UNA OPINIÓN DESDE MÉXICO: TRUMP, ¿OTRO GENERAL CUSTER?¿Qué tienen en común la reciente victoria electoral de Donald Trump con las revelaciones sobre el modo de vida de Ricardo Anaya, presidente del PAN o el general George Armstrong Custer del siglo antepasado?

generalcusterydonaldtrump

jorgeesquedahdezPor, Jorge Esqueda Hernández- Periodismo Libre

No es adivinanza sino muestra de la crisis que vive el american way of life y la globalización en Estados Unidos, México y el mundo. Se trata de crisis diferentes, una en el imperio, la otra en su periferia, pero ambas con un origen común.

Para no perdernos en profundidades digamos que esa crisis consiste en la inesperada aparición del límite cuando se creía que solo el cielo es el límite.

El lema de campaña de Donald Trump “Hacer grande a Estados Unidos de nuevo” se puede entender como de nuevo no tengamos límites. Es una respuesta a la serie de límites que, paradójicamente, comenzaron a formarse tras la caída del muro de Berlín el 10 de noviembre de 1989, hace 27 años apenas, cuando se proclamó que el capitalismo y el liberalismo eran lo único real. Y no.

En 1989 también aparecía el ensayo de Francis Fukuyama: El fin de la historia, y su tesis sobre el carácter único del capitalismo y el liberalismo en economía y sociedad. El surgimiento de la Unión Europea y del euro coronaban el proceso.

Pero esa victoria y su explicación pronto comenzó a ser retada: en 2001 por la sangrienta irrupción del islamismo radical que aún existe ahora bajo el Estado Islámico. Con el comienzo del siglo había iniciado el primero de los mandatos del presidente ruso Vladimir Putin, que desde ese año se ha dedicado de tiempo completo a reconstruir el poderío de Rusia, con buenas cuentas que entregar. Tras la crisis asiática de fin del siglo XX, China inició su transformación en la primera potencia por su Producto Interno Bruto (PIB) se estima que para 2050.

En 2008 la crisis financiera  en Estados Unidos y la Unión Europea mostró que, pese a todo, la historia sigue y no había terminado como Fukuyama postuló.

Los efectos de la guerra de occidente contra el terrorismo tras los atentados de 2001 se sumaron a esa crisis con la inmigración desde Medio Oriente que en vez de revertirse con acciones de pacificación y desarrollo, se enfrenta con discriminación.

La salida de Reino Unido de la Unión Europea ha sido un “¡sálvese quien pueda!” de esa misma crisis y ahora Trump aparece como la llegada del general Custer y su séptimo de Caballería, con quien comparte si no exactamente el largo de la cabellera y su color, si su deseo de masacrar, no de vencer, al enemigo.

Trump, entonces, es la reacción a la reaparición de los límites que han ido surgiendo desde el día siguiente en que se creía habían desaparecido.

ricardoanayapresidentedelpanmexico¿Y Ricardo Anaya,(foto de la izquierda) donde entra? El perfil que se dibujó con las revelaciones de principios de este mes acerca de su casa en Atlanta, Georgia, muestra perfectamente la aspiración a la vida globalizada que se da en el mundo occidental y también en Asia, incluyendo China, el mundo árabe y África con todo y su pobreza.

Veamos solo el elemento con que Anaya justificó su casa en ese país: el aprendizaje del idioma inglés. La globalización es en inglés, como en el Imperio Romano se hablaba latín y suena lógico y necesario aprender esa lengua.

Pero la globalización trae la tendencia totalizante a comunicarse solo en  inglés, y de ahí, que comience a pensarse también en inglés y con los valores estadunidenses que la globalización tiende a volver universales. Un comportamiento es aprender ese lenguaje y el otro residir, habitar en Estados Unidos para vivir en sus valores y cambiar los mexicanos por esos otros.

El modelo puro de vida de esos valores es el que proclama Trump/Custer y su lucha contra los límites que lo traban, desde el cambio climático hasta la migración –olvidando que es nieto de migrantes- y contra quienes lo retan, como China.

Tras la victoria de Trump/Custer debe seguir una reflexión mundial sobre la globalización y la forma de ponerla bajo control. La que postula el presidente electo estadunidense es una manera unilateral, agresiva e irreal.

En México lo peor que podemos hacer es defender la globalización sin pensar desde nuestra conveniencia y nuestros valores culturales, solo con buena vibra. Hay que voltear los ojos hacia los países centroamericanos por solidaridad y porque la primera escala de sus deportados será nuestro país. Hacia Canadá, el tercer socio en el TLC, y a la decena de firmantes del Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica (TPP), que se han quedado colgados de la brocha, y desde luego hacia la futura potencia hegemónica, China, buscando desde ahora respeto.

El general Custer perdió la vida en 1876 cuando su ejército fue masacrado por una fuerza india superior a él y su Séptimo de Caballería. Un siglo y cuarenta años después, hay otras formas de encontrar mejores vías de entendimiento y avance.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15