TRES VECES PIRINDINGO-SEGUNDA PARTE-TOMADO DEL LIBRO “CUENTOS JODEOSÓFICOS” DE ALDO ROSADO-TUERO

Pirindingo con algunas de sus jevitas

1-LA MADRE

Mi pequeño Dominguito siempre fue un niño muy bueno. Un poco travieso, pero en el fondo un pedazo de pan. Y conmigo el más cariñoso de los hijos. Yo me empeñé en bautizarlo como Domingo pues nació ese día de la semana, pero entre mi esposo y mi hijo mayor le cambiaron para siempre su nombre por el poco edificante de Pirindingo. Y así, Pirindingo se le quedó. Para siempre. Domingo Blanco Donoso sólo existe para los papeles oficiales. Para el resto del mundo, mi angelito es Pirindingo. Pirindingo adquirió mala fama, no sé si por la envidia o la maldad de la gente. Algunos mal intencionados, entre ellos mi vecino Crispín Mascaró, no hacen más que denostar a mi querubín. Que si Piri es mataperro, que si Piri escalabró a Segundo, el de La Loma en una pelea a pedradas, que si Piri es un malcriado que se burla de los mayores, inventando que sé yo cuantas cosas.Que si mi Piri es un ladrón que se mete en los patios en las noches a robar gallinas y chivos, para comèrselos en fiestas con amigazos y puticas juveniles.Que si Pirindingo se junta con los Güiro y malinfluencia a los Manguitos y a Felix Guayabita para cometer fechorías. ¡ Envidia!. ¡ Pura envidia es lo que le tienen a mi Piri!, por su inteligencia, sagacidad y rapidez de pensamiento. Y sobre todo porque es un líder nato. El siempre se destaca a donde quiera que va y los demás lo siguen. Hasta su grupo de amigos se hace llamar con orgullo los Pirindingos. Y CON LAS MUCHACHAS. ¡QUE SUERTE LA QUE TIENE MI HIJO CON LAS MUCHACHAS! Siempre lo están buscando. sobre todo las mas “saliitas” del barrio. Lo sonsacan y lo sonsacan hasta que el pobrecito, que es inteligente, pero con muy poca malicia, cae en sus trampas y se va por ahí a hacer cochinadas, inducido por esas rameritas de mala muerte. ¿Què otra cosa puede hacer?. Al fin y al cabo,¡ para eso es macho! Y a gracioso, no hay quien le ponga un pie delante. Es comiquísimo mi hijo. Si ven las que inventa. A mí se me cae la baba, cuando lo oigo trabuzcando refranes. ¡Ay, que Piri! Con eso de :” al que madruga, a Dios rogando, Dios lo ayuda con el mazo dando”.

Y sobre todo es inteligente mi muchachote. Con decirles que hasta estratega militar me ha salido el muy cabroncito. En el juego de los encantados, su “pitèn”casi siempre sale vencedor. Es famoso en el barrio su táctica de usar al negrito Benny, desnudo en las noches oscuras, para derrotar a sus rivales. Claro, que a mi vecino eso le parece una desvergüenza, pero a mí, lo que me provoca es risa y mucho orgullo, al ver las salidas de mi pedazo de cielo.

1- EL VECINO

Mi nombre es Crispín Mascaró y tengo la jodida suerte de vivir al lado del mataperros más descarado y mas hijo de puta que ha dado La Villa. Ese era H.P. desde antes de salir del vientre materno. Le dio una mala barriga a la pobre y consentidora madre que lo parió que pa qué te cuento.Las vomiteras eran de ampanga y la señora (lo de señora es un decir) se puso insoportable desde que el feto del jodio Pirindingo tenía cinco centímetros de largo y un adarme de peso. !Y como se antojaba la “dama”! Siempre estaba pidiendo platos raros y toda clase de extrañezas culinarias. Con decirte que hasta se negó a tomar agua del Acueducto local, una de las mejores aguas potables del país, y se empeñó en que el agua que le caía bien y no le hacía vomitar era la del Rió Jaiba, que queda a un cojonal de kilómetros de La Villa, entre dos barrios rurales de otro término municipal. Más cerca de la cabecera del otro Municipio que de La Villa.

Que jodienda la que tenía cada tres o cuatro días el pobre futuro padre de la bestia por nacer. “Arranca pa Santa Cruz, viejo, que ya se me está acabando el agua” . Y el pobre viejo resignadamente cogía el gascar con un par de cántaros de metal de los que se usaban para cargar leche, que le prestaba ” El Curro”, conocido lechero del pueblo, famoso por “bautizar” el blanco líquido proveniente de las ubres de las vacas de la finca de los Sainz.Y aunque no lo manifestaba verbalmente, yo estoy seguro que el señor empezó a cagarse en la madre que parió a su hijo, desde esos momentos, pues después, ya crecidito el esperpento ladilloso, lo oí en muchas ocasiones mencionarle toda la parentela tanto al Piri, como a la madre. A esta última por su defensa a ultranza de las malacrianzas, andanzas delictivas y mentiras del jodón empedernido que siempre ha sido “eldominguito”.

Una desgracia, una verdadera desgracia ha sido la mía, por vivir al lado del Pirindingo. Como me he recomido los hígados por su culpa. Un irrespetuoso, que se lo falta a todo el mundo, sin importarle la edad ni la clase social . Es más, yo no me explico como no lo he matado. Debe ser por consideración con el pobre padre. Que bastante tiene con soportar al hijo y a la mujer….y por miedo a la ley. Las fechorías de Pirindingo son bien conocidas. Como la de robarse el chivo de nuestros vecinos Alberto y Lucía y después en el juicio que le hicieron por LADRÓN, tratar de burlarse del juez Municipal. Por suerte lo condenaron. Ladrón convicto y confeso. Y además lengüilargo. Se puso a levantarle calumnias a la santa de Lucía, acusándola de cornear a Alberto con Quintilino La Tranca. Que infamia. La pobre Lucía, que no es muy atendida sexualmente por su marido, pero que a pesar de eso, sólo ha tenido un par de deslices. y han sido conmigo que soy un hombre cabal y una tumba para esto de los lances extramatrimoniales!

Pirindingo es además pandillero de la peor calaña. Ha alebestrado a los muchachos del barrio y los ha convertido, gracias a sus mañas y mala influencia en una pandilla de delincuentes juveniles, que no respetan ni a la madre que los parió. Siempre andan a las greñas con los grupos de muchachos de otros barrios y acostumbran a hacer asaltos tipo comandos a La Loma para apedrear las casas donde viven sus supuestos enemigos, y en el Parque La Güira, ya han descalabrado a más de uno. Yo no me explico como es que aún no lo han rejundido en una cárcel. Hace tiempo ya que debería estar en el Instituto Correccional de Menores de Torrens (léase cárcel de delincuentes juveniles).

Y a fresco con las muchachitas no hay quien le gane. Se mete con todas y ya lo han agarrado varias veces haciendo bellaquerías con varias vecinitas en las maniguas y los playones. A mi sobrina Sulmita,cuando ella sólo tenía 16 años, el muy cabrón tanto le rogó y le rogó que ella al fin accedió a enseñarle sus teticas y el muy libidinoso se la hubiese “jamado” si no llego yo, en el momento en que comenzaba a sobárselas, mientras le susurraba muy dulcemente: ” que suavecitas, y que chiquiticas. Parecen peloticas de pin pon”. Había que ver el susto que se pegó cuando los sorprendí debajo de la enorme mata de anoncillos que crece en la cerca divisoria de los dos patios: el de su casa y el mio. Saltó la cerca como un gamo asustado y estuvo perdido por tres días. No lo maté pues en esa época el rapaz aún no cumplía los trece años.
Pero donde Pirindingo rompió el hijodeputómetro y el medidor de la desvergüenza, fue cuando desnudó al negrito Benny y lo hizo correr como Dios lo trajo al mundo con su prieto chorizo al aire por todo el barrio. Y eso después lo quiso convertir en una gracia diaria y tuvimos que intervenir los vecinos y los padres de los otros muchachos, para que parara la pachanga del Benny corriendo desnudo.

Cuando digo que este Pirindingo no tiene madre ni vergüenza, no estoy exagerando.

2-PIRINDINGO

La verdad es que la vida me ha dado algunos sustos, pero en compensación, también me ha aportado tremendas satisfacciones. Sustos y satisfacciones de las que les contaré algunas más adelante. Pero la mayor satisfacción de mi vida, la recibí cuando una comisión presidida por Francisco-Paco-Fico-Zaragoza e integrada además por Negdo Mesa y Rogelín Menéndez, me designaron como miembro honorario de la Sociedad Jodeosófica de la Villa. El mismo Rogelín se encargó de explicarme que la Jodeosofía es la rama de la Filosofía que estudia la aplicación de la jodedera criolla a ésta ( la Filosofía). Que orgullo, caballeros! Estaba que no me cabía un comino en el culo. Parangoneando al Apóstol sólo atiné a afirmar mi contento, pues de un plumazo, habían igualado mi modesta veta jodedora, a las de todos los Jodeosóficos famosos de La Villa, Machina y el propio Zaragoza incluidos. Yo un pirindingo de mierda, un don nadie en la vaciladera, de igual a igual con los jodedores famosos y mentados del pueblo. Que magnamidad. ¿ O sería otra jugada jodedora de ellos? Lo cierto es que yo lo recibí como un orgulloso galardón.

Y hablando de sustos. Uno de los más grandes de mi vida me lo proporcionó mi vecino Crispín. Resulta que cuando yo había acabado de cumplir los doce años, Sulma, la sobrina de mi vecino, ya con 17 años bien repartidos en su cuerpecito, se empeñó en seducirme. Me buscaba y no desaprovechaba una oportunidad de quedarse a solas conmigo. Y siempre a calentarme, a tocarme y a hablarme de sexo. Hasta que un día en que yo estaba solo en el patio de mi casa, ella se asomó por la cerca que divide mi casa de la de su tío Crispín y me invitó a saltar la cerca para comernos unos anoncillos, debajo de una gran mata que había entre las dos cercas. Una vez a mi lado, empezó con lo de siempre. Con que “Piri, tu has de ser muy caliente”, “¿ te gustaría estar con una muchacha de verdad, no con una niñita, etc, etc”. Y paso seguido se desabrochó la blusa y me enseñó sus teticas. Agarró mi mano y las condujo hacia sus pechos y me hizo que se los acariciara. Yo inocentemente, le comenté que estaban suavecitas y que parecían dos peloticas de ping pong. Ella entonces me metió las manos dentro de mis pantalones y me empezó a jaletear mi pichita, que se puso rígida como un alambrito. Cuando ella empezaba a deshacerse de sus blumers y pretendía encaramarse sobre mí, se apareció el tío Don Crispín, blandiendo una mohosa mocha de cortar caña(que nunca supe de donde carajo la sacó, pues el muy vago jamás cortó una caña en su vida) y si no ando rápido y salto la cerca sin siquiera apoyar las manos en ella, no sé que me habría ocurrido. Todavía estoy en la duda, si me hubiera “esmochao” la cabeza o “escabechao” mi mínimo y esmirriado miembro viril. Me fui para casa de mis abuelos en el campo y no regresé al pueblo como hasta una semana después, cuando mi madre me fue a buscar y me dijo que había puesto al vecino y a la Sulmita en su lugar. A ella por tratar de abusar sexualmente de mi inocencia; y a él, por dar las quejas, siendo Sulma una mujer hecha y derecha, y yo tan solo un chiquillo que apenas empezaba a comprender los misterios del sexo. (Continuará)

Para leer la primera parte pinche el siguiente  link:

TRES VECES PIRINDINGO-PRIMERA PARTE-TOMADO DEL LIBRO “CUENTOS JODEOSÓFICOS” DE ALDO ROSADO-TUERO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15