VENEZUELA LEAKS: LA HISTORIA DEL BROKER FRANCÉS QUE LLEVÓ A SUIZA EL DINERO DE DIRIGENTES CHAVISTAS-TERCERO Y FINAL DE UNA SERIE.

Arriba: Operaciones de De Beaumont con la tarjeta ‘black’

Por, Alfredo Meza y Marcos García Rey-El Confidencial

“Conoce a tu cliente”

Entre sus funciones, De Beaumont se encargaba de verificar si el origen de los fondos de sus clientes tenía un carácter lícito. A pesar de que gran parte de su cartera de clientes venezolanos está inmersa hoy en procesos judiciales, casi siempre él acababa sus memorias para el consumo de los directivos del CBH con la siguiente frase: “Es un cliente de calidad que no representa mayor riesgo para el banco y tiene un gran potencial de crecimiento”.

Entre algunos de los que aplicó esos filtros de calidad, están dos viceministros de Energía de la era Chávez, Nervis Villalobos y Javier Alvarado Ochoa, ambos acusados de delitos de corrupción internacional y blanqueo de capitales. El primero es investigado en España y Estados Unidos; el último, solo en España.

“Los bancos están obligados a realizar algún tipo de investigación sobre los dueños de la riqueza que ellos gestionan, pero se muestran muy flexibles cuando se trata de decidir si abren o cierran una cuenta”, explica Gabriel Zucman, uno de los grandes expertos en el mundo financiero ‘offshore’.

Agrega el autor del libro ‘The Hidden Wealth of Nations’ (2017): “Muchas cuentas permanecen en una zona gris sobre las que recaen muchas sospechas de que sus fondos hayan podido ser adquiridos de forma ilegal, pero los bancos no tienen demasiado interés en actuar contra esto porque, en definitiva, su mayor interés es aceptar al mayor número de clientes”.

En esa idea abunda Hervé Falciani, el ingeniero de Sistemas que sustrajo la información de HSBC y propició investigaciones fiscales y periodísticas en todo el mundo, subrayando que el problema sistémico de la banca suiza se mantiene. “En el derecho suizo, el gestor del cliente es el que tiene la responsabilidad de ejercer de centinela de que el capital es de origen lícito”.

Todas las normas de verificación —principalmente, la diligencia debida y el ‘conoce a tu cliente’ (‘due diligence’ y ‘know your customer’ en inglés)— “se basan en la presunción de que el gestor es honesto y responsable, así que el dinero se mueve antes y luego el derecho viene después”, explica Falciani.

Desde 2009, Suiza ha llegado a acuerdos para el intercambio de información bancaria, mayormente con Estados Unidos, la Unión Europea y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con el objetivo de evitar delitos de blanqueo de capitales o evasión de impuestos y levantar poco a poco el estricto secreto bancario suizo.

Pero hecha la ley, hecha la trampa. Los documentos del banco y del bróker francés muestran cómo a partir de 2013 algunos de sus clientes mueven sus activos financieros desde CBH Ginebra a CBH Bahamas para evitar la investigación de las autoridades en Suiza. Una forma de transferir el dinero sin que quede un rastro internacional escrutable por los organismos competentes.

“Este movimiento se debe al compromiso del Estado suizo para aplicar el intercambio automático de información bancaria con ciertos países y que debe entrar en vigor en 2018”, explica Zucman. Añade este experto: “Es importante entender que el patrimonio se conserva en los mismos grupos bancarios suizos, pero en diferentes filiales internacionales, como en Singapur, Hong Kong o Bahamas”.

Sede de CBH en Ginebra.

Ese exactamente es el esquema en que operaban y operan la banca privada suiza, De Beaumont y los empresarios y exdirigentes venezolanos, según evidencia la información en poder de los medios de este trabajo.

“Puedo asegurarles que ninguno de mis clientes tenía casos judiciales pendientes ni estaban envueltos en hechos ilícitos”, contestó De Beaumont a finales de marzo pasado a una cuestionario de 26 preguntas relativas a Venezuela Leaks.

Periodo propicio para los negocios

Fruto de la sequía y la deficiente gestión del Gobierno de Hugo Chávez, Venezuela sufrió un gran crisis energética a partir de los años 2009 y 2010. Ante la necesidad de construir nuevas plantas de generación de energía eléctrica para paliar los continuos apagones en las ciudades del país, algunos empresarios y funcionarios aprovecharon para pescar en río revuelto y generar comisiones en su beneficio fuera de los registros contables oficiales.

Asimismo, empresarios perspicaces de los gobiernos de Chávez hicieron fortuna en el negocio de la permuta de bolívares y dólares. Básicamente, la estatal petrolera del país que más reservas de crudo tiene del mundo, PDVSA, vendía fuera su producción y ingresaba cantidades ingentes de dólares, pero le hacían falta liquidez en bolívares para gestionar la compañía en Venezuela. Ahí surgieron intermediarios del mercado de divisas internacional que vendían bolívares por dólares llevándose una plusvalía en la permuta. No era una actividad ilegal, en principio, pero se “ubicaría en la frontera de la alegalidad y la falta de ética”, explica un experto que prefiere preservar su identidad.

Los negocios del modelo chavista engordaron los beneficios de la banca asentada en paraísos fiscales y en países donde reina el secreto bancario

De ese modo, los negocios originados en el modelo económico chavista, se sabría después de la salida de De Beaumont del CBH, engordaron los beneficios de la banca asentada en paraísos fiscales y en países donde reina el secreto bancario, también en Suiza.

Gracias a la investigación de la lista Falciani se supo en 2015 que el Gobierno de Chávez había colocado entre 2005 y 2007 unos 12.000 millones de dólares en la filial suiza del HSBC.

Las certezas crecieron en marzo de 2016, cuando Bloomberg aseguraba que Suiza había acordado con Estados Unidos la entrega de los registros de al menos 18 instituciones financieras cuyas transacciones salpicaban a la estatal PDVSA. Entre esos bancos, estaba nuestro protagonista: CBH.

Documento de residencia de De Beaumont en Gibraltar.

Una vez que De Beaumont salió del banco suizo, fundó junto a su esposa una empresa denominada Continuum TH 7 LLC, que tiene como domicilio fiscal una dirección en una exclusiva zona del sur del estado de Florida, en Estados Unidos.

Hoy sigue relacionado con los empresarios venezolanos que lo conocieron como director de gestión de activos en CBH. Con Alejandro Castillo, exdirector de la Fiscalía contra la Delincuencia Organizada, De Beaumont está asociado en la compañía Umvar Limited SA, registrada en Panamá.

En ese país también comparte una sociedad con Carlos Aguilera Borjas, durante dos años jefe de la policía política de Chávez, la DISIP. Se trata de Río Arriba 6 SA.

Y con Rafael Reiter, exjefe de Seguridad de PDVSA mantiene Inversiones RC 58 Inc desde octubre de 2015. Reiter fue recientemente extraditado a Estados Unidos desde España tras ser acusado de blanqueo de capitales y corrupción internacional durante su labor en las oficinas comerciales de PDVSA en Panamá.

Toda una teleraña tejida por el astuto bróker francés Charles-Henry de Beaumont a favor de exdirigentes chavistas y empresarios venezolanos que expatrian su patrimonio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15