento, estos son mis suecos. El primero salió al frente a Pinochet y su banda en Chile y el segundo, salvó a miles de judíos durante el holocausto, aunque después resultara asesinado por los Putin, perdón, por los rusos de aquel momento.

Mi exhortación para que CIDCS demuestre en qué he mentido, sigue en pie.

WordPress theme: Kippis 1.15