UNA RAREZA DE LA QUE SE CONOCE MUY POCO: LOS SOLDADOS JUDIOS DE HITLER. Aproximadamente 150.000 judíos sirvieron al ejército alemán, entre ellos marinos y aviadores. Los alemanes les llamaban Mischlinge (“mestizos”) y en 1940 había cerca de 16.000 soldados judíos sirviendo voluntariamente en la Wehrmacht.

En la foto: Antonio Mayer, soldado de  la Werhrmacht

Aproximadamente 150.000 judíos sirvieron al ejército alemán, entre ellos marinos y aviadores. Los alemanes les llamaban Mischlinge (“mestizos”) y en 1940 había cerca de 16.000 soldados judíos sirviendo voluntariamente en la Wehrmacht.

De esos 150.000, hubo cerca de 30.000 que recibieron condecoraciones en la guerra y otros 19.000 fueron ascendidos de cargos, y Hitler llegó a expedir certificados de sangre alemana limpia llamado Deutschblüutigkeitserklärung que no sólo les permitia combatir sino también ser considerados arios y poder llegar a ser oficiales del ejército alemán. Algunos de ellos a los que Hitler permitió servir en el ejército siendo descendientes directos de judios:

En 1935, el judío Hans Sander era Sturmführer de las SA, así como miembro del partido y receptor de la Medalla de oro del partido. Miembro entusiasta, Sander acabó recibiendo del propio Hitler un Deutschblüutigkeitserklärung. El certificado, expedido el 30 de julio de 1935 con la firma de Hitler, señalaba: “Apruebo su petición, en lo que a usted respecta personalmente, en consideración a su larga pertenencia al partido y su servicio digno de mención a nuestro movimiento. No existe razón por la que no debería usted permanecer en el partido o en las SA y retener su puesto de mando”.

El 30 de octubre de 1941, Hitler firmó un certificado a favor del teniente Ernst Prager, medio-judío, a fin de que pudiera incorporarse al servicio activo con un “status igual al de las personas de sangre alemana con respecto a las leyes raciales alemanas con todos sus derechos y obligaciones consiguientes”. Estos judíos llegaron a alcanzar incluso puestos de mando de relevancia. Por ejemplo, Ernst Bloch y Felix Bürkner fueron coroneles; Helmut Wilberg, general de la Luftwaffe; Paul Ascher, primer oficial de Estado mayor del almirante Lütjen en el famoso acorazado Bismarck; y los hermanos Johannes y Karl Zukertort, generales.

Por supuesto, el número de oficiales y suboficiales fue mucho mayor e incluyó al futuro canciller alemán Helmut Schmidt, que era un cuarto de judío y que llegó al grado de teniente de primera clase. La situación reviste un carácter aún más llamativo si se tiene en cuenta que en virtud de una orden de 8 de abril de 1940 se eximió de servir en el Ejército a todos los medio-judíos y que muchos de ellos se entregaron a un largo proceso para conseguir su readmisión en las unidades de combate. No sólo lo consiguieron, sino que obtuvieron numerosas condecoraciones militares por su valentía en el campo de batalla, como el teniente judío Paul-Ludwig Hirschfeld condecorado con la medalla por heridas de guerra y la cruz de servicio militar con espadas, al capitán judío Edgar Jacoby, que recibió tres condecoraciones incluida la medalla por heridas de guerra; al medio judío Ernst Bloch, con cinco medallas incluida la cruz de hierro de primera clase; al Fedlwebel medio judío Wilhelm von Helmolt, con cuatro condecoraciones incluida la de heridas de guerra; al general medio judío Werner Maltzahn, con cuatro medallas incluida la cruz de servicios de guerra de segunda clase.

No pocos de ellos recibieron por añadidura certificados de sangre alemana limpia firmados por el propio Hitler. Por ejemplo, el medio judío Werner Goldberg, que era Gefreiter, fue presentado en una fotografía de propaganda del Tercer Reich como “El soldado alemán ideal”. Tampoco faltaron los casos de judíos a los que se otorgó la plena ciudadanía aria por su cercanía con algún soldado alemán. Seguramente, el caso más conocido, aunque no el único, fue el del general y defensor de Berlín Gotthard Heinrici, que estaba casado con una medio judía. Legalmente, debería haberse divorciado pero logró para su esposa e hijos un certificado de sangre alemana limpia firmado por Hitler. Cabe mencionar que cuando Hitler invadió la URSS, en muchas aldeas y ciudades las poblaciones judías salieron a recibir a los alemanes como libertadores.

Fuente: Europa y Libertad

Un Comentario sobre “UNA RAREZA DE LA QUE SE CONOCE MUY POCO: LOS SOLDADOS JUDIOS DE HITLER. Aproximadamente 150.000 judíos sirvieron al ejército alemán, entre ellos marinos y aviadores. Los alemanes les llamaban Mischlinge (“mestizos”) y en 1940 había cerca de 16.000 soldados judíos sirviendo voluntariamente en la Wehrmacht.

  1. “No hay peor cuña que la del mismo palo.”

    Y si no lo crees preguntale a los millones de cubanos que no solo apoyaron a los Castro sino tambien cometieron y comenten crimenes y atrocidades contra sus propios compatriotas.’

    saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15