VERDADES QUE LOS VENCEDORES CALLAN: TINTÍN Y DEGRELLE. A pesar de todas las décadas que han transcurrido desde el primer álbum de Tintín, la obra ha sobrevivido, lo que demuestra que no es sólo un cómic para niños, sino una auténtica obra de arte.

Simulación de portada realizada exclusivamente para el acompañamiento gráfico de este artículo.

CPV.- Fuente: Alerta Digital

Spielberg ha contado que quiso llevar al cine a Tintín desde que supo de él en 1981, pero no le gustaron los guiones que le presentaron; el propio Hergé le autorizó a llevarlo adelante, a pesar de que su obra ya había sufrido para entonces algunos descalabrados intentos.

Pero es que todavía no se había inventado la técnica motion capture -la captura digital de movimientos y gestos de actores que se incorporan al dibujo en 3D-, usado ya en El señor de los anillos para animar a Gollum, personaje que interpretó el mismo actor que en Tintín da vida al capitán Haddock, Andy Serkis. El resultado es una recreación absolutamente fiel del cómic original, aunque el argumento mezcle varias aventuras del sagaz periodista: El secreto del Unicornio, El cangrejo de las pinzas de oro y El tesoro de Rackham el Rojo.

Hablar de uno de los cómics más importantes del siglo XX es llover sobre mojado. Todo se ha dicho sobre Tintín. Se ha señalado su conservadurismo y también su repulsa a cualquier ideología de izquierda, su misoginia, apología del colonialismo y su antisemitismo, pero casi nunca se ha hablado de que la persona histórica que ha inspirado el personaje de Tintín fue Léon Degrelle.

Léon Degrelle (foto de arriba) fue un político belga, fundador del Rexismo (movimiento político católico) que posteriormente llegaría a ser general de las SS, combatiendo en la II Guerra Mundial al frente de la Legión Valonia. Degrelle dijo que Hitler era el hombre más grande de nuestra época y Hitler dijo de Degrelle que era su hijo adoptivo. Cuando acabó la II Guerra Mundial, el joven general se encontraba en Noruega e inició una rocambolesca huida sabiendo que si era apresado sería trasladado a Bélgica, donde sería juzgado y ejecutado por alta traición. Por este motivo, Degrelle pilotó un avión desde Noruega hasta España donde hizo un aterrizaje forzoso en la playa de La Concha en San Sebastián al quedarse sin combustible y viviría en España el resto de su vida.

Portada del libro “Tintin mon copain” editado por Pélican d’or en el año 2000.

En 1992 se publicó su obra póstuma Tintin mon copain (Tintín, mi compañero) que en realidad era su autobiografía, en la cual afirma que Hergé se inspiró en él para crear el personaje de Tintín. El libro es, además, una obra repleta de detalles de su vida y de la de Hergé, y en la cual narra que el primer álbum de Tintín, Tintín y los soviets, en la que el joven periodista viaja a la Rusia comunista, está basado en el viaje que Léon Degrelle realizó a ese país.

Efectivamente, Degrelle fue corresponsal en el extranjero para la revista donde trabajaba Georges Rémi, Hergé. Degrelle tenía un tupé y siempre vestía con unos pantalones de jugador de golf como los que utiliza Tintín en sus aventuras.

A pesar de todos estos antecedentes, Hergé varió las características del personaje y lo convirtió en un joven totalmente alejado de cualquier ideología totalitaria. Tintín siempre reniega del uso de la violencia, e incluso, cuando por alguna circunstancia se ve envuelto en un conflicto bélico, advierte a los militares de que les prestará su ayuda siempre y cuando no se produzcan ejecuciones.

Un Comentario sobre “VERDADES QUE LOS VENCEDORES CALLAN: TINTÍN Y DEGRELLE. A pesar de todas las décadas que han transcurrido desde el primer álbum de Tintín, la obra ha sobrevivido, lo que demuestra que no es sólo un cómic para niños, sino una auténtica obra de arte.

  1. Se dice que Tintín “En el país de los Rojos” (soviets) en realidad se refiere la vista que hizo Degrelle de incógnito a México durante la dictadura asesina del socialista Plutarco Elías Calles a México durante la Guerra Cristera, en ese viaje visitó el lugar donde fue ejecutado León Toral, como consta en su libro “Mis Aventuras en México”. Considero que incluso el parecido físico es bastante notable, Tintín es Degrelle, y las críticas de que presenta denotan un pensamiento lo suficientemente inteligente para saber que no es políticamente correcto. Me gusto su articulo, saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15