UNA VERSIÓN HISTÓRICA: SALVADOR ABASCAL Y LA COLONIA SINARQUISTA MARÍA AUXILIADORA-TERCERA PARTE Y FINAL

Por, Eva Nohemí Orozco García*

En sus memorias, Abascal describe su proyecto para una Constitución de María Auxiliadora que propuso en asamblea a todos los colonos. Como él mismo lo señala, dicha 16 Esto se puede observar en la correspondencia que envió Salvador Abascal a la UNS (sobre todo a principios de 1942), en la cual queda de manifiesto su insistencia con las autoridades nacionales de que se le facilitaran los medios para poder obtener agua.

17 Correspondencia Salvador Abascal-UNS, Archivo Servando Ortoll, 25 de abril de 1942. Las mayúsculas aparecen en el original.

18 Jean Meyer, El sinarquismo ¿un fascismo mexicano? 41.

La constitución conformaba la síntesis de su pensamiento de aquel entonces. En ella se puede observar su rigor, ya que queda de manifiesto la importancia que da al líder de la colonia en la toma de decisiones: regula desde la forma de vestir hasta la manera de comportarse, las jornadas de trabajo y la distribución de los alimentos.19

Un aspecto que no debe dejarse de lado es que, a pesar de todas las prohibiciones y la dureza de su trato, Abascal siempre fue fiel a su ideal. Nunca manejó un doble discurso, ni buscó el beneficio propio sobre el de los demás. Fueron las circunstancias las que lo hicieron actuar así: era el cumplimiento de su sueño al precio que costara. Es por eso que cuando se enteraba de habladurías o de deserciones su malestar se agudizaba. Le parecía imposible que los demás perdieran el ánimo cuando él, a pesar de todo, no perdía las esperanzas de convertir a María Auxiliadora en una sociedad cristiana ejemplar.

El cariño hacia el líder carismático disminuyó en la mayoría de los habitantes. Como dije antes, es un hecho que, pese a que intentó regular los aspectos básicos de la convivencia, se le fueron de las manos otros factores de mayor importancia, como el de las bases de la sociedad sinarquista, católica. Esto quedó de manifiesto en los conflictos que tuvo a su tiempo con los sacerdotes que los dirigentes de la UNS nacional le asignaron como apoyo.

Al final se encontró solo dirigiendo a la colonia, tal vez como lo deseaba. Resultó irónico que una sociedad católica utópica estuviera gran parte del tiempo sin un sacerdote que proporcionara los sacramentos y se encargara de la enseñanza religiosa de sus habitantes.

A lo largo de la vida de María Auxiliadora no quedó claro el sistema social que su dirigente quería implantar. Abascal siempre habló de que era algo temporal y que llegaría el día en que de verdad la colonia se estableciera como sociedad católica. Ese día nunca llegó.

Durante tres años las chozas no lograron convertirse en casas de ladrillo. La alimentación siempre fue mala y las jornadas de trabajo extenuantes.

… El ocaso

A pesar de todo, Abascal considera en sus memorias que para 1944 la situación estaba casi controlada y la colonia a punto de sobrevivir sin apoyo económico externo. Y a pesar de que en varias ocasiones amenazó con dejar su liderazgo, siempre manifestó la importancia que tenía su persona en el desarrollo de la colonia. En sus memorias se lamenta: Siempre trabajó aquella buena gente más de lo debido, no obstante que en mayo de 1942 empezaron a flaquear las fuerzas físicas por la mala alimentación. Por eso me indigna todavía lo que con ella hicieron los nuevos jefes [nacionales] al obligárseme a salir de allá en abril de 1944: tan mal la trataron que se vieron obligadas a abandonar la tierra que tanto amaban 50 de aquellas familias. […]20

En la correspondencia que Abascal mantuvo con la UNS queda de manifiesto el poco apoyo económico que recibió para el sostenimiento de la colonia. La respuesta siempre fue la escasez de recursos de los jefes secretos de La Base y del dirigente visible en turno de la

UNS.

19 Salvador Abascal, Mis recuerdos: Sinarquismo y colonia María Auxiliadora, 463-465.

20 Ibid., 481.

En 1944 el líder nacional de la UNS destituyó a Abascal de su cargo como dirigente de María Auxiliadora y con ello se terminó la existencia de ésta como sociedad utópica, en el momento en que la UNS “poseía una fuerza indiscutible” en el país.21 La vida de esta sociedad fue corta (de diciembre de 1941 a marzo de 1944), ya que los problemas, tanto económicos como de organización, fueron todo el tiempo muy agudos.

En todo esto se puede observar cómo es que una sociedad que se “planeó” para que tuviera ciertas características, resultó en algo muy diferente. El objetivo original de los planeadores era que todos los colonos formaran parte de una sociedad en la cual sólo hubiera dos categorías sociales: la de los colonos y la del líder. Sin embargo, debido a que las personas que pasaron a formar parte de la colonia provenían de la sociedad tradicional mexicana de los años treinta y cuarenta, era difícil que se adaptaran a una nueva forma de vida, de la noche a la mañana, aunque creyeran que con sus esfuerzos –y muy a la larga mejorarían las condiciones imperantes de la sociedad mexicana de aquellos tiempos. Los resultados impidieron que su sueño se materializara, y que el catolicismo mexicano perdiera la última oportunidad de demostrar que había otras alternativas a las políticas hemanadas de la que el propio Salvador Abascal llegó a llamar la Revolución antimexicana.

21 Pablo Serrano Álvarez, “El Sinarquismo por tierras del territorio de Baja California Sur: María Auxiliadora”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15